Buscador Google

Blog del Decano

Blog » Inicio

Palabras para el Acto de Graduación de la Primera Promoción de Estudiantes de Medicina del Nuevo Plan de Estudios 2013-1

No es usual que el orador invitado en una ceremonia de grado sea el Decano de la Facultad o Escuela de los graduados; generalmente es alguien de afuera que trae un discurso externo para conmemorar la ocasión. Esta vez será diferente por lo cual agradezco infinitamente que me hayan permitido romper el protocolo y hablar desde este podio bajo esta condición.
 
15 años han pasado desde que otros empezaron la planeación y fundamentaron el desarrollo de una reforma curricular del programa de medicina a la que me uní en el año 2008 como su coordinador y que de alguna manera culmina hoy una de sus etapas mas anheladas con este acto de graduación.
 
En estos dias, y a proposito de la significancia que le hemos querido imprimir a este hecho, he oido hablar mucho de curriculos nuevos y viejos. Eso, realmente no existe. Nadie lo recuerda a uno por el currículo de donde proceda sino por su forma de ser. De hecho, yo pertenezco al mal llamado viejo curriculo de 1965 que hoy gradua, muy honrosamente tambien, a varios distinguidos estudiantes de esta Universidad.
 
Lo que si es cierto es que los currículos de medicina del Rosario han marcado la historia de la medicina colombiana y en cualquiera de sus etapas o cualquiera de ellos han producido medicos de grata recordación para el pais por su conocimiento y sus habilidades pero sobre todo por eso, que mencionaba yo antes, su forma de ser.
 
Para empezar, diria yo que son tres las contribuciones curriculares del Rosario que han cambiado la forma como se enseña y se aprende medicina en este pais: la de Mutis en 1802, creador del primer currículo de medicina de esta Nación, el cual fue instaurado por Santander como el plan de estudios oficial en los arbores de la república en 1826. La de Guillermo Fergusson, Arturo Aparicio y otros, al reabrir el programa de medicina del Rosario en 1965 cuando diseñaron un currículo revolucionario que no solo acortó la carrera de siete a cinco años mas el internado, introdujo el socio humanismo  y las artes a la enseñanza de la medicina, la exposición comunitaria y hospitalaria temprana y tantas otras cosas que le valieron estar por fuera del redil académico nacional durante sus primeros cinco años y que termina tambien hoy, como tal;  y la de ahora cuyo diseño y desarrollo empieza en 2004 por recomendación de los pares académicos que nos visitaron para la segunda reacreditación del programa, y recomendaron reformar el currículo con el cual aprendimos la mayoría de los mas viejos aquí presentes en esta Aula Maxima hoy, retomando, como debe ser, todo lo bueno del anterior.
 
Reformar un currículo de semejante tradición no fue tarea fàcil. El Rector Knudssen, un convencido de la necesidad de introducir los cambios sugeridos por la acreditación,  conformó para ese entonces una comision presidida por el señor Presidente de la Academia Nacional de Medicina de Colombia, el doctor Juan Mendoza Vega (q.e.p.d), que culminó en un análisis juicioso de la situación de la medicina y de la educación médica en el mundo para ese momento y los años porvenir. Tuve el privilegio desde 2008 de unirme a ese grupo compuesto por los  Drs. Ana Isabel Gómez, Catalina Latorre, Andrés Isaza, y Emilio Quevedo bajo la decanatura de Leonardo Palacios, y dirigir desde entonces el proyecto de la reforma curricular de medicina durante los cinco años que duró su desarrollo y estos ultimos seis años de su implementación, gracias al llamado del, en ese entonces, vicerrector José Manuel Restrepo, gran impulsor de esta reforma y tambien de su sucesores en el cargo los vicerrectores Nora Pabon (q.e.p.d.) y Alejandro Venegas a quienes quisiera reconocer en esta fecha como fundamentales para lograrlo.
 
En esa condición, El 30 de julio de 2013 les hablaba a ustedes, en la primera ceremonia de batas blancas del nuevo currículo de medicina, sobre El Hipocrates del Siglo XXI, cuya busqueda sigue en pie. Hoy tengo el privilegio de hacerlo como Decano de la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud y ya no me dirijo a un grupo de estudiantes que empezaban sus estudios de medicina en la mas prestigiosa y tradicional escuela medica de Colombia sino a mis colegas, ya graduados en ella, como yo, y dispuestos a servir con su conocimiento y habilidades donde quiera que les corresponda hacerlo.
 
Ha pasado mucho tiempo desde aquella tarde de martes en que los acogimos y tambien muchos cambios se han sucitado en ustedes. Por supuesto ya no son los niños que recibimos, se les nota en sus rostros y hoy, tambien, en su cambio de estatus, en el compromiso que acaban de jurar y que estoy seguro cumpliran a cabalidad. Ser rosarista conlleva una gran responsabilidad que todos hemos asumido desde 1673 cuando se graduó el primer médico de esta nación, aquí, donde ustedes lo hacen hoy.
 
