RSS
Estoy ubicado en LA CALLE    Un chepito que cobra por Internet
Un chepito que cobra por Internet
Herman Pinto es el cheptio de la web y con su página busca que a sus clientes les salden las deudas. Foto: Ginna Santisteban Calderón/ Plaza Capital
¿Se imagina a un chepito cobrando por internet? Pues existe. Su nombre es Herman Pinto Pabón, el chepito virtual. Este diseñador de páginas web y fotógrafo por afición, no tiene la necesidad de ir de puerta en puerta cobrando con maletín en mano, él lo hace desde el computador de su casa.

A Herman Pinto Pabón de 56 años, creador del portal, la idea de hacer un chepito virtual, le surgió a raíz de la experiencia de uno de sus familiares, a quien una empresa no quería pagarle una deuda. “No querían contestarle el teléfono ni los correos, entonces yo le dije: ‘hagamos una página de chepitos virtuales”.

Este administrador público de profesión explica que utilizó la figura de un chepito porque estos eran personajes que, vestidos de sombrero, smokin negro y maletín en mano, podían durar todo un día frente a las instalaciones donde se encontraba un deudor con el fin de hacerlo pagar. La figura de estos personajes le pareció idónea para utilizarla en su página, de manera simbólica, ya que los chepitos desaparecieron por orden judicial y fueron prohibidos en 1992.

En las últimas semanas se ha visto nuevamente en las calles bogotanas unos personajes vestidos como chepitos. No acosan a los morosos, como sus antecesores. Entregan volantes para fomentar el pago de comparendos, como parte de una campaña de la Secretaría de Movilidad para que los conductores morosos paguen su deuda. Buscando a estos personajes PLAZA CAPITAL encontró uno que no tiene nada que ver con la campaña, pero es un chepito, uno virtual.

Herman explica cómo funciona su página web: el cliente llama a pedir el servicio y debe demostrar, con documentos, que existe una deuda. El siguiente paso es revisar el texto que el cliente quiere que aparezca publicado; después de haber verificado que éste no contenga ningún tipo de ofensa contra el deudor, se sube a la web y el aviso se deja allí hasta que el moroso pague. “Esto no trae problemas legales porque está en Internet, además, yo sólo estoy diciendo que no han pagado, no los estoy reportando a DataCredito”, afirma este chepito informático.

Los clientes que ha tenido Herman Pinto lo han contactado por Internet, gracias al voz a voz entre los mismos, pues el portal no ha tenido la publicidad suficiente como para hacerse conocer más.

“Es vergonzoso y da desprestigio que uno ponga en el buscador a la empresa tal y que ésta aparezca con un aviso de deudor moroso en Internet”, así resume Herman el objetivo más importante de su idea.

El éxito del portal está en que el aviso se posiciona bien en Google. Es decir, al momento de hacer la búsqueda con la frase “deudores morosos Bogotá”, aparece en los primeros puestos la dirección del chepito: www.deudores-morosos.amarillascolombia.com , y luego los nombres de las empresas o personas reportadas. El chepito virtual sólo se quita por petición del solicitante cuando la deuda ha sido saldada.

Tan efectivo como el chepito que iba de traje negro en busca del pago de las deudas, este pingüino, como también se les conoce, ha logrado que a ocho de los diez clientes que en un año, desde la creación del portal, ha tenido, se les haya sido consignada la cuenta pendiente.
Ginna Santisteban Calderón
Plaza Capital

Comentarios



Escriba su mensaje



 Security code
Plaza Capital © Todos los derechos reservados 2010