Buscador Google

Blog del Decano

Blog » Inicio

Aplanemos la curva de la COVID-19

La Enfermedad del Coronavirus 2019 (COVID-19), es una enfermedad viral producida por el Coronavirus 2 del Síndrome Respiratorio Agudo Grave, cuya versión acortada es SARS-CoV-2, que ha producido una pandemia recientemente declarada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y descrita por primera vez en diciembre de 2019 como un brote de neumonía de origen desconocido en Wuhan provincia de Hubei en China.
 
Desde entonces y hasta la hora y fecha que escribo este blog, ha habido 156.098 casos confirmados de los cuales 80.976 son en China y 21.157 en Italia, los países con mayor número de casos informados, y ha producido 5.819 muertes en todo el mundo. En Colombia a esta hora llevamos 24 casos confirmados con cero mortalidad.
 
El primer caso reportado en nuestro país se sucedió el 6 de marzo en un paciente que venía del exterior por lo cual se consideró como caso importado. El 9 de marzo hubo dos casos nuevos más, el 11 de marzo seis nuevos casos, cuatro más el 12 de marzo, tres más el 13 y ocho más hasta este momento el 14.  Todos importados menos cinco. 73 están en estudio.
 
La experiencia mundial indica que el número de casos se dobla cada dos días. Si esas proyecciones ocurren en Colombia, para el 19 de marzo tendríamos 32 casos y al finalizar el mes 128, el 30 de abril 4.096 y el 31 de mayo 131.072. Confiando en que no haya mortalidad pues cada fallecimiento por esta causa implica 800 nuevos casos reales.
 
De los casos informados en el mundo hemos aprendido que el 20% de ellos requiere hospitalización, el 5% en unidades de cuidado intensivo y 25% de estos necesitan ventilación mecánica. Colombia tiene 87.588 camas hospitalarias y 8.081 camas de cuidado intensivo.
 
Si no tomamos medidas de precaución enérgicas hoy para aplanar la curva de la pandemia, vamos a desbordar a capacidad instalada de nuestro sistema de salud. Es necesario entonces, retrasar desde ya el pico del brote, reducir la carga a los hospitales, y disminuir los casos y los impactos en salud. Esto se logra tomando medidas de mitigación adecuadas.
 
Ciudades y países como Hong Kong y Singapur lograron controlar y disminuir la propagación del virus a través de reglas duras de cuarentena y seguimiento a los contactos, cierre de colegios y universidades y colaboración decidida de la ciudadanía. Son ejemplos de que si se puede controlar la enfermedad con medidas muy simples.
 
¿Cómo puede usted ayudar a disminuir la tasa de propagación de la enfermedad y a reducir la presión sobre el sistema de salud? Sencillo:
 
1.- Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón
2.- Trabaje o estudie de forma remota
3.- Cancele reuniones presenciales
4.- No viaje
5.- Use tapabocas si está resfriado o cuidando a alguien que lo esté
6.- Cubra nariz y boca con la parte interna del antebrazo cuando estornude o tenga tos
7.- Tenga DISTANCIA SOCIAL, es decir quédese en casa
8.- Evite aglomeraciones
 
El distanciamiento social es la mejor medida de contención para no llegar al cierre total de la actividad de la vida diaria (mitigación), como ha pasado con Italia.
 
La Universidad viene tomando medidas muy juiciosas y rigurosamente estudiadas y analizadas con pares y expertos nacionales e internacionales para cada momento, para contribuir, ante todo, con su salud y la de todos.
 
Nosotros en consecuencia hemos retirado los estudiantes de sus rotaciones clínicas y comunitarias y estamos trasladando nuestra actividad de enseñanza y aprendizaje a modo acceso remoto.
 
Nuestros hospitales tienen normas claras, que hay que cumplir estrictamente, para el personal que por su naturaleza debe permanecer colaborando en esta emergencia. Como profesionales de la salud sabemos bien lo que eso implica y valoramos de corazón el trabajo de estos grupos humanos que, por la razón de ser de su profesión, deben estar atendiendo la situación de salud.
 
Esta es una oportunidad bellísima de comportarnos como sociedad, de pensar en el otro, de colaboración; una invitación a convertir la tragedia en aprendizajes significativos, para reflexionar críticamente sobre nuestra forma de vivir; un alivio espiritual, reflexivo, si se quiere, de lo expuestos que estamos a desaparecer.
 
De explorar nuevas formas de silencio y aislamiento y supervivir a ellas, nuevas formas de relacionarnos, de incursionar masivamente en el mundo digital, de tener enganche con la realidad que a veces pareciera ser que la única que existe es la nuestra.
 
Pero sobretodo, una oportunidad inmensa de reaccionar como miembros de una sociedad que nos necesita y ser consecuentes con la realidad que estamos viviendo para preguntarnos donde pongo yo mi granito de arena y, cuando todo haya pasado, buscar mi granito de arena y decir, con éste, lo logramos.
 
Gracias por su comprensión y colaboración en esta emergencia nacional y mundial.
 
Bogotá, marzo 14 de 2020

Déjenos saber su opinón acerca de este Artículo



Escriba su mensaje



Is nine < than six? (true/false)