En lo personal, yo diría, que hoy tambien me estoy graduando por segunda vez de médico pues debo confesarles que he hecho la carrera con ustedes y la he vivido doblemente, desde el rol de estudiante con expectativas y de director de la reforma con responsabilidades.
 
Sentiré un gran alivio al verlos salir por la puerta de la Calle 12 C, antigua calle 14, porque se que ustedes son la primera generación de médicos preparados en este pais para hacer grandes transformaciones en el sistema de salud, para servir a los individuos y a las comunidades desde el foco de la atención primaria, para ser verdaderos médicos generales, para rescatar lo que eso significa, para entender que la salud no es un estado y obrar en consecuencia sirviendola como un proceso donde lo biologico es subsidirario de lo social e historico y en consecuencia privilegiando lo socio humanistico que es el reclamo de la comunidad y el olvido de quienes práctican la medicina. Siendo capaces de entender que esta es una ciencia incierta y que como tal requiere, para beneficiar al que sufre, del trabajo mancomunado con otras profesiones, en una labor en equipo inter e intraprofesional donde se respete el dicenso, se privilegie el dialogo interdisciplinar, la buena comunicación, el respeto por la diferencia y el manejo de la incertidumbre y el caos. Se tambien que practicarán con profesionalismo basado en ética y valores que de aquí se llevan y los distiguirán como ha sido a lo largo de nuestra historia.
 
Y es que la historia no nos deja otra opción que seguir siendo protagonistas de ella. Ahora, cuando todas las escuelas médicas de colombia reclaman una verdadera transformación curricular para que la educación médica sea pertinente con las necesidades de la sociedad, salen ustedes, con años de ventaja sobre los que hasta ahora empiezan a pensarlo, a  mostrarle al pais como es que esto se hace. Tremenda responsabilidad que estoy seguro sabrán cumplir!
 
Afuera hay un mundo de oportunidades. No se dejen desilucionar por los quejosos que siempren ven caos y desencantos en las oportunidades. Hay un pais vivo y un mundo vivo que como tal fluctua entre momentos de ilusión y otros de desesperanza pero cuando se puede hacer el bien por el que sufre siempre predomina la ilusión.
 
Que fascinante lo que viene para ustedes. Al ser unos buenos medicos generales, como estoy seguro que lo son, podrán curar o aliviar la gran mayoria de necesidades de la población y con ello evitarán el peregrinaje del que sufre por el sistema.
 
Con la sensibilidad del “demasiado socio humanismo”, del cual algunos se quejaron, consolarán siempre y ese es el fin de la medicina y lo que nos ira quedando en la medida que la biotecnología como tal vaya absorviendo en los años porvenir nuestra capacidad de curar o aliviar.
 
Con el “exceso” de atención primaria que recibieron estarán en el centro de las necesidades del sistema. Pero hay mas. Se han expuesto a las Enfermedades Crónicas no Transmisibles y al efecto desvastador que las mismas tiene sobre el ser humano y sobre el sistema de salud. Se que son concientes de la importancia de los estilos de vida saludables, la alimentación, el ejercicio, como recomendación individual y colectiva para su control pero se tambien que son capaces de intervenir la política pública para  lograr mejores resultados en esos indicadores de control. El liderazgo aprendido tendrá que ser practicado para introducir cambios transformadores en estos habitos malsanos.
 
La exposición a la tecnología y a la investigación les habrá dejado un claro mensaje de su utilidad pero tambien de su buen uso y de la necesidad de su racionalizacion, sobre todo en sistemas de salud como el nuestro en los cuales ésta es un derecho fundamental sin limites que requiere de equilibrios y una autonomia responsable para no gastar en pocos el patrimonio de todos.
 
Habrán aprendido algo que para nosotros es claro, que la formación en ciencias, a través de la investigación,  es y será el hilo conductor de los procesos educativos de cara al futuro desafiante por la incursión de nuevas tecnologias y campos de estudio. Porque provee todo los elementos que se requieren para aprender como el preguntarse y responderse, la formación en valores y principios éticos, la buena comunicación y el trabajo en equipo, la reisiliencia, y el manejo de la incertidumbre además del autoaprendizaje y el rigor del metodo científico. Es en la investigación donde esta la clave de la buena educación en salud y en el favorecimiento de los grupos de investigación hacía esa tendecia. La producción científica bajo esa mirada se vuelve esencial y mas aún, si, como en nuestro caso, esta tiene el claro proposito de impactar al individuo y a la sociedad a través de lo traslacional ¿Para que se educa sino es para incidir en el bienestar de las personas? y hoy en dia ¿para que se investiga sino es para lo mismo? La tendencia de producir publicaciones per se va cambiando por la de impactar positivamente a la comunidad. Cuando uno ha decidido el camino de los aprendizajes, no el de la enseñanza, como lo hemos hecho aca, nada es mejor para aprender que la investigación y aquí, la educación basada en la investigación traslacional se vuelve el nuevo paradigma a seguir, y ustedes han estados expuestos a él.
 
