Buscador Google

Sociedad

27 de mayo 2021

7 de cada 10 jóvenes rechazan los actos vandálicos, los daños y la violencia que ha dejado el Paro Nacional

7 de cada 10 jóvenes rechazan los actos vandálicos, los daños y la violencia que ha dejado el Paro Nacional
Para el 71% de los jóvenes del país, la protesta social genera resultados positivos: poder ser escuchados, demostrar el descontento del pueblo, buscar cambios y mejoras en los ámbitos político, social y económico, y velar por los derechos a la equidad, la justicia, la igualdad, la verdad y la paz.

Sin embargo, estos jóvenes rechazan los actos vandálicos y los daños a la infraestructura pública y privada que ha dejado el Paro Nacional; la violencia y los enfrentamientos; el impacto socieconómico en materia de desempleo, pobreza y desigualdad; el abuso de la fuerza pública; el desabastecimiento; el aumento de los precios; los bloqueos y la inseguridad a causa de los robos y saqueos.

Así lo revelan los resultados del Panorama Regional de la Tercera Medición de la Gran Encuesta Nacional sobre Jóvenes – Mayo 2021 de la Universidad del Rosario, Cifras y Conceptos y El Tiempo.

“Nuestro análisis por regiones muestra que la tristeza es la emoción que más predomina en este momento en el país, especialmente en los jóvenes de Cartagena, Cúcuta, Pasto y Cali. Le sigue la ira, principalmente en Pereira, Cali, Neiva y Bucaramanga. Y la rabia, fundamentalmente en Cali, Barranquilla, Medellín y Bogotá”, indicó Alejandro Cheyne, rector de la Universidad del Rosario.

Ciudades en donde los jóvenes más se han manifestado

El 59% de los jóvenes encuestados del país acogería el llamado del Comité del Paro a detener las manifestaciones. Por ciudades, se destacan Bucaramanga (88%), Pasto (84%), Manizales (84%) y Barranquilla (77%). Las ciudades en donde los jóvenes consideran que las protestas deben continuar son Pereira (54%) y Bogotá (51%).

El estudio revela que los jóvenes en general se sienten representados por el Paro Nacional. Los más activos y quienes más se han manifestado son los que estudian y trabajan (76%), seguidos de los jóvenes que estudian (71%) y los que trabajan, con un 60%. Con un 51% aparecen los llamados Ninis, aquellos jóvenes que ni estudian ni trabajan. Mientras que el 67% de los jóvenes que estudian y trabajan están considerando seguir o empezar a movilizarse en los próximos días o semanas, solo el 39% de los Ninis lo ha pensado.
 
Aunque el 82% de los jóvenes en Barranquilla se siente representado por el Comité del Paro, estos se han manifestado menos que el promedio nacional. Su participación en el Paro Nacional es del 33%, porcentaje bajo en comparación con el 95% que registra Pereira, la ciudad con el más alto índice del país.

Las emociones que predominan en los jóvenes de Barranquilla son la tristeza, con un 39%; la ira, con un 22% y la rabia, con un 27%. Les preocupa en un 92% la falta de empleo y les angustia la inseguridad en un 67%.

De acuerdo con la encuesta, el 76% de los jóvenes de Barranquilla que se están manifestando, lo hacen respondiendo al llamado de Comité del Paro. Llama la atención que se han manifestado menos a través de cacerolazos (10%) y bloqueos en las calles (5%) que el promedio nacional. El 77% acogería el llamado del Comité del Paro a detener las manifestaciones, indicador que está por encima del promedio nacional.

Los jóvenes en Barranquilla confían más en las entidades gubernamentales que el promedio nacional. La confianza en la Presidencia de la República es del 27%, en la Policía Nacional del 26% y en los partidos políticos del 20%.
90 de cada 100 jóvenes en Bogotá se siente representado por el actual Paro Nacional. Sin embargo, las posiciones están divididas si el Comité del Paro llama a detener las manifestaciones. El 49% se acogería a ese llamado y el 51% no lo haría.

Los jóvenes bogotanos reflejan altos niveles de participación en todas las formas de protesta, particularmente cacerolazo con un 56%, en las calles con un 53% y redes sociales con un 70%. 88 de cada 100 consideran que protestar tiene efectos, siendo el porcentaje más alto de las ciudades analizadas en la encuesta. La capital es la ciudad donde los jóvenes ven mayor relación entre las marchas y los hechos de vandalismo, con un 43%.
En Bogotá los jóvenes han sido más testigos de cacerolazos (74%), marchas pacíficas (71%), muestras culturales (64%) y bloqueos (62%). Las emociones que predominan son la tristeza con un 32%, la ira con un 28% y la rabia con un 21%.
 
