Buscador Google

Revista Nova Et Vetera - Columnistas - Macro-determinantes sociales en la propagación de la pandemia por coronavirus
Revista Nova Et Vetera
Suscríbete a nuestra revista online:

Columnistas

Macro-determinantes sociales en la propagación de la pandemia por coronavirus

Ricardo Andrés Roa-Castellanos

09/06/2020

Volumen 6 - Nº 60 jun./2020
ISSN: 2422-2216

Macro-determinantes sociales en la propagación de la pandemia por coronavirus

Los dramáticos sucesos, en curso, a raíz de la pandemia por el coronavirus denominado Covid-19, tienen un preocupante factor común en lo que se conoce -dentro de los estudios de Salud Pública- como los Determinantes Sociales de la Salud y la Enfermedad.
 

La reacción institucional desde algunos grupos de interés y tomadores de decisiones, en sí misma, es probable que hayan gestado un número de problemas adicionales que pueden sobrepasar la magnitud del daño causado por el coronavirus per se. La deontología o ética de las profesiones y oficios resalta con lo que veremos.
 
 
 
 
Huelga decir que la labor del salubrista y el epidemiólogo es una labor cuasi-detectivesca para hallar y rastrear “pacientes cero”, causas, co-factores, orígenes multifactoriales, y patrones de propagación con el objetivo de formular efectivas soluciones sanitarias.
 
Los determinantes sociales en salud suelen ser campo de análisis de los salubristas (especialistas en Salud Pública). No obstante, a nivel epistemológico (análisis teórico de cómo surge el conocimiento), hay otros matices que, aunque sean cercanos, determinan enfoques distintos: el infectólogo, por ejemplo, no concluirá necesariamente lo mismo que el virólogo y esto a pesar de su cercanía cognitiva.
 
Pero la visión integral, se enriquece sí la aproximación reúne los campos de la medicina humana, ambiental y veterinaria en conjugación a los saberes específicos anteriores.
 
Ante un brote infeccioso, la labor de todos estos profesionales comprende, y va más allá, del paciente individual afectado, al identificar las condiciones que detonaron un brote, una epidemia o una pandemia. La Medicina Veterinaria, enfocada en la medicina poblacional y preventiva, tiene muchas certezas efectivas y metodológicas por aportar.
 
De hecho, el salubrista (de salud humana o veterinaria) es un estudioso práctico del marco contextual en aspectos biológicos, sanitarios, pero también sociales, institucionales, políticos, y por ello puede decirse que su paciente pasa a ser la población de acuerdo a su medio. Su meta es reconocer, componer o identificar las causas estructurales e intermediarias de la enfermedad y la salud (Ver Figura 1) para controlar, cesar, y prevenir las condiciones que producen la enfermedad –desequilibrio en la Salud- por medio de reacciones institucionales y de política pública. Estas certidumbres, que en el plano teórico pueden lograrse dados equipos de expertos, también pueden darse al traslapar distintos conocimientos en una mente orientada a la praxis orientada a la solución de problemas. En campos de interfaces disciplinarias, bajo esta genealogía epistemológica, por ejemplo, encontramos incluso la Criminología Ambiental tocada por los estudios de la psiquiatría y la Medicina Legal.
 
En este orden de ideas, hay causales de error sistémico, con enorme peso, traducido ya en decenas de miles de muertos en el caso de la infección coronaviral-19, que continua en curso de desarrollo. Enunciemos y ejemplifiquemos tres puntos clave como macro-determinantes, involucrados en esta situación, para contrarrestarlos y/o no repetirlos:
 

  1. Las exclusiones institucionales de la profesión más idónea (la Medicina Veterinaria) para el manejo de una Pandemia zoonótica (Covid-19). Estas exclusiones han sido co-factores desastrosos en la configuración de la tormenta perfecta desatada por la infección, analizadas en la nación ibérica, como caso ilustrativo. Desde una perspectiva nacional, hacia mitad de mayo, el gobierno de llave social-comunista de España, contabilizaba el peor desempeño mundial del manejo de la crisis[1]. Llegar a 232.700 infectados–confirmados y 28.000 muertos españoles, son más contundentes que cualquier discurso demagógico en defensa de esta destrucción masiva de vidas.
 
