• Programas
  • Investigación
  • ECAES
¿Qué es la Escuela de Ciencias Humanas?

El hombre desea por naturaleza saber. Los saberes que nacen de este deseo por entender el mundo que nos rodea constituyen, en sentido propio, las ciencias humanas.

La Escuela es el espacio en el que dichos saberes se desarrollan con amplitud y profundidad.

Dado que el deseo por conocer llega tan lejos como la capacidad de asombro y la imaginación, su despliegue no tiene fronteras disciplinares. Por esta razón, en la Escuela confluyen interdisciplinariamente los saberes en torno a la construcción de un entendimiento humanístico de nuestro mundo.


Una educación humanística, cosmopolita e interdisciplinaria es indispensable para una ciudadanía responsable, ejercida con criterio y perspectiva. Por lo tanto, el conocimiento en la Escuela se ubica en el horizonte Colombia con un enfoque universal y contemporáneo.

 

El conocimiento humano transforma al hombre y lo hace artífice de sus circunstancias. Las funciones de la Escuela giran en torno a este conocimiento: su aprendizaje, su creación y su aplicación, ya que, transforman el entorno.
 
En este sentido, la Escuela es punto de referencia por la profundidad, aplicabilidad de su conocimiento y por la autenticidad de su intervención.

 

Programas Académicos


El estudio de los problemas de la condición humana es la base del conocimiento. Los programas de la Escuela de Ciencias Humanas procuran hacer justicia a la riqueza de contenido, a la multiplicidad de facetas de las sociedades y de las culturas humanas, haciendo énfasis en el contexto de Colombia y América Latina.

Desde una perspectiva liberal universal, la Escuela privilegia el conocimiento de la complejidad del ser humano y la formación de individuos cultos conocedores de las artes y las ciencias.

Al  mismo, tiempo se esfuerza por brindar una formación teórica disciplinar que promueva el desarrollo de las habilidades y destrezas necesarias para el buen ejercicio profesional de los estudiantes.

La Escuela cuenta con seis programas de pregrado:

  • Filosofía
  • Sociología
  • Periodismo y Opinión Pública
  • Artes Liberales en Ciencias Sociales
  • Antropología 
  • Historia.

Estos programas comparten el ciclo básico de Artes liberales durante dos años. Luego, cada programa tiene su propio ciclo de profundización profesional dirigido al desarrollo de las herramientas propiamente disciplinares.
 

El propósito principal de ésta estructura consiste en ajustar la educación liberal con los retos del presente; esto implica que la función de la educación en el mundo de hoy no es sólo la formación de personas autónomas y dotadas del criterio necesario para llevar una vida libre, sino también de personas comprometidas con la sociedad cosmopolita en la que viven, capaces de comprender e incorporar la alteridad en sus distintas formas como parte de su identidad, de su forma de ver y actuar en el mundo. 

Principios para las actividades de docencia e investigación
 

La realización de estos fines se concreta mediante la aplicación de cuatro principios para las actividades de docencia y de investigación en la Escuela:
 

 1. Propiciar y valorar el deseo de todo ser humano por conocer. Proveniente de las más diversas culturas, este principio ha sido el motor del desarrollo científico y de la formación humanística en todas las civilizaciones.
 
El impulso por el conocimiento implica la apropiación creativa de los métodos y los contenidos de las diferentes ciencias sociales y humanas que dan cuenta de nuestra problemática social e individual.

La búsqueda de las bases epistémicas de ese principio genera un campo interdisciplinario en el que la filosofía, el periodismo y las ciencias sociales se confrontan y se enriquecen mutuamente

 

2. Cultivar la disposición a actuar y razonar de manera autónoma. Preparar a las personas para llevar una vida autónoma es fundamental. Es necesario reconocer el derecho que toda persona tiene de llevar a cabo el plan de vida que le plazca.

Sin embargo, es también deber de la educación propiciar el análisis y la comprensión de los límites y las determinaciones que afectan a los individuos y a la sociedad en su conjunto.

Desde esta perspectiva, la autonomía se ve ante todo como un proceso reflexivo que cada persona debe seguir y que la lleva a analizar críticamente las distintas tradiciones y concepciones de mundo que la sociedad en que vive le ofrece.

 

3. Fomentar la solidaridad y la capacidad de acción sobre el medio. Para estar a la altura de los tiempos en que vivimos es preciso enfatizar el carácter aplicado de la filosofía, así como enriquecer la investigación de las ciencias sociales, en un esfuerzo por responder a problemas concretos con soluciones que vayan más allá de lo descriptivo o de lo puramente administrativo y tecnocrático.

Se trata de formar individuos solidarios, que perciban un deber ético, moral e, incluso, político, en el hecho de actuar a favor de los más frágiles. Es esencial desarrollar capacidades para que los estudiantes sean sensibles, amplíen sus propios horizontes y asuman como propios los horizontes de los otros.

 

4. Promover la tolerancia y la disposición dialógicaSe necesita desarrollar la actitud ética y la habilidad técnica para participar en debates argumentados, lo que supone escuchar y atender con cuidado las intervenciones del interlocutor y tratarlo con el mismo cuidado con el que quiere ser tratado.

El cultivo de este principio implica concebir la educación como un espacio en el cual estudiantes y profesores, a través del diálogo y del debate, ponen en cuestión sus propias identidades, así como las formas de concebir su pasado y su futuro.

La educación cosmopolita asume que a través del diálogo y el debate pertinente, reflexivo y sustentado el estudiante aprende a escuchar y a dar sus opiniones

 

Con base en estos principios, la Escuela de Ciencias Humanas constituye un escenario académico en el que todos sus estudiantes aprenden a expresar adecuadamente sus intereses, conocimientos y expectativas, así como a desarrollar sus habilidades teórico-prácticas para propiciar ambientes de convivencia en el medio social donde se vaya a desempeñar, haciendo más eficaz su intervención en el mundo académico y profesional.

 

La Escuela pretende no sólo mantener y transmitir el legado cultural del mundo, sino también desarrollarlo desde la perspectiva histórica actual del país.

En este sentido, sus labores de investigación están destinadas a generar un alto nivel de calidad que permita el progreso del conocimiento, en un grado de profundidad acorde con las diversas disciplinas involucradas.

Igualmente, la Escuela está orientada, humanística y académicamente, al abordaje de problemas de nuestro tiempo y nuestra circunstancia a través de un trabajo riguroso con los conceptos.

Bogotá Colombia - Calle 12C  No. 6-25. Línea InfoRosario:4225321 - 018000 511888