Buscador Google

Divulgación Científica - URosario

Ciencia y Tecnología

Ciencia y Tecnología

Impactar la formación a partir de una pregunta de investigación

Con la certeza de que apoyando el talento científico se fortalecen las capacidades de profesores y estudiantes, María Martínez Agüero, directora de Investigación e Innovación, explica el alcance de la investigación formativa en el Rosario.

  Fotos: Leonardo Parra/Alberto Sierra/ Dylan Carvajal
Por Mara Brugés Polo

 

Septiembre/2019

Como bola de nieve que a medida que avanza aumenta su tamaño y su impacto, así es la  investigación en la Universidad del Rosario. Hace tres años sus directivas le dieron el primer impulso al crear la Dirección de Investigación e Innovación. Hoy, los resultados se pueden comprobar y la investigación permea todo su ecosistema científico, desde estudiantes de pregrado hasta investigadores posdoctorales.
Todo comenzó con una fuerte inyección de recursos y una nueva orientación más holística en el trabajo. En 2016, la Consiliatura máximo órgano directivo de la institución aprobó 18. 000 millones de pesos colombianos, adicionales a los recursos de investigación, para la puesta en marcha de una Bolsa de Fomento que durante los siguientes cuatro años (2016-2019) financiara la presentación de propuestas de investigación ante entes financiadores, publicaciones científicas, talento científico, incentivos y fondos concursables, estos últimos apoyan el desarrollo de proyectos de investigación mediante seis categorías.

Desde entonces, la inversión en ciencia, tecnología e innovación ha presentado un incremento sostenido en la Universidad del Rosario. Solo en el año 2018 se comprometieron 45.000 millones de pesos destinados a investigación e infraestructura para desarrollarla. A la postre, esta diversificación de recursos hizo posible la reciente implementación de una nueva visión estratégica en la formación de estudiantes, objetivo per se de la institución.

“Ahora, desde la investigación, articulamos todos los actores del sistema alrededor de la formación. Con una pregunta de investigación se plantean proyectos que dejan de ser un asunto del investigador, y se vuelven más incluyentes y colectivos, donde el estudiante, ya sea de pregrado o de una escuela doctoral, puede participar y potencializar su trabajo para realizar su proyecto de grado,
asumir un rol específico dentro de la investigación, hacer su tesis y tener publicaciones científicas, entre otras alternativas”, afirma María Martínez Agüero, directora de Investigación e Innovación de la Universidad del Rosario.

La apuesta por el talento científico no es una coyuntura

Aumentar las habilidades básicas de los estudiantes rosaristas para despertar esa curiosidad por el nuevo conocimiento que impacte en su formación, no es una coyuntura ni una casualidad. Es el resultado de poner en marcha un ecosistema científico que responde al perfil de los nuevos profesionales, donde la investigación se plantea como una opción de vida, pero también como una actividad que proporciona herramientas indispensables en cualquier ejercicio profesional.

 

Martínez Agüero, quien además es bióloga y profesora de la Facultad de Ciencias Naturales y Matemáticas de la universidad, conoce muy bien los retos que se avecinan, pero, lo más importante, sabe cómo enfrentarlos. “Con todo el equipo de la Vicerrectoría, nos hemos preparado para tener a disposición de estudiantes y profesores nuevas figuras de investigación que apoyan a las unidades académicas y fortalecen programas de maestría y doctorado.

 

Melissa-Sanchez.jpg


María Martínez: “Con una pregunta de investigación se planteanproyectos que dejan de ser un asunto del investigador, y se vuelven más incluyentes y colectivos, donde el estudiante, ya sea de pregrado o de una escuela doctoral, puede participar y potencializar su trabajo”.

Así las cosas, los beneficios son mutuos. Los estudiantes tienen la posibilidad de participar en semilleros de investigación, optar por coterminales para avanzar en su formación, adquirir la certificación de su trayectoria de investigación y, en el posgrado, asumir funciones de joven investigador o asistente graduado, con apoyo financiero de la facultad o escuela.

Por su parte, los profesores no son menos afortunados. Ellos, además de vincular a sus proyectos de investigación a estudiantes de pre y posgrado, pueden contar con personal altamente calificado en investigación. Para ello, la universidad creó las figuras de postdoc y profesores adjuntos (visitantes), quienes durante estancias en la institución aportan su conocimiento y experiencia para el desarrollo de actividades de investigación que, finalmente, van a impactar tanto el pregrado y las maestrías, como las escuelas doctorales.

Para la directora de investigación, este es el camino correcto y “la apuesta por el talento científico la vamos ganando. Ahora tenemos más estudiantes vinculados a la investigación, en todas sus expresiones; más financiación para proyectos internos; más publicaciones científicas en colaboración; más doctorados con dedicación de tiempo completo, algunos becados o con salario de la universidad; y más grupos de investigación con mayor productividad”.

libelula.jpg
 

Al final, se trata de hacer que el proyecto de investigación sea interdisciplinar, impacte a toda la comunidad y se vuelva una apuesta de formación alrededor de su desarrollo. “Vamos más allá de captar recursos, lo que queremos es formar personas con habilidades básicas de investigación y  talento científico, en el caso de pregrado; y propiciar la formación en investigación, para posgrado. Todo, a partir de una pregunta de investigación”, asegura María Martínez.

libelula.jpg

libelula.jpg