Buscador Google

Medio Ambiente

26 de noviembre 2019

Conciencia ambiental: una de las apuestas de nuestra universidad

Conciencia ambiental: una de las apuestas de nuestra universidad
La Universidad del Rosario es sostenible y, desde 2012, se ha comprometido con la comunidad con el propósito de crear cultura ciudadana. Por más de tres años seguidos, nuestra institución ha ocupado los primeros puestos en el ranking GreenMetric, que mide la sostenibilidad de diferentes universidades en todo el mundo. El año pasado, obtuvo el tercer puesto a nivel nacional y el quinto en Latinoamérica.
 
En nuestras tres sedes se pueden encontrar desde jardines verticales, terrazas, ciclo parqueaderos y flores solares, hasta patios, balcones, jardines, sitios de compostaje y el famoso bosque de magnolios, una de las reservas más importantes de esta especie en Bogotá, ubicado en la Quinta de Mutis.
 
Adicionalmente, la universidad cuenta con seis programas de manejo ambiental, divididos por: residuos, flora y fauna, agua, aire, energía y educación para la sostenibilidad. Andrea Díaz, coordinadora de Sostenibilidad, afirma que “es una estrategia que podía parecer algo simple y puntual, pero que se transforma en todo un hito, y es eso lo que nos da coherencia con ser una institución sostenible, tal como muestran los resultados”. El cambio es evidente, pues hace algunos años, mirar por las ventanas de Casur era ver un ventanal de tonos grises. En la actualidad, se pueden apreciar los jardines y un paisaje verde que resalta, incluso cuando se camina por la Carrera Séptima.
 
Estas son algunas de las acciones de la Universidad del Rosario en cuanto a sostenibilidad:
 
1. En el Rosario se aprovechan al máximo los residuos. Por esta razón, se creó una estrategia de valorización en la que el reciclaje recolectado es vendido y el dinero recaudado es usado como fuente de ingresos para financiar la educación de estudiantes rosaristas con una beca llamada Sueño Ser Sostenible.
 
2. Respecto a la flora y fauna, la sede Claustro cuenta con 4,800 metros cuadrados de espacios verdes. Estos, se encuentran alrededor de la universidad, en lugares como la Casa Buhardilla, torres uno y dos, Casur salones piso 2, Casa UR, Cuenteros y Casa Rosarista. Asimismo, tiene un jardín vertical ubicado en el patio trasero del recién remodelado Pedro Fermín.
 
3. La universidad se ha comprometido a cuidar y proteger el Eje Ambiental, por el que transcurren las aguas del Río San Francisco originalmente llamado Vicachá. Díaz aclara que cuidar de este afluente de agua, no es solo un deber de nuestra universidad, “lo que se quiere es consolidar una red de trabajo colaborativo en torno al río” con el fin de resaltar la importancia del mismo.
 
4. Le apuesta a la movilidad sostenible, con el fin de contribuir con la mejora de la calidad del aire, fomentando el uso de bicicleta, al ofrecer un espacio óptimo para su almacenamiento en los cicloparqueaderos que cuentan con casilleros, vestidores o acceso a las duchas en el gimnasio, además de préstamo de bicicletas permanente durante un lapso de 24 horas. También, hace poco se estrenó un espacio para estacionar scooters, con su respectiva toma eléctrica, ya que el uso de estos vehículos ha aumentado en los últimos años.
 
En 2012, cuando se empezó a implementar la idea, en el Claustro el espacio era solo para 50 bicicletas y hoy, luego de una continua remodelación, hay lugar para 288 bicicletas. En total, teniendo en cuenta los espacios de Quinta de Mutis, sede del Emprendimiento y la Innovación y el Hospital Universitario Mayor Méderi, hay 591 espacios para estacionamiento de bicicletas.

5. Se han implementado mecanismos para el ahorro y uso amigable de energía. Ejemplo de lo anterior, son las flores con paneles solares que, de acuerdo con Andrea Díaz, tienen como propósito “implementar fuentes energía en las que se aproveche la luz natural” que sirven para cargar hasta 10 dispositivos móviles. Además, se cuenta con reflectores solares en las canchas deportivas de la Quinta de Mutis y postes de iluminación solar en los parqueaderos en la Sede del Emprendimiento e Innovación.

Adicionalmente, se piensa en una construcción con parámetros de diseño sostenible, de forma que se pueda evitar el uso de aire acondicionado debido al aprovechamiento de ventilación natural, y aprovechar la luz solar para ahorro de energía.

6. Por medio de la educación para la sostenibilidad, los estudiantes tienen la oportunidad de aprender acerca del medio ambiente: cómo cuidarlo y cómo vivir en él, fomentando el respeto y el compromiso con la vida. Con esta iniciativa se “busca que la comunidad rosarista comprenda el concepto de sostenibilidad”, manifiesta Díaz.
 
En síntesis, en la Universidad del Rosario entendemos que el desarrollo de nuestras actividades debe ser ecológicamente sano, socialmente justo y económicamente viable, y lo continuará siendo para las presentes y futuras generaciones. Por ello, se han planteado los programas de manejo ambiental, cuyas estrategias apuntan a la prevención, mitigación, corrección, control o compensación de los impactos generados, abarcando no solo variables ambientales, sino también sociales y económicas.

Comparte en tus redes sociales

RELACIONADOS

RECIBE NOTICIAS EN TU CORREO

CONTENIDO DE INTERÉS

ÚLTIMAS NOTICIAS

URosario se ubica en el segundo lugar en el país en materia de sostenibilidad: Ranking GreenMetric
Medio Ambiente - 06 de diciembre 2019
 
Conciencia ambiental: una de las apuestas de nuestra universidad
Medio Ambiente - 26 de noviembre 2019
 
URosario ocupa el puesto #3 en el ranking de sostenibilidad: GreenMetric
Medio Ambiente - 08 de noviembre 2019