Buscador Google

Vida UR

03 de diciembre 2020

Dos historias de los pintores Figueroa, en el siglo XIX

Dos historias de los pintores Figueroa, en el siglo XIX
Por: Museo de la Universidad del Rosario

Entre las funciones del museo universitario, está la documentación de sus colecciones. Por ello, les compartimos dos historias sobre algunas obras y dos pintores colombianos:

Pedro José Figueroa declara ante la justicia.

En 1817, por solicitud del rector Domingo de Burgos, el pintor Pedro José Figueroa (1778-1836) debió presentarse ante la justicia, con el fin de aclarar el asunto de la beca que luce la copia de Cristóbal de Araque, que Figueroa hizo para el Colegio de San Bartolomé. El documento, además de lo anecdótico, tiene el valor de darnos dos datos ciertos sobre el artista: que copió el retrato de Araque y que tenía 39 años en 1817, lo cual ayuda a precisar su biografía. Esto además pone en evidencia el uso de la pinacoteca del Rosario entre los pintores como recurso artístico. A inicios del siglo XIX, cuando no había sido inventada la fotografía, la difusión de las imágenes no era posible como lo es hoy. Así que lo pintores debían acercarse a los lugares con colecciones o a los talleres de otros maestros para conocer otras pinturas. Al misto tiempo, en la era prefotográfica el género del retrato en la pintura cumplía una importante función documental, así como un valor de memoria y prestigio. Además, los retratos nos hablan también de quién comisionó el retrato. En el siglo XIX, para la colección del Rosario el contar con un retrato al natural, es decir, realizado en vida del personaje, resultaba tener un reconocimiento mayor al de la copia pictórica. Esta historia nos la cuenta Ingrid Frederick, museóloga [audio aquí].

José Celestino Figueroa cobra dos retratos.

¿Cuánto valía un retrato en 1840? José Celestino Figueroa pasa una cuenta de cobro por un retrato de Ignacio de Herrera, más el valor de una copia de José María del Castillo y Rada. El documento nos muestra algo de la realidad de un artista, a mediados del siglo XIX. Esta historia nos la cuenta Margarita Guzmán, directora del Museo de la Universidad del Rosario [audio aquí].

Estas dos historias vinculan dos generaciones de una familia de artistas: José Celestino fue hijo de Pedro José. Además, gracias a ambos documentos se pueden confirmar la autoría de algunas de las obras de la colección y se confirma que tenían una activa relación con el Rosario.
 

Comparte en tus redes sociales

RELACIONADOS

RECIBE NOTICIAS EN TU CORREO

CONTENIDO DE INTERÉS

ÚLTIMAS NOTICIAS

Convocatoria de profesor para la Decanatura del Medio Universitario
Vida UR - 03 de marzo 2021
 
Regresan los #TicTankTalks, un espacio para el conocimiento
Vida UR - 01 de marzo 2021
 
YoUR Land, una experiencia digital donde las pasiones transforman el mundo
Vida UR - 26 de febrero 2021