Buscador Google

Blog del Decano

Blog » Inicio

Diez Años de Psicología Rosarista

El Programa de Psicología de la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad del Rosiro, cumplió en estos dias 10 años de su fundación. Desde finales de la decada de los noventa la Universidad del Rosario consideró la creación de un programa de psicología como parte de la entonces denominada Facultad de Filosofía y Humanidades, que a partir de 1999 se transformó en la Escuela de Ciencias Humanas, sin embargo, no es sino hasta el año 2004, después de varias consideraciones, que se toma la decisión de abrir el programa y de que éste fuese ubicado en la Facultad de Medicina, como se conocia esta Escuela en ese momento.

Con el objeto de realizar el diseño del mismo, se contó con la experticia y el concurso, a partir de 2005, de la psicóloga Maria Isabel Gonzalez Jaramillo, egresada de la Pontificia Universidad Javeriana y maestra en psicoterapia de familia de la Accademia di Psicoterapia della Famiglia en Roma, quien en ese momento se encontraba radicada en Italia. Con muy buen criterio, María Isabel estableció contacto con la Universidad de Bolonia, específicamente con Bruna Zani, aquí presente, decana de la facultad de Psicología de dicha Universidad, y con Marco Depolo, decano del programa trienal, para desarrollar un programa con una estructura curricular similar a la de Bolonia, de forma tal que permitiría otorgar por primera vez en nuestro país, doble titulación a aquellos alumnos de la Universidad del Rosario que realizaran una pasantía por un mínimo de seis meses en la Universidad de Bolonia.

Las dudas iniciales sobre donde deberia estar nuestro programa de psicologia se corresponden bien con el carácter dual de la psicología como ciencia social y ciencia natural. De hecho, cuando la psicología comienza como disciplina lo hace dentro del contexto de las ciencias naturales, pues es innegable que solamente existen fenómenos psicológicos en los seres vivos. Su clasificación como ciencia social, "humana" o del comportamiento, es posterior a su clasificación como ciencia natural.

Es necesario repensar el futuro de la psicología en general, y del programa en particular, toda vez que este está inserto, enhorabuena, en la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad del Rosario. Es menester, como dice Ardila, “tener en cuenta las condiciones de la sociedad actual y el papel de las ciencias sociales, y en especial de la psicología, porque en esta disciplina del conocimiento está la respuesta a los diferentes conflictos que nos aquejan como seres humanos”.

De acuerdo con Ruben Ardila , “el futuro cercano de la psicología probablemente tendrá las siguientes características: mayor énfasis en la ciencia, mayor énfasis en la relevancia social, teorización y utilización de modelos matemáticos, trabajos sobre problemas complejos, mayor profesionalización y especialización, y finalmente, integración de la psicología en torno a un paradigma unificador”. Esa integración de la psicología en torno a un paradigma unificador me ilusiona como decano de esta Escuela, de pronto no solo en el sentido que le da Ardila, eso se lo dejo a ustedes, pero si desde la optica de una psicología unificada que permita la comunicación con otras disciplinas, tanto las que están cerca del objeto de trabajo de la psicología misma como la etología, la neurociencia, la antropología, la lingüística, como con las que se encuentran más lejanas, porque esto posibilita el desarrollo de aplicaciones, su validación, encontrar sus alcances y limitaciones. Mi sueño no es medicalizar la psicología sino, si me permiten el termino, mas bien, “psicologizar” las ciencias de la salud y este y Méderi, son el habitat perfecto para hacerlo.

El pais ha cambiado, las necesidades del pais son otras, la paz toca a nuestras puertas, y las necesidades de la sociedad pasan indefectiblemente por el estado mental de la nación. Y ahí, el programa de psicología se vuelve de suma importancia para nuestros planes. Es necesario integrarlo con otras disciplinas del conocimiento tales como la psiquiatría, la neurociencia cognitiva, el ambiente clinico hospitalario y comunitario, el contexto social para educar, la investigación traslacional para generar conocimiento y transmitirlo en base a esa integración con lo comportamental tan necesario. Ese es el reto para los proximos diez años. Eso justificaría enormemnente, el esfuerzo de estos años y el de todos los que hicieron una decada atrás una apuesta por una psicología con sello rosarista de la mano de la estupenda colaboración con Bolonia.

Jamás los psicólogos habían tenido una oportunidad tan clara, como la que se les presenta en estos tiempos, de hacer aportes significativos al conocimiento científico y, especialmente, a la solución de los conflictos científicos y de los complejos problemas humanos. Los ejemplos abundan con solo mirar los aportes de Kahneman a la economía, o la de los Moser a la medicina, o los de Vitgoski, Bruner, Bandura, a la educación. Los profesionales de la psicología tiene mucho que decir y que hacer para que los habitantes de nuestro planeta logren el anhelo de una vida digna y feliz.

La Universidad y la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud se consideran muy honrados y privilegiados al haber abierto este programa que ha realizado y realizará grandes aportes al conocimiento y al desarrollo de la psicología en nuestro país.
 


1. Ardila R. La psicología colombiana en el futuro cercano. Revista de Estudios Sociales, no. 18, agosto de 2004, 143-144

Bogotá, septiembre 5 de 2016

Déjenos saber su opinón acerca de este Artículo



Escriba su mensaje



 Security code