Buscador Google

Vida UR

11 de junio 2019

URosario se integra con el país

URosario se integra con el país

Desde sus roles como docente, decano, y ahora como rector, Alejandro Cheyne siempre ha estado muy interesado por entender cómo las diferentes regiones del país se integran y logran en su conjunto un desarrollo para el país, y por esto ha visto la necesidad de articular la actividad académica rosarista con todas las regiones del país.

En los últimos 20 años, la Universidad del Rosario ha logrado tener presencia en 10 ciudades del país desplegando programas en convenio en extensión con diferentes aliados (académicos e institucionales), principalmente con la Facultad de Jurisprudencia, la Facultad de Economía y la Escuela de Administración, y a través de actividades de consultoría e investigación.

Pero para Cheyne esto no era suficiente; desde la visión rosarista, requeríamos estar presentes en las discusiones de los grandes temas del país desde su epicentro. Fue con este propósito, que creó la Dirección de Regionalización, con lo que se lograría una articulación precisa de los esfuerzos institucionales por llegar a todos los rincones de Colombia.

“Nos planteamos un nuevo reto: cómo desplegar las actividades de la universidad de manera integral y conjunta en las regiones, logrando una relación de doble vía que entendiera el aporte de la Universidad del Rosario en el desarrollo de las regiones, siendo consciente de la contribución que, a su vez, las regiones pueden generar para el progreso de la universidad como institución. Comprender esta relación de doble vía, dio inicio al proyecto de regionalización de la universidad”, explica Andrés Mariño, director de Regionalización.

Hasta el momento se han presentado ofertas educativas en dos sentidos. El primero de ellos es la oferta de 31 programas de posgrado en 10 ciudades de Colombia; el segundo es de educación no formal, que ha llegado a diferentes regiones a través de aliados gremiales. Sin embargo, una de las principales metas que se han planteado es la consolidación de proyectos de investigación, que permitan generar impactos a través de trabajos específicos que apoyen el crecimiento de la región.

Para Mariño, las oportunidades de crear nuevas relaciones académicas y de investigación permitirá mejorar el relacionamiento con actores reales en las regiones: “Creemos que abrir más puertas en las regiones es la manera de podernos articular con actores locales para generar impactos en la región, y también poder obtener aprendizajes de parte de esos aliados y esas regiones”.

Panorama colaborativo con las regiones

Partiendo de la experiencia previa y de una visión de la Consiliatura desde una perspectiva estratégica de la universidad, la Dirección de Regionalización planteó los siguientes ejes estratégicos:

Fortalecer la oferta académica de educación formal y no formal
Consolidar y ampliar la oferta académica en regiones es una parte fundamental de la estrategia de la dirección. “No solamente nos vamos a limitar a llevar nuestro portafolio actual, sino que también vamos a trabajar con las regiones con base en sus necesidades para el desarrollo de programas que sean muy pertinentes para ellos. La idea es poder desarrollar una oferta que sea adecuada con las necesidades de las regiones. Esto se trata de un trabajo conjunto para que generemos impacto mancomunadamente; no son solo nuestros aliados, son nuestros pares”, señala Mariño.

Consolidación de alianzas estratégicas
Así, el director de Regionalización afirma que “debemos trabajar por el fortalecimiento de aliados estratégicos, es decir generar aliados que nos permitan desplegar actividades alrededor de los objetivos misionales de la universidad: docencia, investigación y extensión. Lo importante es tener las condiciones de garantizar un trabajo conjunto para generar dinámicas de trabajo que permitan el crecimiento de la Universidad y los actores en las regiones”.

Lo anterior será indispensable para permitir un acercamiento con todos los actores de la sociedad en la región: sector público, privado, educativo, y con los diferentes gremios que generan impacto en la región. “Nuestro ideal es poder generar una dinámica alrededor de la triple hélice, esa configuración universidad-empresa-sector público, que permita un despliegue integral de actores y actividades en las regiones, y en el que nosotros somos un actor más. No queremos convertirnos en el centro, para nosotros el foco de atención siempre van a ser las regiones”, sentencia Andrés Mariño. Otros aliados relevantes serán los organismos multilaterales que están interesados en generar cambios en las regiones, como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) o el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), con los que se podrán desarrollar actividades académicas, de investigación y de extensión en las regiones y los territorios, y así poder vincular a la población muy activamente.

De esta forma, el director explica que el trabajo en alianza es fundamental para poder generar sinergias que funden de verdad un impacto para la región y que se le otorgue un lugar mucho más protagónico a la población.