La cifra de muertos españoles relativizada por millón de habitantes nacionales, finalizando abril, superaba a EE. UU -un país de 330 millones de habitantes-, cuando en comparación España no alcanza a tener 50 millones. La ausencia de asesoría médico veterinaria también ha caracterizado la respuesta de Suecia que para finales de Mayo contabilizaba en términos relativos a su población, la mayor cantidad de muertos de Europa por el Coronavirus[2].
 
Países como Bélgica, Italia, Perú o Ecuador también han contado con este sesgo excluyente que se traduce en luctuosos resultados. Y esto hay que señalarlo pues la certeza de la redistribución de infecciones a causa de los motores que propulsan el Cambio Climático o la amenaza latente de maniobras bioterroristas con patógenos que en un 80% involucran patógenos zoonóticos, garantizan nuevas epidemias y pandemias donde los Médicos Veterinarios no pueden seguir siendo ignorados por prepotencias infundadas desde otras carreras.
 
¿Cómo ha podido gestarse tan monumental crisis, costosa en la vida de sus variados casos nacionales?
 
No obstante, diversas asociaciones y grupos de investigación Veterinaria castellana se ofrecieron a colaborar con el Consejo Asesor Español de Coronavirus. No hubo aceptación. Pese a España contar con una de las mejores escuelas interuniversitaria de Virología humana y veterinaria del mundo (de la que soy egresado), estos profesionales rampantemente fueron excluidos[3] del grupo de manejo institucional por Fernando Simón Soria, un médico epidemiólogo que demuestra un prejuicio, más que una ignorancia supina, en lo que respecta sobre la misma enfermedad al afirmar “puede ser que en el futuro, si hay un área concreta de trabajo, que sea específica de ese campo del conocimiento, se pueden perfectamente incluir.”[4] Esos infundados aires de superioridad y repulsiva condescendencia ha producido una dantesca cantidad de muertos que debió haber atemperado tanta ufanía. Pero no lo hizo.
 
Y ello a pesar de qué se infundió tanto miedo institucional en la población que miles de enfermos no se atrevieron, y no se atreven, a ir a instalaciones clínico-sanitarias, contando miles de muertos por coronavirus, y muchas más bajas a causa de otras enfermedades, falleciendo en sus casas de domicilio o residencias de tercera edad, a la vez que ha habido miles de paradójicas camas vacías en Unidades de Cuidado Intensivo (UCI)[5].
 
Que el virus provenga de animales, que haya un Modelo epidemiológico de abordar estudio de enfermedades comunes a humanos, animales y ambiente llamado “Una Salud”, o que haya varios tipos de Coronavirus en las variadas especies domesticas y silvestres de animales las cuales diariamente son combatidas por Médicos Veterinarios, son elementos desconocidos por parte del funcionario en cuestión. Otra variedad de funcionarios multilaterales (OMS) suman a su controversial lista de pronunciamientos y yerros, dos perlas: 1) aseverar que la desinfección de espacios públicos no implica eficacia y es peligroso[6] y 2) que el coronavirus no se contagia a través de los objetos inanimados (fómites)[7]. Tal afirmación va en contra de la eficiente acción que la Medicina Veterinaria ha desempeñado por medio de protocolización del arte de la bioseguridad que versa sobre el control de las infecciones coronavirales, en especial en porcinos, aves, o incluso animales de compañía (gatos y perros)[8].
 
