Boletín No.

¿Cómo vamos en las regiones? Región de la Amazonía

12/08/2015 2:31:00 p. m.

 
La región de la Amazonía, caracterizada por contener en su mayor parte del territorio el llamado “pulmón del mundo”, también es una de las regiones más olvidadas del país por el Gobierno Nacional. Su infraestructura vial es ínfima y además, cuenta con muchos municipios, caseríos y poblados que no tienen los servicios sanitarios básicos.

Al igual que en la región de la Orinoquia, el origen de la Amazonía se encuentra en las antiguas intendencias y comisarías, conformadas antes de la Constitución del 91 por 4 intendencias (Arauca, San Andrés y Providencia, Casanare y Putumayo) y 5 Comisarías (Amazonas, Guainía, Guaviare, Vaupés y Vichada). Todos los departamentos que conforman esta región, como lo son Putumayo, Amazonas, Guainía, Guaviare y Vaupés adquirieron esta denominación de departamentos con la constitución de 1991. El departamento del Caquetá fue erigido como tal con base en la ley 78 del 15 de Diciembre de 1981, pues antes era otra de las intendencias del país[1].

La región de la Amazonía está situada al sur oriente del país. Es una extensa llanura ubicada entre las estribaciones de la cordillera oriental hasta las fronteras con Venezuela y Brasil, y desde el río Guaviare hasta el río Putumayo y el río Amazonas en lo que corresponde a la base del trapecio amazónico. Es una región cubierta de selva cruzada por ríos largos y caudalosos, que llevan sus aguas al río Amazonas. Su territorio presenta numerosas lagunas y zonas pantanosas. Esta extensa llanura tiene varios relieves de poca altura como son la Mesa de Iguaje, Cerro Cumare, Sierra de Chiribiquete, Cerro Campaña, Serranía de San José y Cerro Otare. La región tiene un clima tropical húmedo por las intensas lluvias y con una vegetación selvática exuberante[2]. Los datos de población por departamento con su correspondiente densidad poblacional y extensión territorial se relacionan en la siguiente tabla:

 
DEPARTAMENTO POBLACIÓN (N° habitantes) EXTENSIÓN TERRITORIAL (Km2) DENSIDAD POBLACIONAL (Hab/Km2)
Putumayo 345.204 25.648 14.77
Vaupés 43.665 53.190 0.82
Guaviare 111.060 42.327 2.62
Guainía 41.482 70.691 0.59
Caquetá 477.642 88.965 5.37
Amazonas 76.243 109.665 0.69
TOTAL 1.095.296 390.486 2.80
 

La extensión territorial del departamento del Amazonas representa el 9.6 % del territorio nacional y 27.2 % de la Amazonía colombiana. Está formado por 2 municipios: Leticia, ciudad capital y Puerto Nariño; y 8 corregimientos departamentales: La Chorrera, El Encanto, La Pedrera, Mirití Paraná, Puerto Santander, Tarapacá, Puerto Arica, Puerto Alegría, y la Victoria; las inspecciones de policía de Santa Sofía, Atacuari, Santa Isabel, Calderón; así como, numerosos caseríos y poblados indígenas (194 aprox.). El territorio del departamento de Amazonas está comprendido geográficamente en la inmensa región amazónica; es plano y ondulado con algunos cerros y serranías, entre los cuales se destacan los cerros de Maine Hanarí, Munoir, La Pedrera y Los Hombres Chiquitos, las colinas de Fotahy y la serranía de Araracuara, con alturas hasta de 300 m sobre el nivel del mar, y que le sirve de límite con el departamento de Caquetá.

En el área departamental se encuentran llanuras aluviales, bajas y planas, esporádicamente inundables. La vegetación es selvática, correspondiente al bosque tropical húmedo, con una gran biodiversidad; hace parte de la región denominada "Pulmón del Mundo". El territorio del departamento del Amazonas está bañado por numerosos ríos, entre los cuales cabe destacar el Amazonas, Putumayo, Caquetá, Apaporis, Cara Paraná, Igara Paraná, Miriti Paraná, Cahuinarí, Puré o Q, Agua Blanca y Cotuhe, además de numerosas quebradas y caños. Las arterias fluviales constituyen las únicas vías de comunicación al interior del departamento[3]

El clima en el departamento del Amazonas, se caracteriza por altas temperaturas y frecuentes lluvias. La región se ubica en toda la Zona de Convergencia Intertropical (ZCIT). Los meses de diciembre a mayo presentan los mayores valores pluviométricos, con un régimen de lluvias monomodal; la humedad relativa del aire es alta y la presión barométrica baja.

