Guía de servicios

Nuestra U se transforma con nuevos espacios para la innovación pedagógica, que buscan mejorar la experiencia universitaria

Con una inversión de $330.000 millones, la universidad le apuesta a modernizar sus espacios, fomentar el coworking y la interacción tecnológica para consolidarse, cada vez más, como un lugar propicio para el proceso de enseñanza y aprendizaje de sus estudiantes y profesores. Además, espacios como auditorios y laboratorios de alta tecnología y experiencia, estarán al servicio del país y de las comunidades aledañas a las sedes.

“Esta inversión es una apuesta pedagógica”, dice el rector y doctor en Pedagogía, Alejandro Cheyne, pues la experiencia en diferentes universidades del mundo demuestra que el proceso de enseñanza y aprendizaje de los jóvenes requiere de una nueva infraestructura (diferente a los salones de clase tradicionales) que cuente con beneficios tecnológicos acorde a sus necesidades.

Para Cheyne, “los estudiantes aprenden en todo momento, en todo lugar y de todas las personas”, por esta razón el plan de infraestructura de las universidades debe considerar a los estudiantes como protagonistas y dar respuesta a la propuesta pedagógica de la institución, teniendo en cuenta que la infraestructura contribuye en el proceso de formación de proyectos de vida de los jóvenes y en el desarrollo de sus competencias para maximizar sus talentos.

Con estos proyectos de infraestructura, la universidad reafirma su compromiso con la innovación, la revolución digital y la transformación pedagógica. Actualmente, cuenta con un modelo multicampus: en el centro histórico de la ciudad, la sede Claustro; en el tradicional barrio 7 de agosto, la sede Quinta de Mutis; en la Calle 93, el Graduate School of Business (GSB); en la Autopista Norte con Calle 200, la sede del Emprendimiento, Innovación y Creación; y en el municipio de La Vega, Cundinamarca, la Estación Experimental José Celestino Mutis. Lo anterior, junto con los escenarios de prácticas en salud, como la Red Hospitalaria Universitaria Méderi.

Estos proyectos hacen parte de su planeación y prospectiva estratégica (Ruta UR 2025), que contempla dos principios para transformar la infraestructura educativa: integrar a la institución con los espacios urbanos y estar en línea con su apuesta de renovación pedagógica. Con estos proyectos busca respetar su identidad y proyectarse hacia el futuro.

Estas son las principales obras:

  • Edificio El Tiempo, en la sede Claustro, donde se encuentran: salas de entrevista para los aspirantes a la universidad, espacios de emprendimiento, el Centro de Diálogo, zonas de bienestar y laboratorios. (2.403 metros cuadrados, inversión de 11.632 millones de pesos)
  • Compra del Edificio Jockey, en la sede Claustro, donde se encuentran espacios de bienestar y académicos de la Facultad de Jurisprudencia. (3.241 metros cuadrados, inversión de $12.222 millones de pesos)
  • Talleres para la Facultad de Creación, en la sede Claustro. La transformación de 2 edificios y la Casa Reynolds (patrimonio del centro histórico de Bogotá) en espacios de bienestar, talleres y oficinas para la Facultad de Creación. (5.186 metros cuadrados, inversión de $38.499 mil millones)
  • Torre 3, en la sede Claustro, con 16 pisos dispuestos para el desarrollo de actividades de docencia, investigación y extensión. Allí se encontrarán espacios para la internacionalización, laboratorios de última tecnología para el periodismo y la ingeniería. (6.847 metros cuadrados. Inversión de 44.505 millones de pesos).
  • Edificio de Laboratorios en la sede Quinta de Mutis, diseñado por el arquitecto Moneo Brock + De La Carrera Cavanzo, arquitecto español ganador del premio Pritzker de Arquitectura.

Esta inversión en infraestructura es un esfuerzo de la Universidad del Rosario con el objetivo de contribuir, no solo a la comunidad Rosarista, sino a la sociedad en general. La institución espera que estos espacios aporten al entorno urbanístico de la ciudad, a la investigación y que estén dispuestos al servicio del bien común.

Así mismo, extiende una invitación a empresarios, emprendedores, miembros del sector público y privado, y la ciudadanía, a hacer uso de estos espacios que buscan promover la innovación, la creatividad, la investigación y el desarrollo tanto económico como social del país.