Buscador Google

Inicio »
Bogotá » Abril 2015 » Ópera Prima: una colección de los estudiantes

CultURarte Post

En una entrevista para CultURarte, Adriana Alzate Echeverri, profesora asociada de la Escuela de Ciencias Humanas (ECH) y encargada de las publicaciones de esta facultad, nos cuenta sobre esta iniciativa que nació en el 2009 por parte la ECH y que hoy, por su gran acogida, se encuentran títulos de todas las facultades de la Universidad.

¿Cómo nació la iniciativa de crear una publicación con los trabajos de grado de los estudiantes de la Universidad?
Nos dimos cuenta de que la calidad de las monografías que nuestros estudiantes estaban produciendo en la ECH, era muy buena. En esa época no existía el repositorio y muchos trabajos de grado eran muy buenos pero se quedaban guardados Eran trabajos buenos en la medida en la que hacían un aporte significativo, interesante  -a veces  más grande, a veces más pequeño- a varios de los problemas que a los estudiantes les interesaba investigar. Por esto, le planteamos a la editorial la posibilidad de visibilizar los resultados de las investigaciones, y dándonos cuenta de la importancia que sigue teniendo el libro en físico, decidimos hacer una publicación de un tiraje no muy grande de 60-70 ejemplares que sacie simbólicamente al estudiante que se alegra mucho de tener lo que se sien un libro suyo, físico, en sus manos. Y además, se publica, también, un e-book en la plataforma de la editorial de la universidad, donde también se puede comprar. 
 
¿De qué manera se involucraron las otras facultades en este proyecto?

El proyecto nació acá y durante algunos años fue solo la Escuela de Ciencias Humanas pero se hizo extensivo a las otras facultades cuando se vio que funcionaba muy bien, que en las otras facultades también había excelentes trabajos de grado, que los libros tenían acogida y que el proyecto despertaba gran entusiasmo entre los estudiantes.
 
¿Todos los trabajos de grado calificados como meritorios de la Universidad son publicadas en Ópera Prima?
No. Que sea meritoria es lo que les abre la puerta, pero la publicación no es automática. Después de sustentado el trabajo de grado, el texto debe seguir un riguroso proceso editorial. El trabajo se vuelve a evaluar por otros pares y pasa por diferentes filtros. En la evaluación que se realiza en la editorial el texto se presenta, no como un trabajo de grado de un estudiante, sino como un libro escrito por un profesional. A los evaluadores no se les dice que es una monografía de grado, sino que se les presenta como si fuese un libro escrito por un par. El 90% de los trabajos de la ECH que han entrado en el proceso, han sido publicados. Algunos se han caído en el segundo filtro, pero han sido la excepción.
 
¿Qué tanto se modifica el trabajo de grado del estudiante hasta su publicación final?
Cambia de forma, pero no mucho de contenido. En ocasiones los evaluadores hacen sugerencias a los autores: que aclaren unos puntos, que acorten otros, que mejoren la estructura o cosas por el estilo. El formato de presentación de un trabajo de grado es muy escolar y para que se convierta en un libro hay que someterlo, justamente, a un proceso editorial. Cuando el estudiante termina todas estas correcciones  se publica en Ópera Prima.
 
¿Todas la colección se lanza en la Feria del Libro de Bogotá (FILBo)?
La mayoría. Hay libros que a veces salen y no hay una Feria del Libro cerca, entonces, se hace un pequeño lanzamiento en FILBo del año siguiente, para que salgan con la novedad de los recién impresos. 
 
¿Qué ventajas tiene un estudiante que se gradúe con un libro publicado?
El proceso de investigación que supone una monografía es muy importante. Para nosotros en la carrera de Historia, por ejemplo, es clave formar un historiador con perfil de investigador, de productor de conocimiento. Durante el proceso de formación les damos muchas bases metodológicas y teóricas a los estudiantes, pero la investigación solo se aprende realmente en el momento de aplicarlo en la práctica. La exigencia en la escritura del estudiante también es muy importante y es algo por lo que tienen que pasar todos los investigadores. En este proceso de investigar y escribir, se aprende haciéndolo. Las clases dan herramientas pero mientras uno no se meta al archivo, escriba, piense, se enrede, sufra con su tema de investigación, no lo logra de entender completamente. 
 
Y por último, pocas personas cuentan con la fortuna de salir con un diploma bajo el brazo, un libro publicado y, en ocasiones, hasta un premio por esa misma tesis. Sería una gran manera de empezar una vida profesional, especialmente para quienes deseen seguir en la vida académica, pero no solamente.
 
¿Qué tipo de premios han ganado?
Cada año la ECH envía las tesis de pregrado mejor calificadas al Concurso Nacional Otto de Greiff. En 2013 tres trabajos fueron premiados: en Ciencias de la salud "La cocina de los venenos", de Juan Sebastián Ariza Martínez; en Ciencias sociales, "Reinventar un héroe", de Sebastián Quiroga Cubides; y en Desarrollo Sostenible "Ayer mineros, hoy eco-guías y concesionarios", por Andrés Felipe Rojas. Estos tres trabajos forman parte de los cinco trabajos de grado que fueron publicados en la colección y sus lanzamientos serán el 29 de abril en el stand de la Universidad del Rosario en FILBo.
 

Déjenos saber su opinón acerca de este Artículo



Escriba su mensaje



 Security code