Buscador Google

Columnistas » Entrevista con “El Monstruo”

Filtrar por:

Entrevista con “El Monstruo”

Jairo Hernán Ortega Ortega, MD.
Doctor Magic

Genio, visionario, extraordinario, fauno, extraterrestre, dios, semidiós, maestro, escogido, fantástico, profesor, supremo, faro, elegido, irreal, alabado, sensei, guía, iluminado, sobrenatural, y hasta monstruo –en el sentido magnánimo y admirable que los colombianos damos al término- son algunos de los calificativos con que se ha tildado al Mago español Juan Tamariz.

Juan Tamariz – Martel Negrón, nació en Madrid un 18 de octubre, de ascendencia andaluza de raca mandaca; orgulloso de ello fue elegido hijo adoptivo de Écija, un municipio español en la provincia de Sevilla, perteneciente a la Comunidad Autónoma de Andalucía. Por lo cual le podemos decir astigitano ya que los árabes habían llamado Astigi a dicha ciudad. Su padre, Julio Tamariz – Martel sí era natural de Écija y su madre, María del Consuelo Negrón de las Cuevas, de Algeciras. Hoy por hoy, peso a peso, libra por libra, Juan Tamariz es considerado, por expertos y profanos, el mejor Mago del mundo, lo cual ha conseguido con “tan sólo un mazo de cartas”.

He tenido la fortuna y el asombro de disfrutarlo, admirarlo, conocerlo y tratarlo desde la primera vez que visitó Colombia, en la década de los 80, traído por quien en nuestro país dividió el arte de la magia en dos, el Mago Gustavo Lorgia. No se me olvida uno de los carteles de esa época: Alex, con su magia europea; José Carrol, genio español, excelente manipulador; Sony Fontana, venezolano, fantasiosas sombras chinas; Gustavo Lorgia, con las grandes ilusiones colombianas y Juan Tamariz, aún de larga y poblada cabellera, haciendo magia general repleta de humor.  A los amantes de la magia nos impactó Tamariz por su desparpajo, su presencia en blue jeans en el escenario (vaqueros, los llama) y la incontenible risa que producía su magia y todo él; un mago fuera de este mundo. Un monstruo.

En las pasadas festividades de Navidad (2015) contamos de nuevo con su magnética presencia, en compañía de su actual esposa quien es colombiana (más adelante se enterarán de quién se trata). Gracias a mi profunda afición a la Magia, a ser mago profesional, y al hecho de conocer, ha muchas calendas, a Juan he podido lograr este documento, en base a su generosa amistad, a haber asistido a sus alucinantes conferencias, a haber compartido manteles, haber degustado muchos de los libros que ha publicado y haber presenciado y gozado sus inolvidables e inigualables espectáculos.

¿El Mago nace o se hace?: - Fui normalito, hice bachillerato con los Jesuitas en Madrid (“la cárcel”) siendo excelente estudiante (“imbécil”). Ingreso a Ciencias Físicas durante cuatro años y, posiblemente guiado por la magia de Méliès, me retiro para estudiar Cine. A diez días de terminar en la especialidad de Dirección de Cine fui expulsado, en compañía de todos mis compañeros, por motivos extraacadémicos derivados de las situaciones reverberantes de la época. Total que después de doce años salí de la Universidad sin ningún título pero orgulloso de ello (“aprendí mucha magia en el bar de la facultad”). A la edad de  cuatro añitos solicité, con insistencia e intensidad, a mis padres, que me llevaran a ver un mago que se presentaba en el teatro Fontoria; recuerdo sus apariciones de peceras y casi todo el espectáculo. Lo que no recuerdo bien es por qué pedía con vehemencia ver a aquel mago. Ni idea. De pronto por haber visto antes a algún otro mago que me dejó fascinado. En el fondo sospecho que fue porque nací  con esta pasión. Siendo ya aficionado de años, supe tardíamente de un mago -nunca lo conocí- llamado D. Luis Negrón, Marqués del Vado Maestre, quien fue el más famoso mago de Andalucía de principios del siglo XIX. Pues ese mago, enamoradizo y además tahúr, era tío abuelo mío.

