Vol 2 Ed 22 » Columnistas » La olvidada poesía de Luxorio

La olvidada poesía de Luxorio

Tomás Molina

col1im3der

Los méritos de ciertos movimientos artísticos no están solo en lo que crearon sino también en lo que redescubrieron. Por ejemplo, los románticos rescataron y redescubrieron a la Edad Media. Novalis decía sobre aquella época, verbigracia, que fue un tiempo hermoso y resplandeciente de lealtad y honor. Y aunque su Edad Media fuera más imaginada que real (¿pero es posible analizar un hecho histórico sin imaginarlo y distorsionarlo?) tuvo el mérito de reconocerle virtudes, de señalar su belleza, de deslumbrarse con sus góticos y románicos encantos.

A finales del XIX algunos miembros del decadentismo hacían lo propio con la latinidad tardía, Bizancio y los bárbaros que asolaban el Imperio Romano. El protagonista de À rebours, por ejemplo, tiene un bello estudio azul y naranja lleno de autores latinos. Pero la Edad de Oro de la latinidad (Virgilio, Horacio, Ovidio) no le interesaba particularmente. Su pomposidad, su inflexibilidad y pedantería lo aburrían mucho. Lo que sí le atraía realmente era lo que vino después: la Edad de Plata y luego la decadencia: Lucano, Petronio, Claudiano, Macrobio, Draconcio, Prudencio, Sedulio, Claudio Mario Víctor, etc.

col1im3der

Pese a que las obras decadentistas redescubrían y revalorizaban esa época, es preciso notar que algunos de los escritores menores de aquellos siglos de plata y bronce merecían el olvido al que los profesores de latín los habían relegado. No tanto por el lenguaje que usaban, pues en realidad podía ser mucho más imaginativo y poderoso que el latín de oro (contaba con todos los ríos de griegos, sirios, africanos, hispanos y galos que habían nutrido el caudal de la latinidad) sino por la calidad de sus obras. A veces, en efecto, no era muy alta. Otros autores, en cambio, sí merecen ser leídos y redescubiertos.

Entre aquellos poetas de bronce que vale la pena leer nos encontramos a Luxorio, o Luxorius. Vivió en Cartago durante los últimos años de la ocupación vándala, de tal modo que su vida transcurrió entre la Antigüedad y el medioevo. Hay algo bien interesante en su obra: como Petronio, Luxorio nos cuenta sobre la gente común y corriente de su época. Los vecinos, las prostitutas, los charlatanes, los amantes, los ciegos, los enfermos: no son los grandes señores sino los comunes quienes aparecen retratados en sus versos. Veamos primero el lado más bello de su obra poética:

Epigrama 71:
Sin luz,
perdiendo el rumbo,
el amante ciego
juzga, toca, siente.
Sus manos rozan
la tersa piel;
el frío recorre
las espaldas.
Así descubre
cuál de sus amantes
tiene un níveo cuerpo.

Creo que él,
a quien su hábil lujuria
le ha dado varios ojos,
no desea dos ojos para ver”.

Luego el epigrama 70:
 
“Venus marmórea:
tus violetas te animan.
Mueve los brazos”.
 
Y luego el epigrama 69 sobre una quimera:
 
“Brilla el bronce.
La quimera soporta
su propio fuego”.
 
Finalmente, hay que mostrar otro lado de la poética luxoriana. El poeta también es burlón y ataca con sorna a quien le apetezca:
 
“Mirrón: amas las mujeres feas y horribles.
Es más: temes a las bellas y hermosas.
De este modo tú crees revelar
qué clase de juicio tus ojos tienen.
Pero yo sé por qué las buscas así.
Una bella nunca se entregará a ti:
La fea de pronto".

*Todos los poemas aquí citados son traducciones hechas por mí. Realmente, como diría Badiou, son hipertraducciones. Por ejemplo, los epigramas 69 y 70 los he destilado en forma de haiku. Las versiones originales son mucho más largas y complejas. En todo caso, me basé en la edición y traducción de Rosenblum.

Si esta información fue de su interés puede compartirla en los siguientes medios:

Filtrar por:

Suscribirse a Revista Nova et Vetera

Lectores RSS On-line:

Lectores RSS On-line:
Revista Nova Et VeteraArticles RSS

Artículos relacionados:

Afronto estas líneas consciente de la posibilidad de que sean interpretadas como un simple obituario, o como una necrológica emitida de forma extemporánea, por la incapacidad de anticipar la muerte de un gran escritor...

Ismael Iriarte

Quinientos años antes de Cristo, en la isla de Cos, Grecia, nace Hipócrates, Padre de la Medicina. Aparte de sus asombrosas artes médicas y enseñanzas clínicas dejó un legado ético invaluable: 

Jairo Hernán Ortega Ortega, MD

Un estratígrafo de la Universidad de Leicester viene hablando, desde hace ya algún tiempo, de una nueva era geológica que poco a poco ha ido reemplazando la era vigente desde hace millones de años, el holoceno.

Manuel Guzmán Hennessey

Las últimas semanas han sido cruciales para Dilma Rousseff, que sigue enfrentando la posibilidad de una salida abrupta, antes del fin de su mandato proyecto inicialmente hasta 2018, pero que parece cada vez más cerca de su fin.

Mauricio Jaramillo Jassir

Histórico

Ediciones digitales
Ediciones impresas