Buscador Google

Universidad Ciencia y Desarrollo

Restitución como prerrequisito para una paz y desarrollo sostenible. Tierra: dualismo de guerra y paz

Condiciones para una eventual reforma agraria

Las políticas de Estado deben incluir la distribución de la tierra por encima de cualquier cosa, con programas que les lleguen a los campesinos y no para unos pocos como ocurrió con el caso del programa Agro Ingreso Seguro.

No existe política pública para el agro destinada para el campesino productor, existe política para los agroindustriales, para el que haga empresa. De acuerdo con la apreciación de la investigadora, se deben crear programas para que los campesinos productores no tengan la necesidad de recurrir a los grandes productores para conseguir apoyo del Estado. Según los estudios realizados, se ha encontrado que en las asociaciones agroindustriales donde el Estado interviene, la diferencia entre grandes y pequeños es menor.

“Hay que hacer una reforma agraria”, enfatiza Rocío del Pilar Peña, “pero para que sea exitosa hay que mirar y comparar las que se han hecho y determinar cuáles son los elementos que las hacen efectivas”. Estudios comparativos publicados por el profesor de la Universidad de Australia, Jong-sung You, indican que la inequidad económica puede debilitar los mecanismos de rendición de cuentas y de control social y democrático sobre la gestión estatal, incrementando el riesgo de clientelismo y captura de los poderes; es decir que la corrupción es uno de los factores que impide  la implementación de una reforma agraria eficiente. De acuerdo con Peña Huertas, “combatir la corrupción requiere de procedimientos claros que sean de fácil acceso y conocimiento de toda la ciudadanía, garantizando un mayor control social y transparencia.