¿La ignorancia exime de la pena a nivel jurídico? No, no exime. Menos aun cuando los resultados se miden en decenas de miles de muertos. En adición, al tomar la decisión del desconfinamiento poblacional para España, empezando por los niños, que son el último contingente en deber ser liberado por su infección inaparente que puede propagar la infección a miembros vulnerables de los sistemas familiares de estos, los altos mandos de ese gobierno, en adición, ocultaron la identidad e idoneidad del equipo que dictaminó tal medida en contravención del mismo aparato normativo de la Nación ibérica que exige la transparencia[9]. Ha sido comentado que este equipo ha sido mayoritariamente compuesto por funcionarios políticos no-sanitarios.
 
Es sabido el buen contraste: Alemania o las Islas Faroe capitaneadas en su respuesta por los veterinarios Lothar Wieler[10] y Debes Christiansen[11], respectivamente, exhiben un manejo pulcro de reducida mortalidad y, el segundo, de hecho, una nula casuística mortal en lo referente a bajas humanas por Covid-19, al haberse emancipado de las rutas de una inestable consejería científica de la OMS. Los resultados en estas naciones son excelentes en contraste, y no por casualidad, acompañados con la guía de Marion Koopmans, Médica Veterinaria viróloga, y miembro de la Comisión Covid-19 de la Unión Europea quien también generó un punto de inflexión positivo en el desempeño institucional de la Europa continental contra el coronavirus[12] (Figura 2).

 

col1im3der

Figura 2. Equipos exitosos de gestión de la Pandemia por Covid-19 con guía Médico Veterinaria.

  1. El intento de Neo-colonialismo chino y la coincidente alineación político-ideológica de izquierdas radicales coincidentes con el inicio y la propagación epidémica. Para nadie es un secreto que el brote empezó en la ciudad de Wuhan en un país con un Estado gendarme totalitario de extrema izquierda social-comunista: China.
 

Para finales de enero de 2020, Charles Lieber, Jefe del Grupo de Química y Química biológica de la Universidad de Harvard y renegado “Científico estratégico” fue descubierto como asalariado del Instituto de Tecnología de Wuhan desde 2011; en consecuencia, un operativo concluyó con él y dos científicos-funcionarios chinos presos. Uno de ellos (Yanqing Ye), siendo teniente del Ejército de Liberación Popular, miembro de la Universidad Nacional de Defensa Tecnológica (NUDT, por sus siglas en inglés) dirigida por el Partido Comunista Chino (PCC) al cual pertenece. Este último personaje militar y científico, había mentido y cometido fraude al no reconocer que estaba obteniendo información científica de EE. UU para altos rangos y dependencias de gobierno atadas al PCC. La tercera persona (Zaosong Zheng) fue capturada bajo acusación de robar muestras biológicas de investigación celular, conspiración y espionaje[13]. El origen del brote resultó restringido y fiscalizado como área de estudio por el gobierno oriental al iniciar la semana de pascua[14]. Esto se suma a la información errática sobre el inicio del brote (carácter natural o pre-meditado) y la destrucción de material biológico[15] en paralelo a la coacción china para impedir estudios científicos desde naciones no chinas (Australia[16], EE.UU[17], etc.) con el objeto de determinar su origen.
 
Demasiado dejan que pensar los antecedentes históricos de un gobierno bajo un sistema ideológico de pretensión hegemónica internacional como es el social-comunismo oriental, de eje radical: marxista - leninista - maoísta.
 
Desde su posesión –simultánea- como máximo mandatario del país oriental, del partido comunista y de la comisión militar central (directora del Ejército Popular de Liberación de China) entre finales de 2012 e inicios de 2013, varios movimientos interesantes sucedían por iniciativa del actual Presidente mandarín mientras Occidente se entregaba a toda clase de lamentables costumbres decadentes y negaciones de las estructuras éticas que le hicieron grande como Civilización Occidental. Al tiempo, populistas bien financiados, eran elegidos en las funciones primordiales de variadas direcciones nacionales tras la eclosión de innumerables ONGs y enraizamiento de “intelectuales orgánicos”, según la descripción de Antonio Gramsci, en las academias de diversos países en Europa, África y América.
 