Juan Tamariz ha escrito gran cantidad de libros destacando entre ellos: Monedas, monedas, monedas (1969), Secretos de Magia Potagia (1973), El método simbólico, 2 Vol. (1978), Los Cinco Puntos Mágicos (1981) y La Vía Mágica (1988). El 18 de octubre de 1989, cumpliendo los 47 años, prologa Música Bruja Vol. 1 Sonata (1989). Vendrían después Historia de La Magia, 3 Vol. (1992), Sinfonía en Mnemónica Mayor (2000), Por Arte de Verbimagia (2005), entre otros. Es muy esperada la prometida tercera parte de la trilogía teórica El Arco Iris Mágico.

col1im3der

¿Lleva entonces genes mágicos?: - Tuve cajas de magia, organizaba sesiones para mis amigos y le preguntaba a “todo bicho viviente” si sabía algún juego de manos; no me perdía festival mágico para admirar al espectacular “Marlow” (Paco García Cabrerizo) quien además poseía una simpatía arrolladora y era eximio malabarista. Sus fascinantes magias inundaban mis sueños durante esas hermosas noches que viví de niño. Mi amigo Antonio Drove, director de cine español, quien falleció el 24 de septiembre de 2005 en París, me prestó mi primer libro de magia: Juegos de Sobremesa. Autoría del genial padre catalán Wenceslao Ciuró i Sureda; ese libro, literalmente, lo devoré en una noche; no dormí y mi vida cambió. Todo está en los libros, decía el extraordinario Fred Kaps.

Tamariz, con “La rutina de París”, en 1973 ganó el primer premio de Cartomagia en el Congreso de la Federación Internacional de Sociedades Mágicas (FISM), lo cual no fue casualidad y allí dieron frutos su formación universitaria y humanística, su curiosidad universal y su vocación para el estudio, su sentido de la psicología del público, su “ingenio diabólico”, su sentido del show, su sentido mágico, la universalidad de sus conocimientos mágicos y para-mágicos, y el secreto de todo: su personalidad. Sus aportes a la Magia tienen un valor incalculable. En abril de 2011 el Consejo de Ministros de España le otorgó la Medalla en Oro al Mérito en Bellas Artes.

Maestro Tamariz, ¿cuál es su concepto sobre los Concursos de Magia?: - No tanto sobre los concursos, como sí sobre los premios; si se toman en broma, como juego, están bien. Pero ¡hacen daño! ¡Tantos amigos Magos he visto amargados, tristes, por problemas de premios; tantos preocupados, tanta energía emitida durante las entregas! Premios, honores, jueces, autoridades, competitividad y leyes, dejad paso a la emulación, al fruto de un cariño, o a la quizá ineludible expresión de una pasión.

A los dieciséis años pretendió ingresar a la Sociedad española de Ilusionistas (SEI) pero le fue negada la membresía hasta los 20 años lo cual casi lo traumatiza. Allí Juanito Antón le aconsejó, enseñó y animó. Pero al conocer al Maestro por antonomasia: Arturo de Ascanio sufrió un alucinante choque contra su concepción mágica; Ascanio lo marcó absoluta y totalmente: de los juegos de manos a La Magia. Cuenta la anécdota que visitó Disneylandia en compañía de Ascanio y en ningún momento soltaron la baraja. De ahí en adelante la lista de sus preferidos es larga: Slydini, Frakson, “The Professor” Dai Vernon, Fu Manchú, Fred Kaps, René Lavand, Hofzinser, Bloom, Marlo, L. Ganson, Erdnase, Robert Houdin... Es Tamariz uno de los fundadores, en compañía de Antón, Ascanio y otros, de la afamada y legendaria Escuela Mágica de Madrid y de las Jornadas en El Escorial, desde 1974, donde reúne Magos expertos de todo el mundo para resolver retos mágicos e idear nuevas versiones de los juegos de magia ya conocidos, o inventar otros nuevos.