El departamento cuenta con los parques nacionales naturales de Amacayacú y Cahuinarí. La temperatura no sufre grandes variaciones durante el año, pues tiene una media constante de 25,4 ºC que oscila entre una media máxima de 27,6 ºC y 23,5 ºC como media mínima. La precipitación varía entre los 2.660 mm/año en inmediaciones de Puerto Nariño[4].

La economía del Departamento del Amazonas se basa principalmente en la explotación y exportación de recursos forestales y la agricultura. La primera ofrece una gran variedad en maderas. Entre las principales especies maderables se encuentran el cedro, la caoba, el abarco, el comino, el caucho, la ipecacuana y el palo de rosa. La agricultura es de subsistencia y los principales cultivos son: el arroz secano mecanizado (700 ha), arroz manual (211 ha), maíz tradicional (218 ha), yuca (199 ha), el cacao y el plátano. La pesca constituye un importante sector por la existencia de numerosos ríos, quebradas y caños; se realiza de manera artesanal, sin embargo, en los últimos años se han introducido nuevas técnicas aumentando el volumen, lo cual permite una comercialización hacia el interior del país. La actividad industrial se manifiesta en la instalación de empresas relacionadas con los productos primarios. Para los colonos una fuente importante de ingresos que ha tomado bastante auge es el ecoturismo[5].
         
El departamento del Caquetá cuenta con una superficie correspondiente a lo que representa el 7.79 % del territorio nacional. Está dividido en 16 municipios, 63 inspecciones de policía, así como, numerosos caseríos y sitios poblados. El territorio del departamento del Caquetá abarca desde el piedemonte andino hasta la serranía de Araracuara en la selva amazónica; distinguiendo tres unidades fisiográficas bien definidas: el flanco oriental de la cordillera Oriental, el piedemonte y la llanura amazónica.

El sistema hidrográfico del Caquetá es extenso y las corrientes corren en dirección noroeste - sureste al Amazonas por intermedio de los ríos Apaporis y Caquetá, además, se destacan los ríos Caguán, Orteguaza, Yarí, Camuya, Cuemaní, Mesay, Peneya, Pescado y Sinsuya. El comportamiento de las lluvias determina tres áreas pluviométricas de noroeste a sureste; la primera, la más lluviosa, comprende la parte cordillerana, situada por debajo de los 1.500 m de altura y el piedemonte donde las lluvias son superiores a 4.000 mm anuales, alcanzando un máximo en la precipitación de 5.000 mm entre los 1.000 y 1.300 m de altura sobre el nivel del mar. La segunda corresponde a la faja intermedia, con volúmenes comprendidos entre los 3.000 y 4.000 mm, y la tercera, la llanura amazónica con promedios inferiores a 3.000 mm[6].

La economía del Caquetá se fundamenta principalmente en la producción ganadera y agrícola, aunque también tiene importancia la explotación minera y el comercio. La ganadería constituye la principal fuente productiva del departamento, seguida de la actividad agrícola, la cual se fundamenta en los cultivos tradicionales de subsistencia, tales como el maíz, plátano, yuca, caña panelera, arroz secano, palma africana, cacao, arroz secano mecanizado, fríjol y sorgo. Se extraen en pequeña escala oro y plata, hidrocarburos, asfalto, mármol, calizas, aluminio, cobre, yeso y granito. La actividad manufacturera se limita a la producción de bienes de consumo como licores y gaseosas. También se encuentran pequeñas empresas machiembradoras, fábricas de baldosines y talleres de ornamentación[7].

El departamento del Guainía cuenta con una extensión territorial correspondiente al 6.2 % del territorio nacional. Está dividido en un municipio, Inírida (Ciudad capital); 7 corregimientos departamentales: Barranco Minas, Cacagual, La Guadalupe, Morichal Nuevo, Pana Pana, Puerto Colombia y San Felipe; 7 inspecciones de policía, numerosos caseríos y sitios poblados por indígenas. En la mayor parte los territorios del departamento del Guainía son planos o suavemente ondulados, pertenecientes al llamado Macizo Guyanés, geológicamente el más antiguo de Colombia, y en medio de ellos se encuentran algunas lomas y cerros como los denominados Aracuari, Canapiari, Guasacavi, Mavicure, Pajarito, Rana, Salvaje, Sáquiras, Sardinas, y las serranías de Caranacoa y del Naquén, con alturas ligeramente superiores a los 500 metros sobre el nivel del mar[8].