Les tocará trabajar por incentivos a la productividad y entonces habrán cambiado las reglas de la calidad en la atención en salud al introducir el concepto de valor basado en desenlaces con guerra al desperdicio.
 
Tendrán todas las herramientas para empoderar al paciente y hacerlo coparticipe de su autocuidado y de mantenerse sano para cambiar la ecuación de la enfermedad por una de la salud.
 
Serán capaces de integrar sistemas de informacion para la toma de decisiones acertadas y de utilizar la omnicanalidad para llegar con la medicina digital donde quiera que sea posible introduciendo un cambio total de la forma en que se ejerce la medicina basada exclusivamente en el hospital.
 
Y que decir de las biociencias con fundamento en la genómica, la proteómica, la metabolómica y la microbiomática con el soporte de la bioinformática. La medicina 4.0; la era de la medicina personalizada.
 
La medicina personalizada o de precisión, a la que ustedes estuvieron expuestos obligatoria y trascurricularmente durante la fase I de su currículo y en la fase II de manera mas opcional, nos permitirá adaptar la terapia con la mejor respuesta y el mayor margen de seguridad para garantizar una mejor atención al paciente. Al permitir que cada paciente reciba diagnósticos más tempranos, evaluaciones de riesgo y tratamientos óptimos, la medicina de precisión mantiene la promesa de mejorar la atención médica y al mismo tiempo reducir los costos.
 
Todo eso se llevan, mis queridos colegas! Pero algo que tambien se llevan y no van a olvidar nunca es que aprendieron a aprender y ese el el tesoro pedagógico mas grande que este programa haya podido entregarles. Si por algo han de recordarnos es por eso, aun cuando yo espero que sea tambien por todo lo demás. Esa ruptura con la enseñanza y el aprendizaje memoristico de la medicina marca una diferencia enorme en los procesos de apendizaje en este pais. La enseñanza para la comprensión es el activo mas importante de este proceso educativo. Aprender a aprender los hará sabios permanentes en una sociedad cientifica donde el cambio de paradigmas se sucede todos los dias.
 
Recuerdo bien, y disculpenme que lo mencione aquí otra vez, pues ya lo he comentado con ustedes, cuando alguno de los detractores de este proceso, porque tambien los hubo, vino a verme para quejarse de que ustedes no sabian mucho pero aprendian rápido. Ese fue el mayor halago que pude recibir, ya como decano, de que habiamos cumplido con el objetivo de esta reforma; de eso se trata, de aprender rápido. De encontrar la fuente de la información y del conocimiento de buena calidad y de incorporar ese conocimiento nuevo al previo para comprender de forma tal que podamos pensar y actuar, creativa y flexiblemente   a partir de lo que sabemos, para resolver problemas, crear productos e   interactuar con el mundo que nos rodea. 
 
Pero tambien nos dejan cosas! Ser pioneros es toda un experiencia. Debió serlo para Juan Bautista de Vargas Uribe en 1673; sin duda para Miguel de Isla en 1803; para un Morales o un Currea de la primera promoción de 1971 o mas aun para una Casabianca o una Tayeh, primeras mujeres en estudiar medicina en el Rosario del 65;  entonces ¿porque no para ustedes?
 
Sus contribuciones han sido inmensas para enriquecer este proceso a través de todas las observaciones que le han hecho. Sus criticas y cuestionamientos las hemos escuchado y ellas nos han dado, sin duda un mejor programa. Hemos trabajado de la mano de ustedes un currículo historico para el Rosario e historico para el pais y hoy que se van, temporalmente, se los aseguro, porque uno nunca se va del Rosario, nos dejan la complicidad de haberlo hecho entre todos. Hubo momentos duros en este trasegar, no lo dudo, y otros menos duros como el de las “almohadas duras” de Méderi. Y como todo en la vida, siempre se pudo superar. Los vamos a extrañar! Llegaron aquí como unos seres humanos maravillosos y se han distinguido a lo largo de estos seis años por ello y eso ni cambió, ni  va a cambiar; el proceso educativo enriqueció a esos seres humanos maravillosos como debe ser. La sociedad los reconocerá sin duda.
 
Les deseo desde el fondo de mi corazón que siempre les vaya bien; que todo lo que toquen lo hagan con la sensibilidad de la compasión por el que sufre y que por consiguiente en cada acto de sus vidas expresen el espiritu rosarista que aquí les hemos impartido: una forma de ser.
 
Bogotá, Junio 14 de 2019

Déjenos saber su opinón acerca de este Artículo



Escriba su mensaje



 Security code