Buscador Google

Sociedad

27 de marzo 2019

365 años de aportes al conocimiento

365 años de aportes al conocimiento
La génesis del Rosario se dio bajo circunstancias especiales. Durante su fundación, la educación estaba regida por la iglesia y en sus primeros 150 años las cátedras de Filosofía y Teología se enfocaron en el pensamiento escolástico hasta la llegada de la Ilustración, que trajo la renovación del pensamiento, haciendo eco en la Nueva Granada y en el Rosario, donde se escuchan voces de protesta respecto a la doctrina impuesta a la educación. Esto permite la creación de la cátedra de Jurisprudencia, vinculando abogados de la Real Audiencia con nuevos conceptos fuera del Derecho Romano y Canónico que se impartía hasta el momento, y se cambia por conceptos adaptados a la Nueva Granada. Dicho suceso marca una pauta en el desarrollo de las ideas y de la justicia que rigen hasta hoy el país.

“A finales del siglo XVIII y comienzos del siglo XIX, Jurisprudencia fue la escuela del liberalismo y de la aclimatación local de las ideas y formas de pensar derivadas del Iluminismo y del Utilitarismo, sirviendo como vivero de la clase reformadora que enfrentó el desafío del lento reemplazo del sistema colonial español por el nuevo sistema organizativo de la sociedad y de las instituciones independientes. Jurisprudencia sirvió durante la primera etapa republicana, como modelo de transformación de los saberes jurídicos y, luego, como primera escuela de formación jurídica neogranadina en la que se aplicó el Plan de Estudios de 1826 con sus novedades curriculares en la enseñanza del derecho, que incluían la economía política, la ciencia de la administración, la legislación civil y penal, que marcarían el rumbo de la formación jurídica durante el resto del siglo XIX y gran parte del XX”, afirma Julio Gaitán, profesor de Jurisprudencia.

Por su parte, Medicina en el Rosario estuvo contemplada desde su fundación, pero abrió hasta 1753 por el profesor José V. Román, quien después se traslada a Popayán y se cierra hasta 1802; año en el que por iniciativa de José Celestino Mutis y con la llegada de la Ilustración, se le da un carácter más sólido y científico. Con este antecedente, resurge gracias a la alianza con la Sociedad de Cirugía y reabre en 1965 con un nuevo modelo donde los estudiantes tenían acercamiento al hospital y a los pacientes desde primer año. Dicho método (Método Fergusson) fue revolucionario según Luis Enrique Nieto, Director de la Unidad de Patrimonio Cultural e Histórico, quien afirma que “la idea fue exclusiva de Guillermo Fergusson, primer decano de Medicina, y fue adoptada por muchas universidades del mundo occidental”. A su vez, el profesor de Medicina, Emilio Quevedo, comenta que “Medicina en el Rosario ha tenido dos épocas, una en el periodo colonial y otra en el republicano; con realidades muy diferentes. Igual, en ambas, lo más importante es el desarrollo del plan de estudios”; refiriéndose al impacto positivo que tuvo la apertura de esa facultad en el país.  

Jurisprudencia y Medicina entonces, son pilares del saber que se han desarrollado en el Rosario desde su creación, con altos índices académicos; formando líderes que han traspasado los límites del territorio, alcanzando logros que hacen de la institución y del país, fuertes referentes. 
El Rosario se convierte en una institución multidisciplinar

Desde sus inicios el Rosario ha impactado positivamente en el país. Ha ofrecido, en casi cuatro siglos, programas para el desarrollo de Colombia. Entre los 60´s y 90´s la institución cambia su cátedra, da un salto importante al ampliar las áreas de conocimiento con una apuesta por las humanidades. Se fundan carreras y se convierte en un centro multidisciplinario del saber con un amplio abanico de oportunidades: Economía (1960), Administración de Empresas (1966), Filosofía (1974) que había sido cerrada en 1930, Fisioterapia, Terapia Ocupacional y Fonoaudiología - Ciencia Política - Sociología (1996), Relaciones Internacionales (1997), Artes liberales - Finanzas (2000), Periodismo - Negocios Internacionales (2001), Antropología - Historia – Psicología (2005), Gestión y Desarrollo Urbanos - Logística y producción (2006), Ingeniería Biomédica en convenio con la Escuela de Colombiana de Ingeniería (2011), Biología (2013), Matemáticas (2016), Licenciaturas (2017). Se crearon convenios de cooperación académica y se iniciaron maestrías en: Derecho Administrativo, Genética, Economía, Estudios Políticos e Internacionales, Administración en Salud, Filosofía, Periodismo, Actividad Física, Finanzas cuantitativas, Salud Pública, Economía de las Políticas Públicas, Administración de Emprendimiento e innovación, Marketing, Ingeniería Biomédica, Derecho y Gestión Ambiental, Finanzas y Derecho Internacional. Se definieron doctorados en: Economía, Derecho, Ciencias Biológicas y Biomédicas, Ciencias de la Dirección, Estudios Políticos e Internacionales. Todo de la mano del proceso de acreditación institucional, con asesoría de expertos internacionales que orientaron estos cambios.
Cuarta Revolución Industrial

En el siglo XXI según la vicerrectora, Stéphanie Lavaux, “el Rosario es un centro multidisciplinario que reúne jóvenes de todo el país para intercambiar ideas y aplicar la academia en todas las áreas del saber.  Por eso se quiere impactar nacional e internacionalmente y se han desarrollado programas para un país en transición de un conflicto a un posconflicto, y de un posconflicto a la paz”.

