Buscador Google

Revista Nova Et Vetera - Columnistas - Propaganda negra, prohibicionismos y cultura dictatorial: seudointelectualismos incoherentes de moda
Revista Nova Et Vetera
Suscríbete a nuestra revista online:

Columnistas

Propaganda negra, prohibicionismos y cultura dictatorial: seudointelectualismos incoherentes de moda

Ricardo Andrés Roa-Castellanos

09/07/2019

Volumen 5 - Nº 50 jul./2019
ISSN: 2422-2216

Propaganda negra, prohibicionismos y cultura dictatorial: seudointelectualismos incoherentes de moda

 

El cierre reciente de empresas internacionales como Mars Andina (productora de chocolatinas y los alimentos para animales Pedigree y Whiskas)[1], Phillip Morris (Marlboro) - Coltabaco (Piel Roja)[2], o de Televisa en Colombia, después de casi 30 años de presencia editorial[3], produciendo despidos por centenares, no son eventos aislados[4], pero de alguna manera son fruto de un clima intelectual caracterizado por una inducida inseguridad jurídica basada en “buenismos” ideológicos, o falsas acciones buenas, que en realidad, están dejando grandes perjuicios e implican un despliegue de medidas anti-civilizatorias -anti-liberales- si se unen los puntos.
 
Hemos visto en algunas de estas columnas que para el análisis del científico, filósofo y epistemólogo, Mario Bunge (2013), el “catastrofismo” hace parte de una de las más frecuentes presentaciones de la seudociencia. Otra presentación, como bloque social es compuesta por ese dispositivo subjetivista llamado “ideología”. Ahora vemos unidas esas vertientes a través de los diversos discursos “anti”.
 
Sumados los hechos, los rescatistas económicos están liquidando y los falsos benefactores de la sociedad la están vapuleando.  
 
Los paranoicos movimientos anti-vacunas, anti-azúcar, anti-transgénicos, anti-ciencia, anti-fronteras, anti-fracking, anti-natalistas, anti-taurinos, anti-capitalistas, etc., son la punta de un iceberg prohibicionista inductor de confusión y caos que está haciendo naufragar las naves que con este engendro topan. La ausencia de conocimientos científicos, filosóficos y técnicos del grueso de la población permite que discursos aparentemente reales convenzan y causen impactos más negativos que beneficiosos (Valero & Sandoval, 2017).
 
Los daños masivos contra las poblaciones, en vez de los prometidos efectos positivos, cuentan epidemias, quiebras, despidos y muertes masivas al sumar los sectores y las sociedades afectadas como resultado de su activismo global.
 
El crear un problema y aparecer como la persona o el grupo ideológico que supuestamente lo resuelve, es un efectivo cliché populista para adherir personal precariamente informado, alienarlo, y manipularlo por medio de sus propias pasiones políticas5.
 
Es decir, estamos hablando de una vieja técnica política5 que fue especialmente presente en las ideologías totalitarias de comienzos del siglo XX, fácilmente asociables a impactos homicidas a gran escala (Nacional-Socialismo o Nazismo, Socialismo internacionalista o comunismo, Anarquismo, Supremacismos raciales, y otros ismos fratricidas) que de no identificarlos hacen a cualquiera caja de resonancia del mismo prohibicionismo poco reflexivo[5].
 
¿PROPAGANDA NEGRA?
 
La propaganda negra ha sido un claro mecanismo malintencionado, de reiterado uso para los totalitarismos ideológicos con la posibilidad de “viralizar” contenidos en generaciones caracterizadas por un descenso generacional del coeficiente intelectual desde 1975, asociado a variaciones del entorno que han hecho perder los hábitos de lectura y formación profunda (Bratsberg & Rogeberg, 2018).
 
Los proselitistas y usuarios de este instrumento ideológico anti-ético, mienten y calumnian, repetitivamente, a sabiendas de que lo hacen. No por ello se detienen, no sienten remordimiento y su banalización de la ética, instrumentalizada a su favor, los aleja de cualquier posible escrúpulo.
 
