Buscador Google

Revista Nova Et Vetera 2021 - Cultura - La Peste Del Olvido
Revista Nova Et Vetera
Suscríbete a nuestra revista online:

Cultura

La Peste Del Olvido

09/03/2022

Volumen 7 - Nº 78 mar./2022
ISSN: 2422-2216

La Peste Del Olvido

¿Qué riqueza cultural ha sido dada a nuestra lengua, y a nuestro relato religioso por parte de las comunidades negras descendientes de África? ¿Cómo la lengua y las tradiciones desarticulan la idea de supremacía de razas? Los negros traídos a América durante la esclavitud representan una parte importante en el mestizaje del continente.

Más aun, en Colombia arribaban embarcaciones cuya carga eran esclavos negros, destinados a ser vendidos para laborar. En el territorio de lo que hoy es Colombia la mayor tarea encargada a los esclavos era la explotación minera.

Con la protección que se otorgó a los indígenas, y debido a su disminución en número, empezaron a arribar en Cartagena negros esclavos. Por allí no solo entró mano de obra barata para explotación, sino también creencias milenarias, lenguas y tradiciones que hablaban de la procedencia del esclavo.

Eugenia Chávez relata el discurso que señalaba la diferencia, marcada por el color de piel o raza, dada a través de la Biblia: Cam se burló de su padre y por ello fue señalado por Dios para que toda su estirpe sirviera a sus dos hermanos. Este mito establece una división en los mundos: asiáticos, africanos, y europeos (Chávez, 2007). Aunque no es mencionado el color como una identificación puesta en los descendientes de Cam, sí caló para justificar una supremacía sobre las comunidades africanas, además del dominio del que sufrieron como esclavos. La procedencia de los negros que llegaron al Nuevo Mundo fue principalmente de África subsahariana, cuidando que los idiomas que hablasen los esclavos fueran distintos, esto con el fin de evitar la comunicación entre ellos.

El español fue el idioma en que convergieron los otros, el aprendizaje de este por parte de los negros fue fundamental para lograr acoplar palabras de sus lenguas, o crear lenguas nuevas que descienden del portugués, el francés, el español, y lenguas nativas africanas, tal como lo es la lengua palenquera, hablada en San Basilio de Palenque.

Los Palenques, que buscaban defender las tradiciones africanas, eran fortificaciones en las que habitaban los cimarrones, negros fugitivos; aunque es difícil establecer qué lenguas y tradiciones mantenían los negros dentro de las empalizadas, sí es fácil notar cómo eso evolucionó en lo que vemos hoy en día: tradiciones gastronómicas, lingüísticas y musicales. El diccionario de la RAE no logra rastrear la procedencia de todas las palabras que se adaptaron al español, pero algunas que hoy en día siguen teniendo relevancia en nuestra comunicación son: chévere, que proviene de la lengua efik (lengua de Nigeria) y se introdujo por esclavos en el caribe; banano, palabra adoptada por el español, proveniente de alguna onomatopeya del Congo; palabras más significativas en nuestra cultura, como macondo, que proviene de una raíz africana, tomada de un pueblo, los Makonde, de los que algunos fueron traídos por la costa atlántica como esclavos. Ahora bien, es importante rastrear el origen etimológico de palabras africanas acopladas al español, porque el registro idiomático de idea del comportamiento en situaciones históricas, por ejemplo, banana es una palabra peyorativa dentro de los Estados Unidos, pues es con la cual designan países cuya base económica es la agricultura.

En el caso colombiano puede representar momentos dolorosos como la masacre de las bananeras. Por otro lado, la incorporación de instrumentos musicales provenientes de áfrica, y llegados al país por esclavos, como la marimba (palabra que también viene de África), cuya evidencia apunta a que proviene del África ya que posee los sonidos típicos de algunas regiones de ese continente, y a que el lugar por excelencia en el país para la prevalencia de este instrumento sea el Pacífico colombiano, donde las raíces africanas son importantes.

El valor sagrado de la palabra para los africanos también lo es para sus descendientes en Colombia, por eso durante la colonia se establecieron nexos entre ambas lenguas para interpretar las religiones. Luz Maya Restrepo indica que, con la llegada de los africanos al virreinato, les fue fácil oír las alabanzas a los santos católicos, de ese modo el canto religioso ha sido soporte para la cultura afrocolombiana, pues modificaron los cantos para empatarlos con sus creencias, creyendo que los cantos católicos eran las oraciones dirigidas a los espíritus para pedir favores y otorgar ofrendas. La palabra como medio evangelizador fue relevante frente a los esclavos, favoreciendo al cristianismo, sin embargo, fue gracias al misticismo que esta era capaz de evocar, que se adaptó a la religión, y a su vez, se mezcló con tradiciones: la muerte, a la que le guardan rituales, como el lumbalú, ritual en que es llevado a cabo un canto durante nueve días, como hablándole al muerto.

col1im3der Navio_negreiro - Johann Moritz - Dominio público

La base que configura lo que son hoy las comunidades afrocolombianas, es dada en buena medida por sus raíces en África, sin embargo, al ser esclavizados, el bagaje cultural con que contaban fue traído a América, donde se formaron nuevas tradiciones, y donde el idioma convergió con otros, teniendo la posibilidad de adoptar palabras. Ello da una perspectiva en la que es posible evidenciar que a lo largo de la historia se han mezclado tradiciones, culturas y religiones, y en esta misma medida no es raro que los linajes también se hayan mezclado. En este sentido, se desarticulan los discursos de supremacía, pues en buena medida los seres humanos compartimos sangre e ideas.

Ahora bien, desde la posibilidad de ver con perspectiva al pasado, y relacionarlo al presente, se hace ineludible mencionar el desprestigio que han afrontado las comunidades afrodescendientes en Colombia, no solo ahora, sino desde su pasado esclavista, cuando eran usados para laborar en las plantaciones, o en las minas; pasando por la marginalidad a la que se han tenido que afrontar, desde la construcción de palenques aislados durante la colonia, hasta su desplazamiento a zonas como el pacífico. Luego, se les ha acusado de no haber sido capaces de integrarse a la transformación de la nación, pero dada la marginalidad a la que se les ha llevado desde siempre no es raro ver que en ocasiones hayan levantado la voz para protestar: los palenques en ocasiones se sublevaban contra las ciudades, algunos llegaron a quemar Santa Marta; las problemáticas que han azotado a departamentos como el Chocó. Por último, la religión, gracias a la lengua, se incorporó en la interpretación de los esclavos africanos, y algunos de sus rituales o creencias se han mantenido hasta hoy, ello habla de la importancia oral en estas comunidades. Cabe mencionar el escaso interés que hay en dibujar mejor el relato de los esclavos traídos del África, así como el de muchas comunidades indígenas.

Vida Rosarista
Se necesita una estrategia para superar la trampa de la inexperiencia laboral y reducir el desempleo

Se necesita una estrategia para superar la trampa de la inexperiencia laboral y reducir el desempleo juvenil

Ver más
Estos son los retos del nuevo gobierno en Colombia

Estos son los retos del nuevo gobierno en Colombia

Ver más
Artículos relacionados
La dama de colores
La dama de colores
Ver más
La eterna migración: La cuarentena de J. M. G. Le Clézio
La eterna migración: La cuarentena de J. M. G. Le Clézio
Ver más