Bucaramanga registra la segunda más alta representación entre los jóvenes por el actual Paro Nacional, con un 98%, y el principal mecanismo de convocatoria es por medio de grupos de amigos, con un 76%. Es de resaltar que la participación en el Paro de 2019 y el Paro Nacional actual cambió de manera importante, al pasar del 15% al 54%, respectivamente.

Aunque en los jóvenes bumangueses predomina la ira con un 40%, la esperanza, con un 28%, está por encima de la tristeza y la rabia.

Según los jóvenes de la capital de Santander, los actores externos que explican los hechos vandálicos en la ciudad, es mayoritariamente los extranjeros, con un 77%. Señalaron en un 88% que si el Comité del Paro llama a detener las manifestaciones se acogerían al mismo y el 12% indicó que no estaría dispuesto a ceder ante esta instrucción.

De acuerdo con la encuesta, se mantienen informados a través de sus redes sociales, 8 de cada 10 jóvenes en Bucaramanga las usan. Estas son la plataforma que utilizan para consultar la prensa, mayoritariamente 97 de cada 100.
En el Paro Nacional las emociones que predominan en los jóvenes de Cali son la ira, con un 43% y la tristeza, con un 42%. A los caleños los sentimientos negativos que los embargan son violencia, matanza, muertos, pobreza y vandalismo, al tiempo que consideran que los diálogos, los acuerdos y las reformas permitirían que la protesta se detenga.

Mientras que en el Paro de 2019 dos de cada tres jóvenes caleños no participaron, en el Paro Nacional actual dos de cada tres han participado en las protestas. El 75% ha opinado sobre el paro en sus redes sociales, el 65% ha salido a las calles y el 62% ha alzado su voz en cacerolazos.

Cabe resaltar que el 68% de los jóvenes caleños señaló que si el Comité del Paro llama a detener las manifestaciones se acogerían a este pedido, mientras que el 32% indicó que no estaría dispuesto a hacerlo.
El 47% señaló que tienen mayor confianza en las universidades públicas y el 42% en la Iglesia Católica. No obstante, mostraron un bajo nivel de representación en las instituciones, particularmente en el gobierno nacional, con un 7%; en el Gobierno Local, con un 4%; y en las figuras políticas de los partidos del gobierno, con un 7%.

Según los jóvenes de Cali, los actores externos que explican los hechos vandálicos en la ciudad son mayoritariamente las bandas criminales, con un 81% y la fuerza pública encubierta, con un 83%. Ellos han sido más testigos de vandalismo, 60%, que el promedio de las otras ciudades.  
 
Aunque el 68% de los jóvenes en Cartagena no sale a movilizarse en el Paro Nacional, el Comité Nacional del Paro tiene un amplio apoyo entre ellos, con un 84%. De acuerdo con la encuesta, se expresan más por medio de redes sociales, con un 87%, tasa superior al promedio nacional. Sobre las motivaciones para manifestarse, llama la atención el rechazo a la violencia, con un 97%.

Las emociones que predominan en los jóvenes de Cartagena son la tristeza, con un 53% y el miedo con un 35%. Según la encuesta, el porcentaje que trabaja, 35%, es menor que el promedio nacional y el que busca trabajo, 20%, es mayor que el nacional.

Los cartageneros consultados manifestaron que las instituciones a las que les tienen mayor confianza son las universidades públicas, con un 55%, y la Iglesia Católica, con un 47%. Adicional a esto, tienen un mayor nivel de confianza en las entidades de control que el promedio nacional: Defensoría del Pueblo, 32%; Fiscalía General, 25%; Contraloría, 23%, y Procuraduría, 22%.
 
9 de cada 10 jóvenes en Cúcuta indicaron que la falta de empleo es una razón fundamental para movilizarse. Llama la atención que el 72% argumenta no salir a manifestarse y solo el 24% está dispuesto a seguirse movilizando el tiempo que sea necesario. Si el Comité del Paro llama a detener las manifestaciones, el 71% de los cucuteños se acogería a ese llamado, mientras que el 29% no lo haría.

En cuando a las emociones, el 49% de los jóvenes en Cúcuta se siente triste, el 22% siente ira y el 11% rabia. Los sentimientos negativos que los embargan son violencia, daños y muerte, al tiempo que consideran que los diálogos, los acuerdos y las reformas permitirían que la protesta se detenga.