Por el contrario tales activistas enfatizan el ataque publicitario -dirigido al anónimo gran público- con la pérfida certeza de que tal estrategia a fuerza de repetición o rumorologías en cadenas, termina por calar en la opinión pública logrando su cometido: la difamación del contrario y su ganancia en términos de popularidad.
 
Goebbles suele ser mencionado como ideólogo paradigmático de este proceder nazista de “lavado cerebral”, pero al señalar al padre del mecanismo, los nuevos discípulos goebbleanios distraen los señalamientos hacia ellos.
 
De forma perversa, este dispositivo suele usar el nombre contrario de lo que practican o pretenden, es así como la mayor parte de grupos violentos insurgentes y “anti-opresión” a nivel global, se caracteriza por el uso de las palabras “libertad”, “libre”, “popular”, y sin embargo, suelen ser fuerzas opresoras contra la más mínima divergencia de pensamiento en sus pueblos.
 
El auto-denominado “pensamiento crítico”, por ejemplo, es otra variedad actual de falso intelectualismo, que no acepta críticas en su contra (Figura 1).

col1im3der

Figura 1. Portada de The New York Times donde el premio Nobel de Economía, Milton Friedman, o el académico de Harvard, Jordan Peterson, son tildados de “radicales” por ser simples críticos.

De modo semejante, para los escenarios actuales, no hemos visto capitalistas más salvajes que algunos de los más famosos políticos socialistas y comunistas. No obstante, la jerga peyorativa contra la derecha no es vista contra la izquierda.
 
En medios masivos de comunicación no se menciona, por ejemplo, el “ultraizquierdismo”, el “progresismo radical”, la “extrema izquierda” ni otras estigmatizaciones de lenguaje violento o de desacreditación social.
 
Similarmente, el irrespeto por las costumbres ajenas engaña con falsos discursos de tolerancia y preocupaciones por el otro (Figura 2). Dietas “saludables” que inducen enfermedad o muerte (ver Referencias Complementarias), pensamientos “innovadores” que coinciden con perjudiciales comportamientos de tiempos cavernarios (infanticidio, pedofilia, esoterismos, daño físico a otros seres por comportamientos supersticiosos), y comportamientos sectarios (de secta) que no cesan en su muy pre-meditada captación de incautos en el actual mundo sin reglas, son otras clases de ejemplos del mismo vicio.

col1im3der

Figura 2. Collage de portadas de ideologías aparentemente tolerantes que hoy practican una discriminación inversa contra quien se oponga (Fuente: Andrea Orler).

En el mismo orden de ideas, “la propaganda negra esconde su origen detrás de nombres falsos y habitualmente, da a entender que su origen se encuentra en organizaciones clandestinas dentro del país enemigo que no están necesariamente en contra de su Gobierno. Algunas veces finge nacer del público objetivo de las propias autoridades. Se concentra en el Gobierno enemigo e, incluso más, en los de los miembros de las élites gobernantes” (Newcourt-Nowodworski, 2006, p. 21).
 
Aunque el objetivo de la propaganda es lograr, mediante la persuasión, que otros piensen y actúen en función de unos intereses determinados, la propaganda negra representa una de las maneras no coercitivas, pero deshonestas, más efectivas para lograr tal fin. La Nueva Guerra Fría parece involucrar a muchos sectores sociales que son disociados con estas técnicas donde lo “políticamente correcto” estigmatiza incorrectamente a los que no quieran seguir los progresistas mandatos “mainstream” o de la mayoría que se indigna ante la crítica a la crítica.
 
Políticos corruptos posando de “decentes”, delincuentes probados llevando los estandartes de la lucha contra la injusticia, personajes autoritarios vanagloriándose de “demócratas”, exterminadores de poblaciones fingiendo ser “proteccionistas” o “defensores de derechos humanos” son asiduos estudiosos, y paradójicos usuarios, de las técnicas que dicen criticar desde ámbitos académicos para mayor perplejidad.
 