¿Y…su otra vida?: - He amado. Mucho. Mi hija mayor es Mónica y nació, nada más ni nada menos, en el agitado mayo del 68. Tal vez por eso se haría Doctora en Lingüística en la Universidad de Edimburgo. Luego vino Ana, libra como yo, es fundadora y directora de La Gran Escuela de Magia `Ana Tamariz`, en Madrid. Otra vez en mayo, pero del 86 (capicúa) y en Madrid, como a través del espejo nace Alicia, música y de espíritu libre quien actualmente vive en América (Ecuador). Luego se coló un varón, Juan Diego. En el 2008 me casé con la Maga colombiana Consuelo Lorgia -Consuelo como mi madre- prueba de mi eterno e incondicional amor por vuestro país. Soy feliz. Un mago feliz, un ser humano feliz.

El mago colombiano Richard Sarmiento, me comentó que en alguna ocasión, no tan lejana, cuando en España la situación socioeconómica estaba dificultándose, Tamariz, en confidencia, le manifestó que había estado contemplando radicarse en nuestro país. Elección que hacía con inmenso cariño por su gente, su naturaleza y el ajiaco que le fascina.

¿Qué es la Magia?: - Un arte, al cual considero ubicado dentro del surrealismo. Como una obra de René Magritte, Dalí o Luis Buñuel. Arte expresivo, potente y hermoso. Puedo intentar una mínima aproximación a definirla, pero siempre será inexorablemente fallida. La Magia es una de las Artes Escénicas que representa, por medio de ritos y conjuros, los Mitos (los deseos y sueños arquetípicos del hombre) a un nivel simbólico, que los hace “realidad”, que hace posible lo imposible (lo imposible para los hombres). Imita pues a los Dioses (o super – hombres). Utiliza la vía artística con una técnica muy compleja (digital, corporal, de miradas, de palabras, etc), encubriendo estas técnicas, ilusionando a los sentidos y a la mente (psicología de la percepción, la atención y la memoria). Se basa en estructuras de tipo dramático  (presentación, nudo – conflicto, desenlace) pero sin ese desenlace, o con un desenlace solución del tipo: el mago tiene poderes (o conjura esos poderes) sobrenaturales. Se dirige al niño interior de la edad pre – lógica en cuanto al efecto fascinante, al joven en cuanto a la aventura del encuentro con la emoción de misterio y al adulto lógico en cuanto al efecto imposible vivido posible. Es una experiencia surrealista y poética.

col1im3der

Pensaría uno que un grande como Juanito Tamariz nunca falla. Transcribo lo que en su libro Por Arte De Verbimagia refiere: “…por cierto, una vez, en la televisión de Colombia, tras varios minutos de acciones y lanzamientos de cartas al aire por parte de cerca de los 300 espectadores en el estudio, por un error mío, nos quedamos todos con una sola carta en la mano que no era la de la suerte (la elegida por cada uno). Tuve que recurrir al `Pero si llega a salir…!` Sólo la bondad y el buen humor del admirado y querido pueblo colombiano evitó mi merecido ajusticiamiento. Por suerte, lo repetí un segundo día. Salió bien y puedo hoy contároslo.”