El sistema hidrográfico del departamento del Guainía comprende numerosos ríos y caños; entre los primeros se destacan el Guainía, Guaviare, Inírida, Atabapo, Curarí, Isana, Cuiarí, Tomo, Guasacaví; entre los segundos, están el Cunubén, Jota, Bocón, Piapoco, Colorado, Naquén, Mane, Perro de Agua. Igualmente, posee varias lagunas de importancia, como Macasabe, Cajaro, Rayado, Rompida, El Tigre, More, Mucunarí, Mosquito, Minisiare, Chicuaco, Guacamayo, El Brujo,  Mugre y Saridú, entre otras. El departamento del Guainía presenta condiciones climáticas de transición entre el tipo de sabana tropical, alternada húmeda y seca. Las temperaturas son altas durante todo el año, con promedios superiores a los 27°C. Las lluvias en el sur, donde se inicia la selva amazónica, son abundantes y sobrepasan los 3.000 mm anuales. Sus tierras están comprendidas en el piso térmico cálido. En el departamento se encuentra el parque nacional natural de Tama[9].

El departamento de Guainía presenta dos tipos de economía, una tradicional, desarrollada fundamentalmente por las comunidades indígenas y campesinos de subsistencia, y otra formal, que incluye la explotación minera y el comercio, y al margen, los cultivos ilícitos. La mayor actividad agropecuaria está ubicada en el área de Mapiripaná hasta Amanavén; allí se localiza un frente de colonización que genera excedentes significativos de productos como cacao, plátano, yuca, maíz, ganado vacuno y porcino. La ganadería es de carácter extensivo, con bajos niveles de productividad y limitantes de mercadeo, asistencia técnica y disponibilidad de insumos. La importancia económica del departamento gira en torno al proyecto minero aurífero de la serranía del Naquén y a la política de manejo de fronteras, acentuado entre otras cosas por la actividad minera. La explotación forestal es permanente, ejercida por el colono, en los frentes de colonización del río Ariari y Alto Guaviare.[10]

 El departamento del Guaviare cuenta con una extensión territorial correspondiente  al 3.7% del territorio nacional. Está dividido en 4 municipios: San José del Guaviare, ciudad capital, Calamar, El Retorno y Miraflores; 25 inspecciones de policía, así como numerosos caseríos y sitios poblados. En los territorios del departamento del Guaviare predominan las tierras planas o ligeramente onduladas, presentando dos unidades fisiográficas definidas. La primera, ocupa la mayor extensión, y corresponde a una gran planicie donde predominan áreas onduladas cubiertas de bosque húmedo tropical; la segunda, conocida como "Vega de río", está conformada por terrazas antiguas, llanuras aluviales y aluviones recientes; sobresalen algunas formaciones orográficas como la serranía y la mesa de La Lindosa, los cerros Paloma y Santa Ana, y las sierras de San José, Tunahí y Chiribiquete; ésta última hace parte del parque nacional natural Chiribiquete.

El departamento del Guaviare está divido por las grandes cuencas hidrográficas de los ríos Orinoco y Amazonas. La primera comprende la parte norte del territorio, y la conforman los ríos Inírida, Guaviare y Guayabero, con sus mayores afluentes, los caños Rico, Aceite, Macú, La Tigrera y Los Cachicamos. La segunda, en el sur del departamento, tiene como ríos principales el Vaupés y Apaporis; sus principales afluentes son los ríos Itilla y Unilla, Ajajú y Tunia o Macayá y los caños Aracá, Miraflores, Guacarú, Bacatí y Macuje; algunas lagunas como El Cedro, El Espejo y Negra hacen parte también del sistema hidrográfico. [11

El clima del departamento del Guaviare es de tipo tropical estacional; los vientos predominantes son en dirección norte - sur - norte presentes en el Ecuador climático; la precipitación anual promedio es de 2.600 mm; la región se caracteriza por su régimen monomodal, con una temporada seca corta y una lluviosa larga, que se extiende de abril a noviembre; las temperaturas medias anuales son superiores a 26°C. Sus tierras están comprendidas en el piso térmico cálido. La economía del departamento del Guaviare gira alrededor del sector agropecuario. Son sus renglones legales más importantes, los servicios, la explotación forestal, la pesca, y en los últimos años, la ganadería y la agricultura, las que han tenido un gran impulso. Los principales cultivos son plátano, yuca, cacao, caña miel y caucho. Se destaca la ganadería vacuna extensiva o semi - intensiva en las planicies de tierra firme[12].