Por ejemplo, la famosa pieza “contra-hegemónica” del lingüista Chomsky, replicada por sectores que quieren instaurar sus propias hegemonías[6], titulada “Las 10 Estrategias de Manipulación Mediática” ha representado un molde de instrucciones para el activismo de estas causas destructivas y gestoras de la confrontación social.
 
Noam Chomsky, fue el mismo que dio fuelle a la hegemonía chavista haciendo parte del “Comité para salvar Venezuela”[7] tras lo cual la perdición absoluta del país hermano era previsible al considerar los referentes de implantación comunista en la historia universal. Si bien el académico posa de anti-capitalista[8], la verdad es que es un multimillonario el cual, como buen sofista, una cosa practica y lo opuesto predica: cobra cuantiosas cifras por conferencias e invierte en los capitalistas mercados bursátiles de EE.UU[9].
 
¿Todo vale? ¿Pueden exigir coherencia los incoherentes? ¿Conviene seguir tan incoherentes liderazgos?
 
MAQUIAVELISMO REINANTE: “TODO VALE”
 
No soy muy viejo, pero tampoco soy muy joven. Por lo anterior, tengo la edad suficiente para notar que el verdadero buen espíritu de la política se ha perdido en gran medida por estos días, y el maquiavelismo (el fin justifica los medios) ha sido instaurado, en especial, para muchas praxis de la política “emotivista” dirigida hacia los jóvenes.
 
Con ello, no se miran las consecuencias fácticas y la evidencia real derivada de las determinaciones de los famosos “Stakeholders” o tomadores de decisiones institucionales. Lo que importa es ganar, ganar el punto, ganar la discusión, ganar el público, ganar más ego, ganar las elecciones.
 
Decir el derecho y el anverso es técnica retórica. Se hace lo anterior para captar apoyos de un lado y otro, para defenderse al decir yo dije lo uno… o lo otro. Es un sistema tan depravado como anti-ético, y por lo mismo inescrupuloso.
 
La suerte que pueda recaer sobre la sociedad o los otros -que con esta clase de personajes neo-sofistas suele ser de horribles panoramas- pasa desde luego a segundo plano.
 
En tal imperio de tan caótica subjetividad, retroalimentado por la deplorable pedagogía de unas cuestionables calidades humanas, vista noche a noche en los “realities” del mundo, el “todo vale”, pasmosamente parecido a la consigna guerrillera “combinación de todas las formas de lucha”, ha entronizado el engaño o el juego sucio como método frecuente en la praxis política.
 
No puede extrañarnos que la corrupción desborde en los distintos campos de la política, o consuma los presupuestos nacionales o internacionales, en combinación con las intrigas, las persecuciones políticas, la ideologización de la justicia, y que como dinámica social, este modus operandi nos perjudique a todos desde acciones conscientemente dirigidas contra grupos específicos, que por efecto sumatorio, represente, éticamente, luchas de todos contra todos y la pérdida de todos los sectores para la perspectiva de conjunto.
 
En conmemoración a la prevención de Gandhi, por lo mismo el sabio de la India decía: “Ojo por ojo y todo el mundo quedará ciego”.
 
LA ACTUALIZADA E IMPERCEPTIBLE LUCHA DE CLASES:
TODOS CONTRA TODOS
 
Cuando cae el muro de Berlín, en el contexto de la Perestroika entre Gorbachov-Reagan y el liderazgo anti-comunista de Juan Pablo II, llegó a pensarse que el comunismo había muerto. La humanidad llegó a respirar con tranquilidad al tener presente el genocidio global que había representado tal ideología en el siglo XX y cuyas víctimas superaban para aquel entonces más de 100 millones de muertes en distintas naciones donde había logrado instaurarse[10].
 