Llevar la experiencia de la Universidad a las regiones
Un gran reto que enfrenta la Dirección de Regionalización es poder garantizar que la comunidad rosarista que no asiste a las sedes institucionales en Bogotá, vivan la experiencia y sientan la identidad propia de la Universidad del Rosario. “Esto va a requerir un esfuerzo muy fuerte porque es la generación de una cultura institucional por fuera de los límites de la institución. Por ser una universidad de y para los estudiantes, ellos serán los primeros llamados a poder garantizar ese despliegue de la experiencia de la Universidad del Rosario. Tenemos planeado traer a todos nuestros estudiantes de posgrados en regiones a Bogotá durante una jornada en noviembre, para que ellos puedan vivir toda la experiencia de la universidad, pero también para que ellos puedan traer esa experiencia de las regiones aquí y generar relacionamiento entre ellos. Queremos generar comunidad e identidad, en la medida en que podamos integrar a todos nuestros miembros rosaristas (estudiantes, profesores y demás) en una sola comunidad”, declara.

Por otra parte, el director afirma que estamos trabajando con el Centro de Recursos para el Aprendizaje e Investigación (CRAI) para llegar a las regiones, a través de los recursos virtuales y por medio del concepto físico del mismo. Por ello se está trabajando con aliados estratégicos, para garantizar que los estudiantes en regiones tengan la certeza de vivir la experiencia de la Universidad del Rosario, independientemente del lugar en el que se encuentren.

“Este compromiso de parte y parte constituirá una relación de largo plazo que es lo que queremos construir con los aliados estratégicos. Por ejemplo, es muy importante garantizar el bienestar de nuestra comunidad en las regiones, y para esto queremos que nuestros profesionales del medio universitario hagan presencia en estos espacios; también estamos generando convenios con cajas de compensación para que podamos tejer una red de servicios que nos pueda permitir garantizar que todos tengan acceso a estos servicios”, menciona Andrés Mariño.

Desarrollar actividades misionales en las regiones
Desde la docencia se plantean estrategias para integrar la regionalización en los estudiantes. “Este proyecto abarca más que llevar programas a las regiones, sino que también nuestros estudiantes puedan vivir la experiencia de las regiones. No queremos más profesionales que piensen en los problemas del país desde Bogotá. Queremos llevarlos a las regiones y para eso estamos estructurando misiones académicas que los acerquen a las problemáticas de las regiones, así como actividades curriculares y extracurriculares que pongan la situación de las regiones en el centro del interés de la comunidad rosarista”, señala.

Adicionalmente, a mediano plazo, se tiene contemplado integrar una noción de regiones dentro de todo el desarrollo curricular y de la malla académica de los estudiantes.

Articulación con las regiones

El principal cambio que se quiere lograr es transformar el trabajo en las regiones para que sea mancomunado e integrado, tanto al interior de la universidad como con los aliados. En esta medida, articular los esfuerzos de las diferentes unidades académicas a nivel institucional con las necesidades de las regiones, generará una acción fortalecida que permita un mayor impacto y un mejor relacionamiento.

“Trabajando en conjunto vamos a obtener mejores resultados. En este momento estamos trabajando en un proyecto con Colombia Líder para coordinar todo el proceso de premiación de los mejores alcaldes y gobernadores. A partir de este año tenemos un rol más activo que nos permite integrar profesores de la Escuela de Administración, la Facultad de Ciencia Política, Gobierno y Relaciones Internacionales, y de la Facultad de Economía, quienes están construyendo los indicadores que van a permitir el desarrollo de la premiación con un aliado muy importante. Esto da cuenta de una convergencia de diferentes áreas del conocimiento, que nos puede llevar a potenciar todas las alianzas estratégicas que ya tenemos desarrolladas. Esta dirección no debe limitarse a acercar a la Universidad a las regiones, sino a potenciar el trabajo conjunto entre las diferentes áreas de la Universidad”, concluye.

Comparte en tus redes sociales

RELACIONADOS

RECIBE NOTICIAS EN TU CORREO

CONTENIDO DE INTERÉS

ÚLTIMAS NOTICIAS

Concluyen talleres de autoevaluación en la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad del Rosario
Vida UR - 16 de septiembre 2019
 
Mutis restaurado: la conservación del patrimonio de la Universidad
Vida UR - 16 de septiembre 2019
 
Participación en en el curso internacional sobre regulación de servicios públicos en Turin por parte de la Escuela de Administración
Vida UR - 16 de septiembre 2019