Buscador Google

Justicia

25 de agosto 2020

Facultad de Jurisprudencia avanza en la formación ética de sus profesores y estudiantes

Facultad de Jurisprudencia avanza en la formación ética de sus profesores y estudiantes
Vanessa Cardona Pérez
Gestora de Visibilidad
Dirección de Comunicaciones y Reputación Institucional
 
Como parte de los objetivos de la Ruta 2025 de la Facultad, en el período comprendido entre 2018 y 2020, 77 profesores de nuestra Facultad se han formado en ética para así fortalecer estas competencias en el currículo y en el aula.

El curso de desarrollo profesoral “Ética transversal: La ética en el aula y la ética de la docencia”, ha sido diseñado por el Centro de Formación en Ética y Ciudadanía – Phronimos de la Universidad del Rosario. En estos cursos, los docentes de nuestra Facultad han reforzado sus conocimientos sobre la importancia de implementar en el aula y en los espacios de aprendizaje, actividades que materialicen las competencias éticas del currículo y reafirmen sus valores éticos como personas, ciudadanos y abogados. Los profesores que ya se han formado en el curso, han recibido una insignia virtual de formación en ética.
Según explica Diana Bernal, profesora de la Facultad, desde el momento en que se diseñó el pasado ajuste curricular del programa de Jurisprudencia, se pensó en la inclusión de competencias éticas en cada uno de los syllabus.

“Ahora estamos en la fase de construir estrategias que nos permitan a los docentes implementar prácticas pedagógicas para desarrollar efectivamente esas competencias reflejadas en propósitos y resultados de aprendizaje. Esto ha permitido que cada uno piense su asignatura, no solo desde los componentes disciplinares, sino desde una formación humanista”, comentó la profesora Bernal.

Por su parte, la docente María Lucía Torres añade que, desde la Facultad, se están adelantando todos los esfuerzos para lograr que cada vez más docentes se formen en los cursos de ética. Como resultado de este proceso, cada profesor debe diseñar una actividad que incluya elementos aprendidos en el curso e implementarla en el programa de su asignatura. Todo esto es respaldado y avalado por el Centro de Ética, creando, entre los profesores que se han sumado a ello, una comunidad de aprendizaje de buenas prácticas de implementación de actividades asociadas a la ética.

Una de las actividades implementadas por la profesora Torres, trata de simular una audiencia en la que el estudiante debe asumir un rol determinado, sin embargo, el desafío ético está en no perder la perspectiva integral, ya que no solo debe enfrentar la situación como abogado, también debe analizarla desde su postura como ciudadano, como persona y como parte de la sociedad.

Con esto se busca que el estudiante evidencie que el buen abogado no es solo aquel que tiene muchos conocimientos jurídicos, sino aquel que también es capaz de compaginar valores en diferentes escalas que son inherentes a su condición, es decir, debe ser consciente de que tiene unos valores como persona que no se pueden transgredir por el ejercicio de la profesión.

“Queremos que los estudiantes conozcan que, más allá de interesarnos por la transmisión de conocimiento, también tenemos una fuerte preocupación por la transmisión de valores éticos, los cuales se asocian con la integridad que hace parte de nuestro sello como Facultad”, explica.

Sello de ética
La formación de los docentes y el fortalecimiento del currículo en competencias éticas también se enmarca en una iniciativa adelantada de manera conjunta con Phronimos, que tiene como objetivo otorgar un sello de ética a las asignaturas que implementen estas actividades en sus clases.

Las actividades tendrán el acompañamiento del Centro de Ética para verificar que incluyen estrategias que propician el desarrollo de competencias éticas y así tener este sello, por ejemplo, a través de iniciativas como la “observación entre pares”, diseñada para compartir, fortalecer y mejorar entre los profesores de la comunidad de aprendizaje, las prácticas que han diseñado para sus clases. La idea es que a futuro todas las materias del currículo cuenten con esta certificación, para que la implementación de las competencias éticas sea real y palpable para los estudiantes e incida en su proceso de formación, siempre respetando la diversidad y pluralidad de nuestra comunidad académica.

Una responsabilidad social
La profesora Bernal agrega que la importancia de promover estas competencias también tiene que ver con la responsabilidad que la Universidad tiene con la sociedad, es decir, con ese deber –que es también ético– de promover sociedades más justas y éticas para contribuir al desarrollo.

Entre los escenarios dispuestos por la Facultad para este propósito, también se destacan las clínicas jurídicas, las actividades ProBono y el Consultorio Jurídico, en los que el estudiante puede aprender temas de empatía y justicia, así como sensibilizarse y concientizarse sobre su rol como persona, abogado y ciudadano.

Las docentes Torres y Bernal, quienes de manera efectiva han incluido las competencias éticas en sus respectivas asignaturas, extienden una invitación a todos los docentes, especialmente de la Facultad de Jurisprudencia, a avanzar en la formación de estos valores.

“Los ejercicios relacionados con ética aplican para todas las áreas del derecho; el estudiante debe saber que no importa la rama jurídica en la que se desempeñe, siempre hay unos principios y valores éticos mínimos que deberá proteger y defender”, concluyen.

Comparte en tus redes sociales

RELACIONADOS

RECIBE NOTICIAS EN TU CORREO

CONTENIDO DE INTERÉS

ÚLTIMAS NOTICIAS

Demanda colectiva contra Transmilenio por la venta de tarjetas Tu Llave
Justicia - 21 de septiembre 2020
 
Postula tu ponencia para participar en el workshop “Treinta años de la Constitución de 1991: ¿Un cumpleaños feliz?”
Judicial - 07 de septiembre 2020
 
Corte revisará tutela para que material electoral de los raizales sea remitido en su lengua nativa: el creole
Judicial - 26 de agosto 2020