Guía de servicios

Sandra
Botero
Facultad de Estudios
Internacionales, Políticos y Urbanos
Dedicarme a la docencia y a la investigación es un privilegio inmenso.

¿Quién es Sandra Botero?

Soy historiadora de la Universidad Nacional de Colombia, cursé una maestría en Estudios Latinoamericanos en la Universidad de Texas y un doctorado en Ciencia Política en la Universidad de Notre Dame.


 
 

​Mi formación es interdisciplinar; trabajo y enseño en la intersección de varias disciplinas como la Ciencia Política, el Derecho y la Historia. Me dedico a estudiar la relación entre sistemas judiciales y la política.

Soy bogotana y dicto clase en la Universidad del Rosario en la Facultad de Estudios Internacionales, Políticos y Urbanos desde 2017.

Trabajar en la Universidad del Rosario es la oportunidad de hacer en la vida lo que quiero.


Sandra Botero

¿Qué significa para usted ser docente en la universidad del Rosario?

Cuando acepté el trabajo en el Rosario lo hice con el deseo de volver a Colombia pues llevaba viviendo por fuera más de una década mientras estudiaba mi doctorado y después, trabajando en una universidad en Estados Unidos. Mi plan a largo plazo siempre fue regresar.
 
Trabajar en la Universidad del Rosario es la oportunidad de hacer en la vida lo que quiero; aportar al país. Dedicarme a la docencia y a la investigación es un privilegio inmenso.
 

¿Cómo ha sido su experiencia como profesora en la Universidad del Rosario?

Ha sido una experiencia de mucho crecimiento personal y profesional. Lo más importante para mí son los estudiantes, mi trabajo me permite aprender de ellos a diario. Entiendo la docencia como una oportunidad para el aprendizaje conjunto, no considero tener la verdad revelada.
 
Dado que soy docente de ciencias sociales, a menudo mis clases son sobre temas de política e historia controversiales. Siento que mi trabajo es generar un espacio en el que los y las estudiantes puedan plantear sus propias preguntas y responderlas. Suelo no darles respuestas blanco o negro y eso los desespera un poco. Quiero que aprendan a pensar de manera crítica y que, con base en datos, lleguen a sus propias conclusiones. Mi trabajo es que al final del semestre salgan con más preguntas de las que entraron y con las herramientas para responderlas.
 
Me encanta trabajar con los estudiantes del Rosario porque son muy pilos, llenos de energía y con muchas preguntas. Disfruto mucho mi labor.

¿Cuáles son los logros que considera relevantes en su vida académica, en particular en su práctica docente?

Los logros más relevantes de mi práctica docente son ver las cosas increíbles que hacen mis estudiantes: sus grados, sus logros personales y profesionales, cuando se emocionan con sus proyectos de clase (chiquitos y grandes) y emocionan a los demás con su energía.

Una cosa hermosa de ser docente es ver el crecimiento de los demás y poder acompañarles en ese proceso. 

¿Cuáles aspectos han marcado su trayectoria como profesora en la UR?

Sin duda alguna el primer semestre de 2020 en que todos nos vimos abocados a un cambio brusco a la docencia y el aprendizaje remotos en el contexto de la pandemia fue un punto de inflexión en mi trayectoria como profesora en la Universidad del Rosario. Cuando pienso qué he aprendido yo de esta coyuntura particular, puedo mencionar varias cosas.
 
En el marco de la pandemica recordé que dejar que la clase se guíe por los intereses de los estudiantes es una fuerza poderosa. Los cambios me han permitido abrirme a nuevas posibilidades. Por ejemplo: les di libertad de formatos en sus entregas y me sorprendieron con su creatividad: sus entregas finales fueron infinitamente mejores que como las hubiese concebido en un formato escrito para una clase presencial.

Reconozco mucho el potencial de los espacios digitales y de lo virtual, pero me preocupan mucho las inequidades que eso puede generar en algunos estudiantes por los problemas de acceso a la tecnología y al internet. Entre muchas otras cosas grandes y pequeñas, la pandemia también me ha enseñado paciencia y, mis estudiantes, algo de esperanza.
 
Algo que ha sido muy importante en mi trayectoria es que con el tiempo, he permitido que los estudiantes lleven un poco más de guía en el proceso. Ya no tengo miedo de soltar y que ellos tengan más libertades en su aprendizaje; eso me ha marcado estos últimos años y me ha permitido crecer y explorar.

La pandemia también me ha enseñado paciencia y, mis estudiantes, algo de esperanza.

En mis clases me interesa que los estudiantes aprendan a buscar información, que construyan sus argumentos con base en ello.


¿Cuál es su aporte a la Universidad y a los estudiantes?

Por el tipo de clases que doy y la Facultad en la que estoy siento que la capacidad de tomar decisiones basadas en evidencia y la disposición a escuchar y aprender de opiniones distintas son fundamentales. En mis clases me interesa que los estudiantes aprendan a buscar información, que construyan sus argumentos con base en ello, que tomen decisiones basados en datos y que sepan valorar el argumento y la lectura como herramientas de discusión. Sobretodo, intento construir espacios de aprendizaje basados en el respeto por el otro, el diálogo, y donde se pueda trabajar en equipo. Creo que todas estas son habilidades que nuestro país necesita, y trabajo por fomentarlas.

¿Qué la inspira a enseñar?

Mis estudiantes, sin duda alguna. Sus preguntas, sus necesidades y sus dudas.

sandra.boteroc@urosario.edu.co

PURE

ORCID  

CVLAC
 
Google Scholar