Buscador Google

Negocios

01 de junio 2021

Mi experiencia en Toulouse Business School, Francia

Mi experiencia en Toulouse Business School, Francia
Toulouse Business School, fue la Universidad que me acogió durante meses de aprendizaje y relaciones sociales increíbles. Este lugar se convirtió en un nuevo comienzo para mí. Gracias a esta experiencia pude cambiar y crecer en diferentes aspectos de mi vida.

En enero de 2020 viajaba de Bogotá a Toulouse, Francia, con escala en la ciudad de Madrid, España. Después de más de diez horas de vuelo, llegué a un Airbnb® donde conocí mi primer amigo en una ciudad desconocida. David, era el dueño del Airbnb ® y se convirtió en mi guía y familia durante los primeros días, los cuales fueron largos y confusos, pues, debía adaptarme rápidamente a una nueva realidad y a una cultura diferente.

Mientras me alojaba con David y buscaba oportunidades para mudarme a un lugar más asequible en el centro de Toulouse, una ciudad bellísima, que combina lo mejor de un rio emblemático con la arquitectura clásica europea; me reuní con un grupo de personas en una integración que había planeado la universidad TBS, en plaza Saint-Pierre, allí conocí a varios de los que pronto serian mis mejores amigos en la ciudad, entre ellos Janeth, una chica mexicana con una actitud de felicidad indescriptible y con quien comenzaría clases el lunes siguiente.

La experiencia había comenzado, llegaba por primera vez a Toulouse Business School, una universidad reconocida por los franceses como un privilegio educativo, donde van los mejores a aprender de los mejores, y bien, después de unos meses lo comprobé. El primer lunes de clases en TBS, me dejó impactado, no solo por su renovado edificio a las afueras de la ciudad, donde, por cierto, me perdí al buscar mi salón de clases, sino por el aire de profesionalismo y clases altamente prácticas que se desarrollaron a lo largo del semestre.

Las clases en TBS, eran sumamente participativas, me atrevería a clasificarlas como competitivas, pues todos apuntaban a lo más alto, a ser los mejores, a formar parte de la elite del conocimiento; actitud motivadora de la que me contagie a fondo con el pasar de los días e interioricé cuando me reuní a trabajar con Julien, Pierre, Kevin y Baptiste, en el proyecto de semestre. Proyecto donde diseñamos una idea y modelo de negocio que partía del hacer nuevos amigos, algo como un Tinder® de amigos. Del proyecto me lleve mucho conocimiento, buenos amigos y la mejor enseñanza de todas, algo intrínseco, el “apuntar alto para obtener altos resultados, ser lo mejor que podamos”.

Tras meses de momentos icónicos, clases prácticas, buenas fiestas, nuevos amigos, pequeños viajes, compras, lugares y risas que nunca faltaron, era hora de volver, pues un desconocido virus, COVID-19 se presentaba como el terror del momento y nos pedía regresar a casa. Pero no podíamos devolvernos sin antes conocer Portugal, un país fronterizo con Francia, en el que con mis amigos Alex y Daniel, gozamos de las bellas vistas y monumentos que Lisboa, Sintra y Oporto tenían para nosotros.

El ajetreo terminó con una salida inesperada de Europa a Colombia, llegarían los días de la gran cuarentena, y de extrañar lo que era vivir en Toulouse, Francia, una forma de vivir que repetiría sin lugar a dudas, una y mil veces. Y aunque resumir 3 meses en una página es bastante difícil, lo que no fue difícil fue darme cuenta de que el mejor recuerdo son las personas que hicieron parte de esta travesía.

Por: Daniel Felipe Castro Castillo

Comparte en tus redes sociales

RELACIONADOS

RECIBE NOTICIAS EN TU CORREO

CONTENIDO DE INTERÉS

ÚLTIMAS NOTICIAS

“Si vas a ser un líder remoto, la primera persona que debe hacer trabajo remoto eres tú”, Alex Torrenegra
Negocios - 13 de julio 2021
 
Rosaristas se destacan en el mundo del emprendimiento
Negocios - 09 de julio 2021
 
Tecnología al servicio de la sociedad, así se vivió una nueva edición de ‘Soy Emprendedor’
Vida UR - 25 de junio 2021