Buscador Google

Empresa

16 de marzo 2018

Nace todo de una pasión

Nace todo de una pasión
Daniela Prieto
Estudiante de Administración de Negocios Internacionales


Mónica Acosta  es una empresaria egresada de la Universidad del Rosario, tiene doble pregrado en el programa de Administración de Negocios Internacionales y en Administración en Logística y producción. Ella junto a Cristian Figueredo, quien tiene una especialización en marketing, desarrollaron dos grandes emprendimientos en Colombia con el fin de mejorar a la comunidad e impulsar el potencial nacional.

Vitrina Guayca es una tienda multimarca, en la cual se exhiben productos innovadores colombianos con valor agregado con el objetivo de apoyar el crecimiento de la comunidad. Cada marca tiene la libertad de tener su propio espacio para darle entidad a su negocio. Por otro lado, ellos ofrecen asesorías en ventas y marketing para enriquecer y fortalecer las marcas. Mediante el networking, ellos ofrecen el lugar y el pago de servicios a cada marca. El objetivo es que el cliente reaprenda a comprar y valore el talento que hay en nuestro país.

Este es un modelo atípico de negocio que no existía en Colombia, por eso, ellos se dieron cuenta que tenía una buena salida dentro del mercado, basándose en el modelo de innovación del retail y los pop ups stores. Esto permite que las marcas accedan a otros mercados de manera más fácil, validen productos y mercados, salgan de stock de temporada, entre otros beneficios, obteniendo ventas a gran escala.

La idea de negocio comenzó con una tienda piloto y ahora han alcanzado grandes ventas en el año 2017 de hasta 140 millones, puesto que cada 10 de los clientes que entran compran en la tienda, esto es una buena cifra para las marcas. Ellos al tener una economía colaborativa tienen dos clientes, las marcas y los clientes finales.

Por otro lado, DeLocal es una plataforma inmobiliaria atípica, porque busca espacios comerciales para crear Pop-Up stores, ya sea por días, semanas o hasta 10 meses. Esto permite que las empresas no sólo tengan la experiencia, sino también validen sus bienes o servicios en el mercado y optimicen sus recursos. La idea de negocio nació hace dos años cuando Mónica representaba una empresa española y manejaba una plataforma tipo Airbnb en otro sector y junto a su socio que trabajaba en Dell con su gusto por la tecnología, empezaron a consolidar esta idea haciéndola realidad.

Ellos se basaron en algo ya existente en Estados Unidos e Inglaterra, por eso investigaron en el mercado, cómo funcionaba en dichos países, para después traerlo a Colombia. Empezar siempre es complicado, ya que con esta empresa han tenido un crecimiento lento pero seguro con ventas de $2.000.000. Este crecimiento se ha dado principalmente por temas de tiempo, mientras el otro emprendimiento se estabiliza.

En el último año ha cogido fuerza esta plataforma, tanto así que una consultora financiera creyó en el proyecto, acordando un seguimiento por cuatro años y el 10% de las utilidades. Esto fue un gran logro de la empresa, porque les permitió obtener un buen equipo de trabajo, credibilidad y la parte financiera se convirtió en la columna vertebral de la empresa.

Mónica Acosta trabajó en multinacionales reconocidas durante cinco años, pero decidió renunciar. En un inicio ese era su sueño, pero en realidad ella buscaba algo más grande y se arriesgó a dar una vuelta de 180 grados. Obteniendo la competencia de ‘Sentir para vivir’, comprendiendo al mundo a través de los sentidos y poder emprender. Ella expresa y dice que el emprendimiento se vive con pasión y tiene muy claro el Arte de Emprender con el apoyo del Centro de Emprendimiento. Así lo comunicó Mónica en la entrevista:

“El Centro de Emprendimiento de la Universidad del Rosario ha contribuido en mi proceso, prácticamente me cambió la vida. Cuando trabajé no tenía ni idea de las herramientas necesarias ni cómo crear grandes emprendimientos. Así que solicité apoyo, después de asistir a un seminario de innovación hecho por la misma Universidad sobre herramientas de creación de empresa en el 2015, en la cual pude ingresar por ser egresada. Esto me cambió la percepción, me dio un camino y me mostró instrumentos para darle forma a una idea”.

Para emprender debemos adquirir ciertas competencias para ser personas integrales, por eso Mónica considera que debemos obtener un complemento de varias: principalmente ser resilientes, esto permite poder seguir adelante y levantarse; ser seguros de sí mismos, esto nos da la posibilidad de tener una visión clara y ejecutar nuestras ideas por más locas que sean con seguridad; y por último, tener un enfoque claro de a dónde queremos llegar y qué queremos hacer.

“Fail fast, Fail often” es una frase que le ha marcado a Mónica y por eso, quiere transmitirle lo mismo a toda la comunidad Rosarista. El cometer errores a nivel sociocultural no está bien visto, la única manera de aprender es cometiéndolos, nada se gana de ser perfecto. Por eso para el emprendimiento un “no” es una oportunidad, es otro camino que se abre para seguir adelante.

 

Comparte en tus redes sociales

RELACIONADOS

RECIBE NOTICIAS EN TU CORREO

Escribe un comentario

Al publicar un comentario por favor recuerda ser preciso, conciso y hacer buen uso de las palabras sin ofensas.

    Sé el primero en comentar

    Escriba su mensaje



     Security code

CONTENIDO DE INTERÉS

ÚLTIMAS NOTICIAS

Estudiantes rosaristas aportan al mundo empresarial
Negocios - 20 de mayo 2019
 
URosario premió los mejores empresarios colombianos
Empresa - 17 de agosto 2018
 
¿Quiénes ganarán el Premio Empresario Colombiano del Año 2018?
Negocios - 30 de julio 2018