¿En pleno siglo XXI qué le ofrece la Magia al mundo?: - Experiencias. Emociones. Fascinación, sorpresa, suspense, retos, entretenimiento, pasarlo bien. Y no sólo al mundo en general, sino al ser humano en particular. Metáforas para la vida. La Magia es metafórica. El mago hace metáforas con los objetos, el poeta lo hace con las palabras. Realicen la siguiente experiencia mágica, donde ustedes, lectores, podrán –con su mente- desaparecer un objeto: imaginen, imaginen un cuchillo, un cuchillo sin hoja, pero, también, al que le falta el mango…

Programas de televisión, periodistas y comentaristas especializados, dicen que una de las experiencias que nadie puede perderse en la vida, es asistir a un Show de Juan Tamariz. Estuve presente en uno, exclusivo para Magos organizado por el Mago colombiano Alfred Lorgia, hijo de Consuelo, el 17 de septiembre de 2010, se denominaba “De 6 a 6 con Juan Tamariz”; inició a las 06:00 p.m. y terminó a las 06:00 a.m. del día siguiente y el Maestro Tamariz fresco como una lechuga, con ganas de querer seguir haciendo magia. Y es que su reloj biológico, desde hace mucho tiempo está adaptado para que se duerma, todos los días, hacia las 9 de la mañana y se levante hacia las 6 de la tarde y…empieza la función. Sobra decir que la experiencia fue alucinante porque en el arte no hay reglas ni ortodoxia y con Tamariz menos y, a pesar de ser Magos, quedamos boquiabiertos. Además la pedagogía la lleva en las venas y es muy generoso en desprenderse de sus conocimientos, en especial al compartirlos con los magos jóvenes. Sus primeras conferencias, en Colombia, las dictó en la Taberna Vasca -donde Curro- en pleno centro de Bogotá. Otra de sus actividades estrella es “La Queimada”, donde después de hacernos soñar con su Magia personal preside un ritual Celta en el que prepara una bebida espirituosa, al calor de leños ardientes, invocando el bienestar para todos y cada uno de los presentes y para el mundo.

Su vestimenta, para magos y legos, es atípica para el escenario ¿El hábito hace al monje, o sea, el frac hace al Mago?: - No, en mi caso. El fashion Tamariz (qué modestooo) es un sello personal, muy personal. Lo que importa es el mundo interior. Los espectadores lo han aceptado y eso es lo importante, ha calao. Es una impronta, pero más importante es que el Mago sepa que la sesión de Magia consta de tres fases, tres tiempos consecutivos: Primero, vencer a la razón. Segundo, jugar con la imaginación. Tercero: la vuelta a la razón (los espectadores no saben cómo fue, pero sí que hay una causa razonable y lógica). Cualquier ambigüedad o falta de la tercera fase invalida a la magia como Arte (paramagia: se estaría en el campo de la estafa y el engaño). Cualquier falta de la primera fase (hacerlo imposible) invalida a la Magia como Arte específico (puede ser música o poesía). Cualquier fallo en el segundo tiempo (fascinación, juego, imaginación) rebaja y minimiza el valor artístico y lo deja en Ciencia de lo imposible. El estilo es la persona. La riqueza del mundo interior de la persona es proporcional al Arte.

col1im3der

¿Qué hay de nuevo en el mundo de Tamariz?: - Mejor decir (falsa modestia) de Tamariz para el mundo. Es la muy próxima publicación de una obra que creo he trabajado y madurado por casi treinta años, se denominará “El Arco Iris Mágico”. Va a ser un libro que os dejará patidifusos (a mí ya me ha dejao así). Entre muchas otras cosas, la esencia son Los Siete Velos Mágicos; los velos que cubren los Misterios Mágicos y voy a desvelarlos. Los Misterios Mágicos son aquellos aspectos artísticos que son sentidos por el público a pesar de que desconocen su verdadera existencia, y son sentidos sin saber por qué. Por todo ello son un verdadero misterio. Desvelar esos misterios es danzar el verdadero Arte Interpretativo de la Magia, porque no hay que ir al teatro sólo a que nos alimenten el ego. Aquí voy a daros un adelanto (primicia, sois afortunados):

1. EL MISTERIO DEL AMOR A LO QUE SE HACE: Inútil si no es amor – pasión al oficio. Amor a la Magia. Amor a lo que se hace, a la historia de nuestro Arte. El público goza al ver nuestro amor a lo que presentamos. ¿Por qué lo percibe? ¿Por qué sabe distinguir al artista que ama lo que hace? Es un misterio.