En respuesta, los prosélitos de dicha ideología y sus pensadores, comenzaron a reconfigurarse siguiendo a Gramsci y la Revolución Cultural de Mao, en variados escenarios académicos. La lucha militar y política la habían perdido, su desprestigio era el justo de acuerdo a sus acciones de inducción fratricida, la prevención hacia sus acciones era absoluta. ¿Qué hacer?
 
Estrategias que hoy están en su apogeo cultural empezaron a ser concebidas desde periodos de la Guerra Fría. Había que generar una sintonía con las “masas”. El fundamento de la dialéctica “Opresor-oprimido” y que fue la base de la “lucha de clases” en materia socio-económica, debía metamorfosearse y como una hidra, emanar cabezas nuevas desde las cabezas cortadas.
 
Los discursos de desunión y animadversión empezaron a eclosionar desde entonces con cada faceta de la vida: Edad, dietas, gustos sexuales, privados contra estatistas, actitud hacia los animales, seudo-ambientalismos, ataques públicos a sectores productivos, nos han sumido en una nociva auto-demolición contra los intereses comunes producto de la enconada ideologización reinante.
 
PAROXISMO PROHIBICIONISTA
 
Funcionarios que no producen sistemas económicos, pero que son inclementes en sus actuaciones contra los que producen y contratan, a causa de sesgos o convicciones infundadas (mezclando engaños, verdades a medias y verdades), han venido asfixiando el sistema productivo y empleador.
 
Compensar errores de funcionarios por parte de quien no tiene responsabilidad es parte de las injustas figuras y argumentaciones seudointelectuales. Que gobiernos despilfarren, pero sean los componentes del sector privado los responsables es un inaceptable esquema mental que en justicia no debiera permitirse:
 
El caso de la quiebra de Electricaribe y otras validaciones de comportamientos delincuenciales por corrupción[11] que hacen responsable a la sociedad y no a los directos culpables, debería ser preocupante y recibir castigos proporcionales. Las campañas contra el alcohol y el desincentivo del vehículo particular –que contamina menos que el público- y las recargas tributarias generan más tormentas perfectas. El sector de los licores[12] y la General Motors[13] (ida la Mazda de Colombia) comenzaron el 2019 con profusas quejas y recortes de personal debido a la sobrepasada manipulación gubernamental en materia tributaria producto de pasadas malas administraciones. ¿Por error del funcionario debe pagar la empresa privada?
 
Como anotación al margen, el sector salud depende de un Estado alcabalero que subsiste con base en la tributación a tabacos y licores… ¿Y ahora?
 
Adicionalmente, campañas de líderes negativos, a la sazón de los anteriores problemas, por única solución populista ofrecen el prohibir y perseguir sectores productivos enteros y procedimientos técnicos en los que no son expertos. Tales gentes han olvidado que las normas en la Evolución Social han sido originadas para favorecer la vida de las personas, no para hacérsela imposible.
 
Casos sonados como la diatriba contra el azúcar, la prohibición y remoción del asbesto, los plásticos de un solo uso, el glifosato[14], las semillas transgénicas[15], las campañas anti-vacunas, la paranoia contra las “grandes farmacéuticas”, las difamaciones contra las empresas internacionales de la industria alimenticia o de química (Coca-Cola, MacDonald’s, Bayer, Monsanto, las compañías de hidrocarburos nacionales o extranjeras, el consumo de carne de vacuno porque según discursos ideológicos, resultó ser causante del Cambio Climático, mientras la carne de pollo resultó ser inculpada por famosos políticos ignorantes de portar hormonas industriales que no llevan o, en absurdo modo similar, se llegó a culpar a galpones de pollos de la pérdida de la vía a los Llanos Orientales, sin que haya crítica a tan infundadas “especulaciones”).
 