El departamento de Putumayo tiene una extensión territorial correspondiente al 2.2% del territorio nacional. Está dividido en 13 municipios, 2 corregimientos, 56 inspecciones de policía, así como, numerosos caseríos y sitios poblados. El territorio del departamento de Putumayo se caracteriza por sus tierras planas, aunque en la jurisdicción se pueden distinguir dos zonas distintas: la primera, al occidente, en los límites con el departamento de Nariño, montañosa, en la que sobresalen los cerros Patascoy y Putumayo, con alturas que sobrepasan los 3.500 M.S.N.M. y la que por su conformación topográfica presenta los pisos térmicos cálido, medio, frío y páramo; y la segunda, al oriente, plana o ligeramente ondulada, cubierta de selva y con alturas inferiores a los 300 M.S.N.M., que sólo ofrece el piso térmico cálido y altas precipitaciones. La red hidrográfica del departamento del Putumayo, se conforma por los ríos Acaé, Alguacil, Blanco, Caimán, Caquetá, Caucayá, Chalguayaco, Churuyaco, Cohembí, Concepción, Conejo, Cristales, Curilla, Dorada, entre otros. El clima del Departamento de Putumayo es muy variado, debido principalmente a factores como la latitud, altitud, orientación de los relieves montañosos, los vientos, etc. En la región del piedemonte, con el aumento de la altitud, las precipitaciones inicialmente aumentan hasta llegar a su óptimo pluviométrico entre los 2.300 y 3.500 mm, para luego descender rápidamente. La llanura se caracteriza por las altas temperaturas superiores a los 27°C, con una precipitación promedio anual de 3.900 mm; todo el departamento tiene una humedad relativa del aire superior al 80%. Sus tierras se distribuyen en los pisos térmicos cálido, templado y bioclimático páramo.[13]

La economía del departamento del Putumayo está basada primordialmente en la producción agropecuaria desarrollada principalmente en el piedemonte, y en la explotación de los recursos petroleros y forestales de su jurisdicción. Se destacan los cultivos de maíz, papa, plátano, la caña panelera, yuca, piña, chontaduro, caña de azúcar y en menor escala arroz, ñame, ajonjolí, hortalizas y fríjol. La ganadería presenta grandes excedentes principalmente en el valle de Sibundoy, se desarrollan los aspectos lecheros y de cría, levante y ceba de vacunos. La explotación petrolífera es sin lugar a dudas, el renglón más importante en los ingresos departamentales y su producto es transportado por el oleoducto transandino hasta el puerto de Tumaco, sobre el océano Pacífico. Existen yacimientos de oro de veta y aluvión en las formaciones geológicas del denominado Macizo Colombiano, especialmente en la cordillera Centro - oriental; actualmente se explota en los ríos Curiaco y Cascabel, afluentes del Caquetá, e incluso en este mismo; también se extrae en el río San Pedro, afluente del Putumayo en el valle de Sibundoy. Por su parte, la explotación forestal ofrece gran variedad de maderas para la construcción, plantas medicinales, oleaginosas, fibrosas y resinosas como caucho, balatae, incienso.[14]

El departamento del Vaupés tiene una extensión territorial que corresponde al 4.6% del territorio nacional. Está dividido en 3 municipios: Mitú, ciudad capital, Carurú y Taraira, 3 corregimientos departamentales, Pacoa, Papunaua y Yavaraté; 2 corregimientos municipales, Acaricuara y Villafátima; 10 inspecciones de policía, numerosos caseríos y sitios poblados. El territorio del departamento de Vaupés se caracteriza por un relieve plano, con pendientes muy bajas y algunos afloramientos rocosos. Sus principales elevaciones no superan los 300 m sobre el nivel del mar, y corresponden a la serranía de Taraira, la mesa de Carurú y los cerros Huinambi y Muñeta. El departamento de Vaupés es un territorio rico en corrientes de agua; tiene como base del sistema hidrográfico el río Vaupés que atraviesa de oeste a este el departamento y sirve de vía de comunicación entre varios poblados ribereños. También bañan la región los ríos Papunaua, Suruby Suruí, Querary, Cuduyarí, Pacoa, entre otros. Las condiciones climáticas del departamento de Vaupés, son las típicas de la zona de transición entre las llanuras de la Orinoquía y las selvas de la Amazonía; por la conformación de la topografía de la zona, en ella solo se presenta el piso térmico cálido, con temperaturas que oscilan entre los 27 y los 30° C, dependiendo de la época del año. En la parte sur del territorio departamental, las lluvias son abundantes, superando los 3.000 milímetros anuales.[15]

