Buscador Google

Vida UR

20 de noviembre 2019

¿Qué significa en la cotidianidad vivir en modo Mindfulness?

¿Qué significa en la cotidianidad vivir en modo Mindfulness?
“Cuando nos hacemos conscientes de algo, cambia nuestra perspectiva de las cosas, del mundo y de nosotros mismos”.
Vicente Simón
 
 
Los seres humanos, especialmente aquellos que residen en ambientes urbanos en el siglo XXI, se ocupan de diversos tipos de actividades y asumen también diversos tipos de roles. La vida en las ciudades se caracteriza por ser acelerada, muchas personas apenas acaban de salir de un compromiso en el presente cuando ya deben enfocarse en el siguiente; nuestra mente pasa mucho tiempo imaginando el futuro o rumiando en el pasado y por ello no nos damos cuenta de nuestra existencia en el aquí y en el ahora.
 
Es posible que las situaciones que experimentamos en ese diario vivir las interpretemos de manera negativa, lo cual puede generar inestabilidad para nuestro propio bienestar, provocando sufrimiento y limitando nuestra mente para encontrar alternativas que nos permitan afrontarlas.  Por ello, en ocasiones la distracción evita que nos concentremos en el momento presente para entender que los problemas son transitorios y tienen solución.
 
Para estar enfocados en el presente y poder desarrollar habilidades para equilibrar o autorregular la atención, las emociones, las motivaciones, así como, los pensamientos y las interpretaciones de la realidad, encontramos la práctica del mindfulness. Al respecto, Segovia (2017) relata que tiene sus raíces en la meditación budista transmitida por Siddhartha Gautama Sakyamuni (Buda) desde hace más de 2.500 años, quien al ver la manera en cómo la enfermedad, la vejez y la muerte afectaba a los seres humanos, descubrió las causas del sufrimiento y su remedio. Lo anterior se explica mejor a través de las cuatro nobles verdades descritas por Soléris, 1995; Walpola Rahula, 1996 (citados por Segovia 2017):
 
1.) En la vida hay sufrimiento debido a que no salen las cosas cómo esperamos o deseamos que pasen, también por el miedo que sentimos al pensar que sucesos negativos lleguen a nuestra vida y a perder lo que nos agrada.
2) El sufrimiento tiene un origen y son los deseos, los apegos e ignorar la realidad, lo que lo ocasionan.
3) El sufrimiento puede cesar, cuando hay observación atenta a uno mismo y se tiene conciencia de lo que gira a nuestro alrededor.
4) Hay un camino que conduce a la cesación del sufrimiento. Según el budismo, se refiere al Óctuple Sendero constituido por la ética, la sabiduría y la meditación.  En la ética se encuentra la recta palabra refiriéndose a no decir mentiras, difamar, insultar, entre otros;  la sabiduría está compuesta por la forma en la que es comprendida la realidad y la forma correcta de pensar y querer, en otras palabras, el recto entendimiento; finalmente la meditación,  implica el recto esfuerzo, la recta concentración y atención.
 
En este sentido, desde el budismo, la práctica basada en la meditación tiene dos momentos importantes: El primero, evocar la serenidad para logar la calma y conciliar la mente y el segundo, desarrollar la sabiduría en torno a la comprensión total de la realidad.
 
Tomando en cuenta el origen oriental (budista) ya descrito sobre el mindfulness, actualmente podemos decir que  éste se basa en la atención plena, no dividida y pura en el momento presente.
 
Para evidenciar ésta práctica de vivir en estado de consciencia plena y poder encontrar la serenidad y calma necesarias para nuestra cotidianidad, proponemos una serie de herramientas que facilitarán este proceso:
 
  • Atención a los cinco sentidos: atrévete a observar, escuchar, oler, palpar y saborear, describiendo la sensación sin hacer juicios de valor, por ejemplo: cuando estés consumiendo algún alimento, tómate tu tiempo para encontrar su sabor, su textura y sensación al paladar.
  • No te identifiques con pensamientos negativos, porque terminará sucediendo lo que estás pensando, por ejemplo: tengo parcial mañana y de seguro lo voy a perder; ¿Qué terminará sucediendo?
  • Autorregula tus emociones, identifícalas y acéptalas (estoy sintiendo, ira, tristeza, alegría, entre otras), sé consciente en qué parte del cuerpo la sientes, así como los pensamientos que te produce la emoción. Vívela en tu presente, pues la emoción es transitoria y déjala fluir.
  • Ten momentos en el día de encuentros contigo mismo, esto significa de reflexión e introspección, en donde te preguntes acerca de tu vida y de tus emociones (funcionalidad, utilidad).  Así mismo, realiza ejercicios de respiración consciente, pausada y profunda. Es un buen inicio para la práctica de la meditación.
 
 
Referencia
 
Segovia, S., (2017). Mindfulness: Un camino de desarrollo personal. Programa de desarrollo personal. Mindfulness Based Mental Balance (MBMB). Bilbao, España: Editorial Desclée de Brouwer.

Comparte en tus redes sociales

RELACIONADOS

RECIBE NOTICIAS EN TU CORREO

CONTENIDO DE INTERÉS

ÚLTIMAS NOTICIAS

El arte en los bienes del Dr. Masústegui
Vida UR - 17 de enero 2020
 
Audiciones UR: ¡Sé parte de nuestros grupos culturales!
Vida UR - 17 de enero 2020
 
Grupos Cancelados Pregrado 2020-1S
Vida UR - 16 de enero 2020