Buscador Google

Divulgación Científica - URosario

Ciencia y Tecnología

Ciencia y Tecnología

Janus, la apuesta por un nuevo modelo de investigación

Profesores de diferentes escuelas y facultades de la Universidad del Rosario se unieron en un proyecto piloto que ha demostrado el éxito que tiene investigar con una mirada multidisciplinaria. Paz, conflicto y posconflicto es el tema.

  Fotos: Juan Ramírez / Leonardo Parra
Por: Jaime Dueñas / Ángela Constanza Jerez


Responder a varios desafíos institucionales estratégicos fue la meta que se impuso la Universidad del Rosario cuando creó el Grupo de Estudios Interdisciplinarios sobre Paz, Conflicto y Posconflicto (Janus). En año y medio de existencia, Janus ha demostrado que existen nuevas formas de organizarse para hacer investigación de alta calidad, cuyo elemento central es la conjunción de diferentes disciplinas para hacer frente a las situaciones del mundo actual. Este fue, precisamente, uno de los desafíos del Rosario cuando dio vida al grupo.

“La universidad había sido en términos de investigación una institución disciplinar con muchas dinámicas en cada disciplina, pero con muy pocas fortalezas basadas en una verdadera interdisciplinaridad. En consecuencia, se crea una unidad académica que realiza docencia, investigación y extensión, y que demuestra con evidencia que un grupo de profesores de distintas áreas del conocimiento puede trabajar en conjunto, construyendo un diálogo entre saberes que da un valor agregado”, explica Stéphanie Lavaux, vicerrectora de la universidad.


Un total de 30 profesores de todas las escuelas y facultades integran el grupo Janus, inspirado en el modelo de “incubadoras de grupos de investigación” (start-up research units) que utilizan otras instituciones en el mundo. Entre las características de este modelo están: integrar voluntades, concebir productos totalmente interdisciplinarios, contar con una organización flexible y con espacios de trabajo interdisciplinar.

“Logramos generar confianza entre los profesores, lo que propició el desarrollo de proyectos y productos conjuntos en investigación que empiezan a trascender. Comenzamos a tener nuevas cátedras en nuestros programas académicos, nuevos posgrados y líneas en doctorado interdisciplinares, así como cursos de educación no formal”, señala Lavaux.


 

                                  Foto_LeonardoParra1.jpg
 


Conocimiento al servicio del país

Otro desafío al que respondió Janus tiene relación con la situación que vive el país, pero que no se focaliza en los acuerdos de La Habana. Y es así porque Janus no hace seguimiento a lo pactado ni tampoco tiene su esencia e xclusiva en el posconflicto. “Es un grupo que de manera interdisciplinaria trabaja ejes conformados por conflictos -en plural, porque no es uno solo-, paz y posconflicto en Colombia y en otras partes del mundo. Ese es su valor agregado. No es exclusivamente estar vigilando cómo va el proceso de paz, sino aportando experiencias, acompañando a los actores públicos y privados, compartiendo el conocimiento para ponerlo al servicio del país”, explica Lavaux.

En ese sentido, el reto fue lograr que Janus respaldara la agenda nacional con las fortalezas institucionales. En otras palabras, que las investigaciones del grupo alimentaran y acompañaran los debates de país relacionados con los temas de paz, conflicto y posconflicto, que permitieran sensibilizar y formar a la ciudanía en estos asuntos. “Janus amplió el alcance de sus investigaciones con acciones en 27 de los 32 departamentos de Colombia”, anotó la vicerrectora de la institución.

Finalmente, el grupo se concentró en insertar esa agenda nacional en la agenda global, teniendo como premisa que ese diálogo siempre tendrá una lógica de análisis “glocal”, que consiste en “analizar problemáticas que son muy globales, pero que deben ser contextualizadas en lo local. Esta mirada local es la que nos permite aprender de buenas y malas prácticas que han transitado otros países”, dice Lavaux.




Ese enfoque es el que lleva a Janus a insistir en que no estudia el conflicto sino los conflictos, puesto que la realidad de otros países muestra que al despertar de un conflicto armado de varios años, las sociedades sacan a flote los conflictos que estaban escondidos.

Los investigadores de Janus tienen la posibilidad de hacer dialogar el contexto nacional con uno más global por su conocimiento del ámbito internacional. La mayoría de ellos investigaba con universidades y profesores de otros países de manera separada, pero hoy lo hacen de forma conjunta, a través de redes nacionales e internacionales.

“Las redes que traían los investigadores se han mantenido y ampliado a toda la interdisciplinaridad que ahora representamos, pero también estamos muy presentes en consorcios de universidades tanto nacionales como internacionales y en escenarios de colaboración como la Alianza de Universidades por la Paz y el Instituto Colombo Alemán para la Paz”, explica la vicerrectora.

El éxito que ha tenido el grupo —gracias al compromiso de los profesores, al respaldo de las directivas de la universidad y al tiempo que se tomó para definir los ejes— permitió mostrar que este tipo de modelo para investigar es el adecuado al mundo actual. Ahora el Rosario se prepara para replicarlo en tres temáticas: envejecimiento, cambio climático y género.
 

 

La universidad del rosario crea una unidad académica que demuestra con evidencia que un grupo de profesores de distintas áreas del conocimiento puede trabajar en conjunto, construyendo un diálogo entre saberes.