La libertad racional con sus variantes (de expresión, de culto, de empresa, económica) parece ser un costoso regalo que muchos de sus actuales beneficiarios no valoran en realidad. En asocio con las nociones de verdad y justicia, la libertad hace parte de la trípode que ha sostenido la Civilización Occidental. Y aunque parezca inconcebible, libertad no es libertinaje, ni puede ser reducida a la insensatez “hago lo que quiera” obviando consideraciones de responsabilidad y proyección a futuro de los actos propios o ajenos.
 
En contra de estos 3 pilares, en los últimos años que concurren con una franca decadencia en varios de los planos de la realidad social, una impostura falsamente académica, se está yendo lanza en ristre contra todo lo que se salga de su molde, de su “deber ser”, “deber hacer” o “deber estar”.
 
Hemos llegado a la paradójica situación de que aquellos que parecen defender la libertad, la impiden de facto a quienes no sigan sus líneas de pensamiento.
 
El ataque contra distintos sectores profesionales y productivos bajo los falsos sofismas de “todo lo nuevo es bueno”, en realidad, están desprotegiendo a la sociedad en un clima cultural misántropo, despojado de conocimiento, anti-científico, difamador, esclavo de sus bajos instintos, impositivo y sordo.
 
De notar, se llegó a esta metodología nefasta bajo la idea de que se estaba dialogando. Hoy los diálogos parecen estar caducados, las razones son puestas en tela de juicio y la sospecha es la actitud de entrada. Cada escuela de activismo está comportándose, como se dijo, a manera de secta que, sin razón, ataca los puntos de vista ajenos a sus creencias. La ruptura del dialogo genuino y el gregarismo debe indicarnos que la antigua brújula de la razón puede llevarnos de nuevo al puerto seguro.
 
REFERENCIAS

 
  1. Bratsberg, B., & Rogeberg, O. (2018). Flynn effect and its reversal are both environmentally caused. Proceedings of the National Academy of Sciences115(26), 6674-6678.
  2. Bunge, M. (1985). Seudociencia e Ideología. Madrid: Alianza.
  3. Newcourt-Nowodorski, S. (2006). La propaganda negra en la Segunda Guerra Mundial. Barcelona: Algaba ediciones.
  4. Valero-Matas, J. A., & Sandoval, C. A. M. (2017). Las pseudociencias como problema social en la era tecnocientífica. Un recorrido por la ciencia y sus enemigos dentro y fuera. Aposta. Revista de Ciencias Sociales, (75), 8-34.
 

REFERENCIAS COMPLEMENTARIAS:

 
  1. URL: https://www.eje21.com.co/2019/04/el-peligro-de-las-anti-vacunas-causando-muertes-con-rumores/
  2. URL: https://www.redaccionmedica.com/virico/noticias/muere-la-joven-que-dijo-la-quimioterapia-es-veneno-y-aposto-por-pseudoterapias-y-dieta-vegana-para-luchar-contra-cancer--7370
  3. URL:https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/salud/2017/05/17/591c7c5fca4741e33f8b464b.html
  4. URL: https://www.excelsior.com.mx/trending/muere-tras-comer-un-sandwich-vegano-es-la-segunda-victima/1270029
  5. URL: http://theconversation.com/how-africas-porous-borders-make-it-difficult-to-contain-ebola-118719?utm_source=facebook&utm_medium=facebookbutton&fbclid=IwAR2NkGWe-o24zC4_euxJaNTnzUUwmom-6KyUDfj13-BWv6duQzftfafVgiQ
 

Ricardo Andrés Roa Castellanos
 
Acerca de
Ricardo Andrés Roa Castellanos
Ricardo Andrés Roa Castellanos

Profesor investigador

ver más
Vida Rosarista
Reencantando la juventud hacia el sector rural

Reencantando la juventud hacia el sector rural

Ver más
URosario se integra con el país

URosario se integra con el país

Ver más
Artículos relacionados
Retro, vintage, o anticuado
Retro, vintage, o anticuado
Ver más
Las musas indecentes, una mirada a la ruptura artística de 1957 en Colombia
Las musas indecentes, una mirada a la ruptura artística de 1957 en Colombia
Ver más