Los jóvenes en Cúcuta tienen una alta confianza en las fuerzas militares, con un 54%. Además, el 39% piensa que el tratamiento que la dan los medios de comunicación a las manifestaciones deslegitima el paro.
Los jóvenes en Manizales consideran que los actores externos que causan actos vandálicos en la ciudad son la fuerza pública encubierta en un 79% y las bandas criminales en un 78%. A su vez, el 85% afirma haber sido testigo presencial de abusos de la fuerza pública en las marchas pacíficas.

Los jóvenes manizaleños que hicieron parte de esta medición fueron convocados a manifestarse por la familia en un 63% y por vecinos en un 61%.

Las emociones que más predominan en los jóvenes de Manizales, en el marco del actual Paro Nacional, son la ira, con un 30%; la tristeza, con un 28% y la rabia, con un 13%. Los sentimientos negativos que los embargan son violencia y muerte, al tiempo que consideran que los acuerdos y su cumplimiento permitirían que la protesta se detenga.

Cabe resaltar que el 84% de los jóvenes manizaleños señaló que si el Comité del Paro llama a detener las manifestaciones se acogerían a este pedido, mientras que el 16% indicó que no estaría dispuesto a hacerlo.  
 
Medellín registra las más baja representación entre los jóvenes por el actual Paro Nacional, con un 70%. En la capital antioqueña se identifican mayores frecuencias en las motivaciones por las cuales protestan los jóvenes, siendo las más altas el rechazo al gobierno nacional, con un 95%, a la violencia, con un 94% y al gobierno local, con un 89%.

Según el análisis, 9 de cada 10 jóvenes en Medellín se mantienen informados a través de WhatsApp y 7 de cada 10 por medio de redes sociales. Reportaron con menor frecuencia trabajar (40%) y manifestaron una frecuencia mayor sobre estar estudiando (29%).

Las emociones que predominan en los jóvenes medellinenses son el miedo con un 26% y la rabia con un 24%. Los sentimientos negativos que los embargan son muerte, vandalismo, violencia y daños, al tiempo que consideran que las reformas y los acuerdos permitirían que la protesta se detenga.

Cabe resaltar que el 53% de los jóvenes en Medellín señaló que si el Comité del Paro llama a detener las manifestaciones se acogerían a este pedido, mientras que el 47% indicó que no estaría dispuesto a hacerlo.

El 54% de los jóvenes en Montería se siente representado por el Paro Nacional. Cabe resaltar que el 59% señaló que si el Comité del Paro llama a detener las manifestaciones se acogerían a este pedido, mientras que el 41% indicó que no estaría dispuesto a hacerlo. Durante el Paro de 2019 afirmaron haberse manifestado en un 20%. En el Paro Nacional actual el porcentaje subió al 40%.

La esperanza, con un 35%, y el miedo, con un 28%, son las emociones que más sienten los jóvenes en Montería. Los sentimientos negativos que los embargan son vandalismo y muerte, al tiempo que consideran que llegar a acuerdos, reformas y diálogos permitirían que la protesta se detenga.

Llama la atención la confianza de los jóvenes de Montería en la Presidencia de la República, con un 29%, en las fuerzas militares, con un 43%, y en la Policía Nacional, con un 33%.

Según la encuesta, el porcentaje de los jóvenes que trabaja en la ciudad es del 30% y el que busca trabajo es de 21%. Sobre los principales problemas del país, se destaca el empleo, 91%, y abuso de la fuerza pública, 8%.  
 

7 de cada 10 jóvenes en Neiva se han manifestado de alguna forma en el Paro Nacional. El 75% aseguraron que han usado las redes sociales como un medio para manifestarse, el 89% dijo que ha participado en cada una de las marchas pacíficas que se han convocado en la ciudad y el 73% ha hecho parte de los cacerolazos.
El 41% de los jóvenes encuestados en Neiva asegura sentir ira, el 38% tristeza y el 11% rabia. No obstante, llama la atención que no los embarga ningún sentimiento negativo, siendo la única ciudad en donde se presenta esta situación. Consideran que los diálogos, los acuerdos y la renuncia permitirían que la protesta se detenga.