El nuevo Presidente oriental, en su faceta de ideólogo nacional, instauró sobre su país el «Pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con características chinas para una nueva era», un plan ideológico autodenominado de “Época”, que desde 2017[18], quedó adscrito a la Constitución de su país elevándolo a la altura de Mao Zedong, el cual para el pueblo oriental tiene ribetes religiosos de divinidad idolatrada.
 
Los catorce (14) puntos que enmarcan este mandato geopolítico mandarín[19] tiene puntos llamativos para lo que bajo el lema nacional “China por siempre” alcanza claras intencionalidades hegemónico-imperialistas[20] (Por ejemplo, dentro de los 14 puntos está, literalmente, el establecer un destino común entre el pueblo chino y otros pueblos del mundo con un «entorno internacional pacífico»; perseguir un enfoque global para la seguridad nacional; al tiempo, que el Partido Comunista de China debe tener «un liderazgo absoluto» sobre el Ejército de Liberación Popular de China; promover el principio de «un país, dos sistemas»; garantizar el liderazgo del Partido Comunista de China sobre todas las formas de trabajo en China (incluyendo el científico, bajo un modelo denominado Unrestricted warfare que coloquialmente puede resumirse como la combinación de todas las formas de lucha[21]), y el mejorar la disciplina partidaria en el Partido Comunista de China lo que incluye la supervisión personalizada de cada ciudadano por vías tecnológicas y delatoras a nivel social).
 
El despliegue demográfico de esta nación sobre el mundo comenzó a ser política pública actual desde hace unos tres lustros[22]. Millones de ciudadanos orientales con el nuevo milenio se han radicado en países de los diversos continentes, e iniciaron procesos de adquisición y monopolio comercial de actividades (comercio de alimentación en España, de vestuario y productos tecnológicos en América latina o de comunicaciones en EE. UU) aunados a la compra de grandes territorios en los países que han diezmado aparatos de producción y tenencia nativos.
 
Desde 1964 a 2020 la población del país oriental pasó de 695 millones a 1.400 millones, es decir, se ha duplicado. Tras la entrada del actual presidente, desde 2015, la prohibición de tener más de un hijo fue eliminada[23].
 
En 2018, el Presidente oriental, también, se hizo declarar en elección vitalicia (https://www.france24.com/es/20180311-xi-jinping-presidente-de-todo-y-ahora-vitalicio), para un país que se descubrió venía blofeando sobre su PIB (https://www.eleconomista.es/economia/noticias/8908433/02/18/La-gran-mentira-china-los-funcionarios-inflan-el-crecimiento-economico-para-promocionar.html), instaurando un régimen persecutor contra las religiones tanto cristianas[24] como musulmanes[25], y ahora, reportó ocultamiento del inicio del brote, o menos afectados por Covid-19, destruyendo, por orden del partido comunista, las muestras iniciales del virus en Wuhan[26] y habiendo falseado el número de muertos al disminuirlos sustancialmente en los registros oficiales (al menos en un 50%)[27].
 
Las alianzas con radicalismos de izquierda en gobiernos nacionales de Occidente, muestran un hilo de pólvora que pareciera haber sido casi incentivado.
 
En España, pese a la objeción por parte del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC), el gobierno social-comunista impulsó la celebración de la marcha del 8M con la aglutinación de 120.000 personas en Madrid desde todas partes de la península y que llevó a la diseminación de la infección en la Nación española[28]. México, de la mano de otro gobernante de ideología comunista, el presidente López Obrador, a finales de marzo, animaba a las familias a salir a restaurantes y espacios públicos a pesar de que la pandemia comprendía ya 160 países y tenía infectados a más de 360.000 individuos en el mundo. De esa fecha al momento de escritura de este artículo, la cifra de muertos en México pasó de 367 casos y 20 muertos[29] a 49.219 infectados confirmados y 5.177 muertos, tan sólo mes y medio después[30].
 
