Buscador Google

Salud

17 de mayo 2022

El suicidio médicamente asistido: qué es y sus implicaciones

El suicidio médicamente asistido: qué es y sus implicaciones
La Dra. Ana Isabel Gómez, médico pediatra y especialista en gerencia en salud pública y derecho médico sanitario de la Universidad del Rosario, habla con Nova et Vetera sobre el suicidio médicamente asistido. La Dra. Gómez es magíster en bioética de la Universidad El Bosque, doctora en Ciencias Jurídicas de la Pontificia Universidad Javeriana y actualmente se desempeña como profesor titular, vicedecana académica de la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud y codirectora de la Especialización de Derecho Médico Sanitario de la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad del Rosario. Asimismo, es presidente de la junta directiva de Derecho a Morir Dignamente.
 
¿Qué es el suicidio médicamente asistido?
“El suicidio medicamente asistido debe ser analizado desde la perspectiva del derecho a morir dignamente”, menciona la Dra. Gómez. Colombia cuenta con una definición jurídica que aporta la Resolución 229 de 2020, que es la Carta de Derechos de los Pacientes, en donde señalan que el Derecho a Morir Dignamente son todas las facultades que tiene una persona al final de la vida para tomar decisiones sobre su vida, su salud y su integridad, que incluye no solo la eutanasia sino también los cuidados paliativos.

Para la Dra. Gómez, “el Derecho a Morir Dignamente implica poder decidir al final de la vida en dónde quiero morir, quién quiero que me represente y si quiero o no quiero cuidados paliativos. Dentro de estos: la adecuación del esfuerzo terapéutico, la sedación paliativa, la sedación terminal, si quiero hacer un documento de voluntad anticipada y, en los casos previstos por la regulación colombiana, si quiero o no quiero la eutanasia”.
 
Legalización
El suicidio médicamente asistido, que era un delito descrito en el Código Penal, no estaba despenalizado en Colombia. “De ahí que esa definición de Derecho a Morir Dignamente (DMD) que tenemos en la Carta de Derechos, no lo incluyera como una de las facultades que tienen las personas al final de la vida”, dice Gómez. Sin embargo, la semana pasada, en una decisión histórica, la Corte Constitucional despenalizó el suicidio médicamente asistido en unas circunstancias específicas, aceptándolo como uno de los procedimientos para morir dignamente en Colombia.
 
Diferencia entre eutanasia, suicidio, suicidio asistido y suicidio médicamente asistido
En la Resolución 229 del 2020 se da unaa definición de eutanasia: “Se entiende esta como el procedimiento médico en el cual se induce activamente la muerte de forma anticipada a una persona con una enfermedad terminal que le genera sufrimiento tras la solicitud voluntaria informada e inequívoca de la persona. La manifestación de la voluntad puede estar expresada en un documento de voluntad anticipada”.

Posteriormente habría un pronunciamiento de la Corte Constitucional en la Sentencia 233 de 2021 en donde indica que se amplía la definición no solo para enfermos en fase terminal sino también a aquellas personas que tienen lesión corporal o enfermedad grave que le produce intenso sufrimiento y dolor.

“En la regulación colombiana no tenemos definiciones de suicidio, suicidio asistido o suicidio médicamente asistido”, menciona la Dra. Gómez, por lo que recurre a la literatura para definir estos conceptos. “El suicidio se entiende como cuando una persona se quita la vida; el suicidio asistido se entiende como cuando una persona ofrece el conocimiento o los medios para que una persona se quite la vida; y el suicidio médicamente asistido es cuando es un médico el que brinda el conocimiento o los medios para que una persona se quite la vida”, dice.

En ese orden de ideas, “la diferencia entre eutanasia y suicidio médicamente asistido – la temática a la que se ha referido la Corte Constitucional – es precisamente que en la eutanasia el sujeto activo es un médico que aplica un medicamento y anticipa la muerte del paciente. En el caso del suicidio médicamente asistido, el médico provee el conocimiento o los medios para que una persona se quite la vida”, afirma.
 
Derecho a Morir Dignamente
De acuerdo con la Dra. Gómez, Colombia ha sido líder en la temática del Derecho a Morir Dignamente, y ha tenido una evolución histórica desde la sentencia del magistrado Carlos Gaviria en 1997. Sin embargo, hay que entender que el Derecho a Morir Dignamente es un az de facultades que incluye los cuidados paliativos, la adecuación del esfuerzo terapéutico, el rechazo terapéutico, la eutanasia y, a partir de la sentencia de la corte, incluirá también el suicidio médicamente asistido.



Para Gómez, “debe haber un desarrollo equilibrado de todas las facultades”, es decir, tener en cuenta las distintas maneras de proteger el Derecho a Morir Dignamente. Asimismo, menciona que el desarrollo regulatorio frente al tema toma tiempo, por lo que es necesario que, si se va a abordar la temática del suicidio médicamente asistido, exista una regulación y un proceso separado del de eutanasia debido a que incluso se utilizan medicamentos diferentes. Además, menciona la necesidad de que se cuente con protocolos que incluyan el abordaje de lo que significa una lesión corporal y una enfermedad grave.
 
Conoce el testimonio completo de la Dra. Ana Isabel Gómez, aquí:
 

Comparte en tus redes sociales

RELACIONADOS

RECIBE NOTICIAS EN TU CORREO

CONTENIDO DE INTERÉS

ÚLTIMAS NOTICIAS

Investigador doctoral de la Johns Hopkins University inició su estancia en la Escuela de Ciencias Humanas
Vida UR - 24 de junio 2022
 
Ciudadanos globales en el mes de la diversidad
Vida UR - 24 de junio 2022
 
Evento de lanzamiento programa UNILEAD 2022
Vida UR - 24 de junio 2022