El 66% acogería el llamado del Comité del Paro para dar fin a las movilizaciones, aunque un 34% no estaría dispuesto a hacerlo y continuaría con las protestas. Tanto así, que el 57% de los jóvenes en Neiva está dispuesto a seguirse movilizando el tiempo que sea necesario.
El 97% de los jóvenes de Pasto se siente representado por el Paro Nacional, el 92% por el Comité del Paro y el 93% por las organizaciones estudiantiles. La tristeza, con un 46%, es la emoción que más los afecta, seguida de la ira con un 13% y la rabia con un 13%. Los sentimientos negativos que los embargan son violencia, muerte, y abuso, al tiempo que consideran que el diálogo y los acuerdos permitirían que la protesta se detenga.

Desde que se dio inicio al Paro Nacional, el 78% de los jóvenes en Pasto argumenta haberse manifestado mediante cacerolazos y el 73% en las marchas, mientras que el 27% se ha abstenido de hacerlo. El 95% fue contactado para manifestarse por redes sociales.

Cabe resaltar que el 84% de los jóvenes pastusos señaló que si el Comité del Paro llama a detener las manifestaciones se acogerían a este pedido, mientras que el 16% indicó que no estaría dispuesto a hacerlo. .  
 
El 96% de los jóvenes de Pereira ha participado en las manifestaciones del Paro Nacional. Han sido testigos directos de abusos de la fuerza pública, con un 89%, de eventos culturales, con un 87% y de marchas pacíficas, con un 86%. Llama la atención que solo el 2% considera que los actos vandálicos deslegitiman el paro.

Aunque el 95% de los jóvenes de Pereira se siente representado por el Paro Nacional, solo el 46% acogería el llamado del Comité del Paro Nacional a detener las manifestaciones, mientras que el 54% no estaría dispuesto a hacerlo.

Las emociones que predominan en los jóvenes de Pereira son la ira, con un 43% y la tristeza, con un 36%. La palabra matando es el sentimiento negativo que más los embarga, al tiempo que consideran que la renuncia del presidente permitiría que la protesta se detenga.

Aunque el 31% de los 159 jóvenes encuestados en la ciudad se siente representado por el gobierno nacional, el 31% por el gobierno local y el 26% por los políticos del partido de gobierno, la totalidad de los encuestados desconfía de la Policía, la Fiscalía y la Contraloría.  
 
En Villavicencio el 77% de los jóvenes se ha manifestado por iniciativa propia durante el Paro Nacional. La ira con un 30%, el miedo con un 25% y la desilusión con un 25%, son las emociones que más sienten los jóvenes en esa ciudad. Vandalismo, bloqueos y daños son los sentimientos negativos que más los embarga, al tiempo que consideran que el diálogo y cumplir los acuerdos permitirían que la protesta se detenga.

El 57% de los jóvenes en Villavicencio indicó que se ha manifestado de alguna forma. De estos, el 85% ha acudido a las redes sociales con mayor frecuencia y el 70% ha salido a marchar a las calles, siendo las formas de manifestación más recurrentes en la ciudad.

El 65% de los jóvenes encuestados en la capital del Meta manifestó que acataría las instrucciones del Comité del Paro Nacional, en caso de que hicieron un llamado para acabar con las marchas, mientras que el 36% indicó que no estaría dispuesto.
 
El Panorama Regional de la Tercera Medición de la Gran Encuesta Nacional sobre Jóvenes – Mayo 2021 entrevistó 2556 jóvenes de las zonas urbanas de Bogotá (422), Medellín (278), Cali (281), Barranquilla (200), Cúcuta (157), Bucaramanga (161), Pasto (151), Cartagena (197), Villavicencio (155), Neiva (112), Pereira (159), Montería (161) y Manizales (122). La encuesta se realizó del 6 al 12 de mayo y representa un universo de 4,4 millones de personas entre los 18 y 32 años de todos los niveles socioeconómicos. Cabe señalar que esta es la tercera versión de esta medición. Las dos anteriores se hicieron en enero de 2020 posterior a las manifestaciones de 2019 y noviembre de 2020 para evaluar el impacto de la pandemia en los jóvenes.

Consulte el documento completo aquí
 

Comparte en tus redes sociales

RELACIONADOS

RECIBE NOTICIAS EN TU CORREO

CONTENIDO DE INTERÉS

ÚLTIMAS NOTICIAS

El turismo en Amazonas: entre la sostenibilidad y el turismo masivo
Sociedad - 25 de noviembre 2021
 
25N Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer: un llamado a las universidades para incorporar la perspectiva de género
Sociedad - 25 de noviembre 2021
 
La neuroeducación: implicaciones y beneficios en el sistema educativo colombiano
Sociedad - 18 de noviembre 2021