La economía del Vaupés se basa principalmente en la producción agrícola y minera; sobresalen los cultivos transitorios, realizados por colonos como medio de subsistencia, los principales son yuca, maíz, plátano y arroz secano manual; en la actualidad se promueve la explotación del caucho natural con aportes económicos y asesoría técnica, con el propósito de mejorar los ingresos de los habitantes de la región. La producción minera se desarrolla con métodos rudimentarios, se explotan metales preciosos como el oro y la ilmenita. La principal producción artesanal es la cestería, actividad realizada por la población indígena y luego comercializada en el municipio de Mitú y la inspección de policía de Monfort, en el corregimiento departamental de Yavaraté. El departamento cuenta con dos establecimientos comerciales ubicados en su capital, Mitú.[16]
 
La Amazonía colombiana en el Congreso de la República

En términos legislativos, la Amazonía colombiana cuenta con un total de 12 representantes a la Cámara, dos por cada departamento: Putumayo, Vichada, Vaupés, Guainía, Guaviare y Amazonas.  La fuerza política predominante es el liberalismo, que posee 5 congresistas, seguido del Partido Conservador y Cambio Radical, cada uno con 2 Representantes. También hacen presencia el Partido Social de Unidad Nacional, la Alianza Social Independiente, y Opción Ciudadana, cada uno de estos partidos con una curul.  


Población por departamento, sobre número de Representantes a la Cámara. Diseño OPIP.


En su faceta propositiva, los representantes de la Amazonía contribuyeron (como autores o en bancada) con un total de 20 iniciativas legislativas, donde predominaron los honores y las conmemoraciones, así como los asuntos políticos y electorales. En el primer caso, se buscó conmemorar los 50 años de vida municipal de Inírida, al igual que declarar su  festival de las colonias “Encuentro de Tres Culturas”, patrimonio cultural de la nación, además de la conmemoración del “Día del Campesino” en el departamento de Guaviare. En el segundo caso, se presentaron proyectos como el 76 y 79 de 2014, por el que se decretaba la elección popular de alcaldes locales y el 38 de 2014, para declarar el voto como obligatorio en Colombia.  

Guainía y Guaviare

En los departamentos de Guainía y Guaviare, a nivel temático, además de los proyectos de honores y conmemoraciones, no se destaca una tendencia temática consolidada. Interesante resulta el proyecto 69 de 2014 para reglamentar la jornada complementaria en los colegios públicos (la idea es lograr un mejor aprovechamiento del tiempo libre a través de actividades deportivas y culturales), y la iniciativa 230 de 2015, para crear una Comisión Legal de Paz permanente en el Congreso de la República, como mecanismo de trasformación social dentro del eventual post-conflicto.

En el caso Guainía se destaca de manera muy significativa el trabajo legislativo de Edgar Alexander Cipriano, por la Alianza Social Independiente, quien impulso 6 iniciativas relacionadas con problemáticas de tipo local y nacional.

Particularmente interesantes resultan las iniciativas 140 de 2014, por la cual se crea una estampilla en favor de la educación en Guainía, la 242 de 2014, para crear un nuevo organismo dentro del Estado, la Central de Información Personal Administrativa (CIPA), “encargada de tratar, trasmitir y almacenar información relativa a datos personales de cualquier categoría, creada, almacenada o trasmitida a través de mensajes de datos comunicados a través de dispositivos digitales”[17], y la 244 de 2014 por medio de la cual se busca reconocer el plan de vida de los pueblos indígenas, Curripaco y Yerales, de los resguardos del bajo, medio, alto río Guainía, Cuyari e Isana. En el Guaviare sobresale el trabajo de Alexander García Rodríguez, que apoyo 4 iniciativas, incluyendo la ya comentada 230 de 2015 (Comisión Legal de Paz), además de la 221 de 2015 para rendir homenaje al periodista Enrique Santos Castillo y la 187 de 2014 para realizar modificaciones a la ley estatutaria de administración de justicia.    