Para entrar en la 4ª Revolución, cuenta con programas de pregrado como MACC (Matemáticas Aplicadas y Ciencias de la Computación), y se están implementando trabajos para aplicar la innovación al servicio de la tradición y la tradición al servicio de la innovación. “En MACC atacamos varios escenarios. Uno referente a lo académico que da respuesta a las necesidades reales del país y vincula a la academia con lo que necesita el sector productivo; por eso ofrecemos líneas de profundización en Seguridad Digital, Actuaría, Ciencia Computacional, Ciencia de Datos e Inteligencia Artificial. En el otro referente, tenemos un Hub de Innovación y Transferencia donde hacemos consultorías, eventos de transferencia y Minnga Labs (laboratorios abiertos de innovación social donde damos solución a problemas reales de las comunidades del país). También tenemos una oferta de servicio académico 4.0 donde ofrecemos cursos que tienen que ver con necesidades de esta Revolución para cada una de las unidades académicas”, afirma Rafael Méndez, coordinador de MACC.

Con esto se busca ofrecer áreas de conocimiento que combinadas con las existentes generen ciclos de estudio para el entendimiento global de la sociedad. “Se están creando programas innovadores que lleven al estudiante a solucionar problemas, que permitan acceder a nuevos enfoques curriculares y extracurriculares, combinados con áreas como el arte, el diseño y la arquitectura; fomentando la creatividad y las industrias creativas”, agrega la vicerrectora. En esta perspectiva, la nueva Facultad de Creación es fundamental en la contribución renovada del Rosario a la innovación educativa.
Para resolver las nuevas apuestas del conocimiento en energía, robótica, inteligencia artificial y sostenibilidad, la Universidad forma profesionales integrales que den soluciones a estos retos. Por eso se está creando una nueva facultad de ingeniería, distinta a todas las del país; flexible, dinámica, interdisciplinaria y más relacionada con problemas sociales. “Con esta manera de pensar y formar ingeniería hay que afrontar muchos problemas que nos aquejan y no con el viejo concepto académico de ingeniería segmentada”, comenta Lavaux. Por tal razón, y para afrontar la 4ª Revolución se vienen implementado pedagogías de aprendizaje por proyectos, por casos y retos; escenarios en el que el estudiante desde primer momento tiene contacto con la realidad a nivel social, económico, sostenible, etc. Se forman profesionales con recursos técnicos y humanos, capaces de hacer frente a los cambios que atraviesa el país; por eso, todas las facultades y escuelas están repensando modelos de interacción que les permita aplicar tecnología en el marco de una reflexión sobre las habilidades humanísticas en estos tiempos digitales.

Adicionalmente, hay un aporte mayor con productos para la formación digital como: Certificaciones profesionales virtuales, MOOC´s (curso masivo abierto en línea) e insignas digitales. “Ya son más de 20.000 personas que le han apostado a una formación digital complementaria en las diferentes plataformas que tenemos (EdX, MiriadaX)”, aseguró la vicerrectora, quien considera que “los conflictos sociales, económicos y políticos del país, el calentamiento global y la pérdida de biodiversidad; son temas que también preocupan a la institución, problemas que están sintetizados a través de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y que concientizan para crear programas y proyectos de forma multidisciplinaria en procura de aportar soluciones”. Es así como se originaron ambientes de reflexión como Janus (Grupo de estudios interdisciplinarios sobre conflicto y paz); el Grupo Mutis, que trabaja temas de cambio climático, biodiversidad y conservación; el IREEL, Instituto Rosarista de Estudios del Envejecimiento y la Longevidad; el Grupo de estudios en Equidad de Género; y el Centro de pensamiento y creación de tecnologías al servicio de lo público, TIC-TANK.

Estos grupos tienen una agenda de investigación, que, articulada con las unidades académicas y asociadas entre sí, dan soluciones a los problemas sociales estudiados. La transferencia de conocimiento y la creación de programas innovadores en pre y posgrado, abren el espacio hacia la interdisciplinariedad, dando soluciones integrales al país. “Es necesaria la presencia del Rosario en todo el territorio de la mano de la 4ª Revolución. Una sola disciplina no resuelve los problemas sociales, pero el conjunto de todas, sí”, argumenta Lavaux.

En conclusión, el Rosario desde sus inicios se ha comprometido con la generación de ideas que ayudan al desarrollo de Colombia. El objetivo siempre ha sido la formación de profesionales íntegros en las diferentes áreas del saber, para que aporten a la transformación social, económica y política del país. Esto se logra con una preparación en un ambiente multicultural, de respeto y solidaridad, con programas innovadores de la mano de la investigación; así como la interrelación entre programas y estudiantes, flexibilizando la cátedra para hacerla más accesible y real a las necesidades del país; todo de la mano de la tecnología, maximizando y optimizando el talento de los estudiantes.
 

Comparte en tus redes sociales

RELACIONADOS

RECIBE NOTICIAS EN TU CORREO

CONTENIDO DE INTERÉS

ÚLTIMAS NOTICIAS

Solicitar acceso a redes sociales en procesos de selección de personal es ilegal y discriminatorio
Sociedad - 17 de julio 2019
 
Se abre convocatoria para Premio Regalías Bien Invertidas
Sociedad - 08 de julio 2019
 
Universidades latinoamericanas crearán maestría que propenda por el medio ambiente y la construcción de paz
Sociedad - 19 de junio 2019