• Temáticas
  • Fascículos
  • Contacto
Principal » Universidad, Ciencia y Desarrollo » Fascículos Anteriores » Tomo II - 2007 » Fascículo 3 » Disidencias en el seno de la institución militar
Disidencias en el seno de la institución militar
Una serie de factores contribuyó a que durante el período democrático, y particularmente a lo largo de la década de los setenta del siglo pasado, las Fuerzas Armadas venezolanas adquirieran características particulares que explicarían el surgimiento del liderazgo del actual presidente Chávez.  En primer lugar, el proceso de profesionalización estuvo acompañado de una reforma educativa con repercusiones importantes. Además del Instituto de Altos Estudios de Defensa Nacional, se creó el Instituto Universitario Politécnico de las Fuerzas Armadas, y surgió el Programa Andrés Bello, que amplió el plan de estudios y elevó la enseñanza de la Academia Militar a la categoría universitaria, con opciones de fortalecimiento en estudios liberales, lo que expandió el ámbito de la preparación personal y política de los futuros mandos.

El contacto con el mundo académico amplió para los oficiales las posibilidades de conocimiento de nuevas teorías e ideas.  La procedencia social y política de algunos de ellos, así como el contacto que en ejercicio de su misión pudieron tomar con la Venezuela profunda, distante de la beneficiaria directa de la renta petrolera, facilitaron el surgimiento de posiciones no ortodoxas con respecto a la vida pública del país y a la función de las Fuerzas Armadas.  En esa perspectiva –sin que fuese fácil advertirlo desde fuera– ciertos sectores de la oficialidad adquirieron una conciencia más crítica sobre los problemas sociales del país que, a su juicio, perduraban debido a la incompetencia de los distintos gobiernos.  

El ambiente fue propicio para el surgimiento de logias conspirativas en el seno de la institución militar.  Sus miembros provenían, en especial, de los niveles medio y bajo del escalfon, y sus ideales reposaban sobre una síntesis doctrinal entre ideas ultranacionalistas, populistas y marxistas.  Willliam Izarra lideró la primera de ellas: el R-83 –en razón de que buscaba tomar el poder en 1983– sin obtener su propósito. La segunda se denominó MBR-200 –Movimiento Bolivariano Revolucionario 200–. Entre sus fundadores se encontraba Hugo Chávez Frías, quien luego tomaría la vocería del grupo.  Este movimiento sobrevivió en el tiempo. Su estrategia y proceso de consolidación son elementos clave para entender el fenómeno político-militar contemporáneo de Venezuela.
Bogotá Colombia - Calle 12C # 6-25 Línea InfoRosario:4225321 - 018000 511888