Vaupés y Amazonas

Por iniciativa o con participación de congresistas del Vaupés y el Amazonas se presentaron 7 iniciativas legislativas, sin ninguna tendencia temática clara, en parte por el número reducido de proyectos. Especialmente interesante es el proyecto 81 de 2014 por el que se ordena traducir la Constitución a todas las lenguas y dialectos indígenas, raizales, creol de San Andrés y providencia, lengua criolla Palenquera de San

Basilio y lengua Rom (gitano),  autoría de Rafael Elizalde Gómez del Partido Opción Ciudadana.

Destacable resulta también el trabajo de Norbey Marulanda Muñoz, que apoyó iniciativas relacionadas con el uso eficiente del agua (136/14), la comisión de paz del Congreso (230/15) y el homenaje a Enrique Santos Castillo (221/15). Sin embargo, es importante advertir que varios de los congresistas por Vaupés y Amazonas no han mostrado mayor interés en presentar iniciativas legislativas, y sólo presentan un proyecto de ley en toda la legislatura 2014-2015.

Caquetá y Putumayo     

En lo que respecta a los departamentos de Caquetá y Putumayo, con 9 iniciativas legislativas de autoría o con apoyo de los representantes de la zona, se observa una ligera tendencia hacia temas político-electorales con, por ejemplo, la obligatoriedad del voto (38/14) y la elección popular de alcaldes locales (76 y 79/14).

En general, a nivel propositivo, los congresistas de ambos departamentos presentaron entre 2 y 3 iniciativas legislativas, salvo el caso del Conservador Orlando Aníbal Guerra De La Rosa quien se salió de la tendencia con 5 proyectos de ley.

Guerra De La Rosa promovió el proyecto 36 de 2014 para regular los costos financieros en el sistema bancario, el 205 de 2015 para lograr una mayor regulación en la prestación de los servicios públicos domiciliarios, y la 141 de 2014 para promover recursos adicionales para el desarrollo de San Andrés y Providencia.

Algunos elementos interesantes

Dentro de lo hecho a nivel legislativo, por los Representantes en la región del Amazonas, no se encuentran muchas diferencias cuantitativas, pero si cualitativas. Mientras que en el primer caso, en la mayoría de los departamentos el número de iniciativas fue similar, a nivel cualitativo, el interés por problemas locales en el caso de Guainía y Amazonas es destacable incluso a nivel nacional, pues los Congresistas (tanto Senadores como Representantes) en general, no suelen impulsar medidas que se refieran a los problemas específicos de su región, salvo en el caso en que se vuelven una preocupación nacional, como lo fue San Andrés en su momento.     

En este sentido, lo propuesto por Edgar Alexander Cipriano y Rafael Elizalde Gómez es valioso, en la medida en que se enfoca en necesidades específicas de sus comunidades, ya sea por medio del reconocimiento lingüístico de varias minorías y su pertenencia al Estado colombiano a través de la traducción de la Constitución, o por medio de la valoración de las particularidades que rodean el modo de vida de comunidades indígenas como los Curripaco y Yerales. 
   

Representantes a la Cámara por Departamento sobre el número de proyectos de ley presentados – datos legislatura 2014-2015. Diseño OPIP.
 
 
Como elemento final cabe destacar que, al igual que se ha hecho en anteriores informes para las regiones Centro, Caribe, Pacífico y Orinoquia, los representantes a la Cámara han perdido de vista el impulso de temas fundamentales para el desarrollo del país en elementos como la innovación, la ciencia, la tecnología y las TIC. 



[1] Ley 78 del 15 de Diciembre de 1981. Documento Electrónico. Disponible aquí.
[2] Aspectos de la región amazónica. Documento electrónico. Disponible aquí.
[3] Departamento del Amazonas. Documento Electrónico. Disponible aquí.
[4] Ver Op. Cit.
[5] Ver Op. Cit.
[6] Departamento del Caquetá. Documento Electrónico. Disponible aquí. 
[7] Ver Op. Cit.
[8] Departamento del Guainía. Documento Electrónico. Disponible aquí.
[9] Ver Op. Cit.
[10] Ver Op. Cit.
[11] Departamento del Guaviare. Documento Electrónico. Disponible aquí.
[12] Ver Op. Cit.
[13] Departamento del Putumayo. Documento Electrónico. Disponible aquí. 
[14] Ver Op. Cit.
[15] Departamento del Vaupés. Documento Electrónico. Disponible aquí.
[16] Ver Op. Cit.
[17] Exposición de Motivos, Proyecto 242 de 2014 en la Cámara de Representantes.