Similares conductas de aparente menosprecio fueron vistas en gobiernos como el peruano (92.273 infectados-confirmados), el ecuatoriano (33.182) o el argentino (8.068), con similar inclinación ideológica y respuesta institucional[31].
 
La errática respuesta de la OMS, lamentablemente, puede evidenciar una tendencia semejante dado el origen político de extrema izquierda del Director de la OMS, que despierta también serias suspicacias.

  1. Propaganda negra, mensajes mixtos, campañas paranoicas y desinformación en redes sociales[32] sobre medidas de prevención epidemiológica. Tras los nocivos bandazos en las opiniones de la OMS sobre su uso, campañas contra emplear tapabocas, mascarillas o barbijos afloraban de nuevo en Mayo[33]. Algo similar ocurrió con la desinfección de espacios públicos que fue útil para erradicar los casos de una ciudad como Tunja, en Colombia, desde una alcaldía liderada por un Médico cirujano[34], pero que, otra vez, la actual OMS, desacredito como medida de bioseguridad[35].

Esto ocurrió en el contexto de obsesivos noticieros monotemáticos entorno a la nueva infección (Infodemia o infotoxicación)[36], el fomento social de miedo ante una enfermedad desconocida, el previo apogeo de películas apocalípticas y post-apocalípticas, la expansión del protestantismo -varias de cuyas ramas (pentecostales, adventistas, mormones, testigos de Jehová) son centradas en el denominado Apocalipticismo o infundir miedo como estrategia para captar prosélitos-. Con estos eventos sociales, junto a teorías conspirativas, liderazgos negativos, y, sobre todo, miedo, las condiciones paranoides se ha provocado reacciones equivocadas, la desprotección y malinterpretación de medidas de Salud Pública como otro grave determinante social de diseminación de la enfermedad.
 
Como puede notarse la pseudociencia, las ideologías extremas y entregarse a subjetivismos con intereses económicos o políticos velados, conducen a muerte masiva -si se les permite-, al obviar la Verdad fáctica y científica.

 
[8] URL (18-05-2020): HAELTERMAN, E.O. (1962). Epidemiological studies of transmissible gastroenteritis of swine. Proc. Ann.Meet. U.S. Liverstock Sanit. Assoc., 86: 305—315.; URL (19-03-2020); https://www.lavanguardia.com/vida/20200220/473668091793/coronavirus-transmision-fecal-contagio-heces.html ; Calvo, M., & del Mar, M. (2002). Coronavirus canino: identificación en España. Desarrollo de técnicas para el diagnóstico e inmunización. Madrid: Universidad Complutense de Madrid, Servicio de Publicaciones; URL (19-03-2020): https://www.who.int/es/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/advice-for-public/q-a-coronaviruses  ; https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/salud/2020/03/10/5e677bfdfdddff2b9e8b4577.html
[21] Commin, G., & Filiol, E. (2015). Unrestricted warfare versus western traditional warfare: A comparative study. Journal of Information Warfare14(1), 14-23.
[22] Barabantseva, E. (2012). Who are “overseas chinese ethnic minorities”? China’s search for transnational ethnic unity. Modern China, 38(1), 78-109.
[31] Ídem.

Ricardo Andrés Roa Castellanos
 
Acerca de
Ricardo Andrés Roa Castellanos
Ricardo Andrés Roa Castellanos

Profesor investigador

ver más
Vida Rosarista
Comunicado Institucional

Comunicado Institucional

Ver más
Universidad del Rosario lanza un “Ideatón” para apoyar al restaurante La Puerta Falsa

Universidad del Rosario lanza un “Ideatón” para apoyar al restaurante La Puerta Falsa

Ver más
Artículos relacionados
De buenas intenciones…
De buenas intenciones…
Ver más
El Bandolero que se convertía en mariposas
El Bandolero que se convertía en mariposas
Ver más