Buscador Google

Epigrafía Rosarista

Óleo, tumba e imagen Fray Cristóbal de Torres

Es un óleo de Gaspar de Figueroa, uno de los retratos que preside el Aula Máxima. Es una obra simple, austera, obra constructiva, de color profundo y frío con fondo oscuro, algo desproporcionada, en términos anatómicos, pero sólida en términos constructivos. Una de las manos de Fray Cristóbal, desprovista de la expresividad del rostro, se posa sobre un libro en el que se lee el Ave-María en latín.

El monumento funerario a Fray Cristóbal de Torres contiene las cenizas del fundador del Colegio. La estatua, en yeso policromado, data del siglo XVII, antes de la construcción del monumento ocupaba un sitio en el retablo de la Iglesia.
Al igual, la escultura en el centro del claustro, es un trabajo monumental situado en el centro del patio principal del Colegio y realizado por el español Dionisio Renart en Barcelona. Resulta curioso el dato considerando que el escultor logró una obra sólida y expresiva pese a ser realizada mediante fotografías de retratos del arzobispo fray Cristóbal. La obra de inmediato produce la sensación de rotunda fuerza vertical, de potencia ascensional, conseguida en buena parte por los efectos de los pliegues del vestido.

El municipio Mesitas del Colegio se llama así porque Fray Cristóbal de Torres, fundador del Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, entregó en su época valiosas propiedades raíces en la región de Mesitas; por esto, este municipio también se llamó “del colegio”. Los estudiantes que tenían clase en el Rosario debían hablar latín.