Buscador Google

Vida UR

29 de septiembre 2017

La experiencia de estar en la Colegiatura

La experiencia de estar en la Colegiatura
Lina María Ascencio Riveros
Colegial Mayor

¿Alguna vez se han preguntado cómo hubiera sido su vida si no hubieran estudiado las carreras que escogieron o si, tal vez, no hubieran visto aquel documental, artículo, ensayo, historia que les cambio la manera en la que observaban el mundo? ¿Recuerdan aquella cosa que hizo que su modo de mirar a los otros ya no fuera simple o sin significado, sino que adquiriera una gama de colores diferentes, más completos, más complejos?
 
Es esto lo que cambia la colegiatura en la vida de un estudiante. No se trata de una experiencia que adquirimos y que, como en una colección de estampillas, guardamos y por eso (como cualquier otra historia) modifica relativamente nuestra vida. Es algo aún más profundo: la colegiatura da una nueva manera de mirar el mundo en el que se habita, transforma el modo de verse a sí mismos en un espacio en el que viven todos los días, en el que transcurren sus jornadas.
 
Así, lo primero que cambió en mí fue el modo de pensar mi entorno. Aprendí, como sé que lo hicieron también mis compañeros de cohorte, a detallarme en el funcionamiento de la universidad. Ella dejo de ser sólo el lugar que habitaba y con el que convivía entre la relativa pasividad y el activismo y ahora era sólo actividad, esto es, posibilidad de hacer, construir, cambiar, impactar.
 
De manera que pasamos de sujetos pasivos a sujetos activos. Concebimos la universidad y más adelante otros espacios, como lugares de empoderamiento y construcción. Y sé que si no hubiera vivido esto tal vez no lo entendería. Así como si hubiera estudiado otra carrera mi mundo estaría compuesto de otros lenguajes, no pasar por la colegiatura me habría cohibido de conquistar una nueva gama de conocimientos sobre cómo gestionar mi educación, sobre cómo pensar mi aprendizaje, pero sobre todo el de todos aquellos que pasan y pasarán por la universidad del Rosario. Entonces, lo que cambia es una cosa sencilla pero esencial: la colegiatura me enseñó a ver el mundo de otra manera, pues con ella comprendí que el mundo es un lugar por inventar.
 

Comparte en tus redes sociales

RELACIONADOS

RECIBE NOTICIAS EN TU CORREO

CONTENIDO DE INTERÉS

ÚLTIMAS NOTICIAS

David Le Breton: Antropología del cuerpo, el riesgo y la actividad física
Vida UR - 23 de julio 2019
 
En alerta voluntaria
Vida UR - 03 de septiembre 2018
 
De lo urbano a lo rural, de lo rural a lo internacional
Vida UR - 16 de abril 2018