Clínica Jurídica Internacional > Proyecto Pedagógico

Proyecto Pedagógico

En respuesta a un trabajo solicitado el 25 de febrero de 2014 sobre los fundamentos de la Clínica Jurídica Internacional en el que habían participado durante un año, los miembros de la cohorte de 2013, Daniela Suárez Vargas, Lorena Herrera Santamaría, María Paula López Velásquez, Juan Camilo Serrano Uribe y Juan Sebastián Urrea Rodríguez, con la colaboración de la monitora Camila Suárez Ángel, afirmaron lo siguiente:

“No obstante, más allá del tema académico de la Clínica Jurídica, el objetivo de ella, excede todo eso, sobretodo, excede a sus propios integrantes. Es un espacio no solo de aprendizaje académico, sino de crecimiento humano, donde se llega a la comprensión de que el derecho, y en este caso el derecho internacional penal y humanitario, no tiene sentido si no se puede aplicar su esencia en la realidad de la sociedad y de igual forma en la vida personal.

Como metodología pedagógica, la Clínica Jurídica no solo permite ampliar el conocimiento de los estudiantes en diferentes campos del ejercicio del derecho y ampliar sus capacidades en cuanto a la construcción de memoriales y la adaptaciones de conceptos a problemas jurídicos complejos, sino que tiene como fin esencial buscar que a partir del trabajo en equipo, se encuentren fundamentos básicos en la interrelación con las personas, tales como la solidaridad, la comprensión, la tolerancia y el respeto.

Aunque no suene como un gran reto, trabajar en grupo hace cambiar de perspectiva, no solo en el trabajo, sino en la vida. Tener en cuenta al otro, apreciar y valorar lo que dice, pero, sobre todo, entender que si se hace en conjunto será mejor que si uno sobresale o lo hace sólo.

Comprender que el derecho, y en este caso el derecho internacional penal y humanitario no se limita a los hechos, las conductas, los Estados o el Estatuto de Roma es algo de lo que no hay jurisprudencia o doctrina que pueda enseñar; es entender que para lograr generar un cambio, es necesario primero cambiar en lo cotidiano, ver al otro como un igual, entender su valor y aprender a hacer valer lo que plantea buscando materializar los derechos humanos en la vida común y ordinaria de todas las personas. Solo así, será posible llegar al por qué de instituciones internacionales como la Corte Penal Internacional, que debe estar presta para la protección de esos principios, esa idea de justicia, que es mucho más amplia que los cuatro crímenes de competencia de la misma.”

En su respuesta, los miembros de la cohorte de 2013, desvelan el sentido más profundo de la Clínica Jurídica Internacional en sus múltiples dimensiones. Pero, ¿cuál es su fundamento pedagógico? Y, ¿cuáles son sus elementos principales?

El proyecto de formación integral de la Clínica Jurídica Internacional gira en torno a la figura del estudiante, quien pasa a ser la figura central en el proceso de formación, tomando conciencia de que el conocimiento se obtiene principalmente mediante la observación, la experimentación y la combinación de razonamientos.

En este proceso de naturaleza no directiva, la función principal del profesor es suscitar problemas y plantear diversas alternativas posibles a los mismos, que tendrán que ser resueltos conjuntamente mediante el trabajo en equipo.

La dimensión subjetiva o inconsciente del estudiante es así mismo potenciada para que este último pueda articular una forma coherente de ser y de entender el mundo, mediante la discusión sobre los valores y los problemas humanos y sociales, y el fomento del sueño de los jóvenes por una sociedad internacional distinta que haga que la vida tenga un sentido para ellos.

Consulte aquí toda la información