2.  EL MISTERIO DEL ESFUERZO: Da seguridad ensayar. El esfuerzo personal, el trabajo, la dedicación, los nota la gente. Debemos compenetrarnos, dedicarnos. Cuanto más amor se tiene a lo que se hace, más fácil dedicar más esfuerzo continuo y profundo. Trabajo duro pero gozoso. Es una energía que el público percibe.

3. EL MISTERIO DEL CONOCIMIENTO Y LA SABIDURIA: Conocer el origen de los juegos, las variantes, los creadores, los autores. Impregnarse del juego y su historia. Historia de la Magia. La gente lo nota. Investigar, leer. Decir la verdad. Más se conoce, más se disfruta. Asistir a Congresos. A los espectadores les llega más hondo.

4. EL MISTERIO DE LA ENERGÍA: Tener energía interior, física, mental y emocional. Show con vigor; sin agredir. Dormir bien. Preparación física, Salud. Distensión. Sin sobreactuarse, sin gritar. Estar alegre, confiado, seguro. Eso envuelve al público hasta conmoverlos y hacerlos vibrar consiguiendo que “estallen” en aplausos.

5. EL MISTERIO DE LA VERDAD: Como todo Arte la Magia también es ficción. Sólo debemos engañar con “el truco”; la actuación debe ser verídica. Mostrar la verdad interior. No fingir. La ética de la verdad es lo más importante. En el arte del engaño lo más esencial es la verdad. Es la gran paradoja. Que sean verdad las emociones que transmitimos. No copiar, no plagiar. La Verdad Artística debe estar presente hasta en los más mínimos detalles. Si no se notará.

6. EL MISTERIO DEL MUNDO INTERIOR: Nuestro mundo interior debe ser rico. Alimentado por la lectura, el arte, el cine, la música, las vivencias, los viajes, los idiomas. Debemos cultivarnos, estar actualizados, conocer otras culturas; sus creencias, sus costumbres, sus comidas, etc. Nuestro mundo interior debe ser interesante. Desarrollar espiritualidad interior. Si el Mago duda y vacila, el público lo sabrá; no sabemos cómo, pero lo sabrá.

7. EL MISTERIO DEL AMOR: Amor a la gente, a la humanidad. Si queremos a la gente nos van a querer. Las personas se van a sentir bien. Pensar, meditar, compartir. No sentirse superior a los demás. Amar al público (te amarán). Ofrecer cariño y solidaridad en la alegría artística; en el inmenso placer de compartir la vivencia de lo imposible al transmitir la hermosísima emoción del Arte. Ese gran acto de amor que es la sesión de Magia es “hacer el amor” al público. Ellos lo notarán. Misterio de Amor y Magia.

Veo cómo, de manera Mágica, todo lo anterior que he expuesto, puede ser aplicado en tu vida y en tu profesión, sea cual sea. Es un regalo que os dejo.

Maestro Tamariz, lo despido con un hasta pronto solicitándole un mensaje de final de Show: - El arte de la Magia debe tener la finalidad  de elevar la cuota de felicidad del mundo, en los demás y en nosotros mismos.

Gracias Maestro.                                               

Si esta información fue de su interés puede compartirla en los siguientes medios:

Subscribirse Revista Nova Et Vetera:

Lectores RSS On-line:


Histórico

Ediciones digitales
Ediciones impresas











urevista@urosario.edu.co

Director: Luis Enrique Nieto
Editor: Alberto José Campillo Pardo
Consejo Editorial:
Dr. Álvaro Pablo Ortiz
Luis Enrique Nieto
Alberto José Campillo Pardo

Advertencia: las opiniones expresadas en los artículos aquí presentes no corresponden a las de la Revista Nova et Vetera o la Universidad del Rosario, sino únicamente a las de sus autores.

Podcast