Buscador Google

Universidad Ciencia y Desarrollo

Restitución como prerrequisito para una paz y desarrollo sostenible. Tierra: dualismo de guerra y paz

Fortalecimiento del Estado: una necesidad imperante

"Los campesinos no tienen nada que ver con la guerra pero sí son los afectados porque les quitan la tierra", manifestó un campesino en una encuesta de opinión realizada por el Observatorio sobre los problemas agrarios en Colombia. Es así como la restitución está relacionada con la democracia, la paz y la reconciliación. Pero, por otra parte, la alta inequidad rural y la débil capacidad regulatoria del Estado en el campo han sido identificados desde hace décadas, como potenciales factores de violencia.

En este contexto, la Universidad del Rosario desarrolla el proyecto de investigación denominado “Diseños institucionales de la regulación de los derechos de la propiedad agraria en Colombia, una perspectiva comparada”, dirigido por la Doctora en Derecho, Rocío del Pilar Peña Huertas, quien explica: “lo que hacemos es analizar todas las instituciones normativas que regulan la propiedad agraria en Colombia desde una perspectiva comparada, buscando comprender las especificidades del caso colombiano, desde el análisis de otras experiencias internacionales. Colombia, según el índice Gini (método que mide hasta qué punto la distribución se aleja de una distribución perfectamente equitativa), es uno de los países que tiene mayor concentración de la tierra por debajo de Argentina, Brasil y Chile; sin embargo, en estos países la gente no se mata entre sí, de ahí que la concentración no es el único fenómeno que explica el conflicto armado en Colombia, pero sí es un factor de gran importancia”.

En el proceso de estudio y análisis, la directora del grupo de investigación de la Universidad del Rosario manifiesta que el principal problema que han evidenciado es el de un Estado débil, entendido como instituciones débiles no solo Nación, Presidente, Congreso, sino autoridades locales como Alcaldías, Secretarías de Hacienda, notarios, entre otras. 

“Es una de las grandes apuestas: ¿qué se debe hacer para que el Estado sea fuerte en lo nacional y en lo local?”, enfatiza la investigadora. Como respuesta a esta pregunta, el Observatorio de Tierras está enfocado en la construcción de un debate sobre cómo y qué se necesita para fortalecer el poder local, y cuáles son los medios para dotar al Estado de una capacidad instalada que le permita responder a las exigencias del ejercicio del poder.

Por otra parte, Peña Huertas indica que el mayor obstáculo que han enfrentado es la renuencia del Estado a dar información: “al funcionario público se le investiga por lo que hace pero no por lo que no hace, se siente el dueño de la información. Un ejemplo de esto es la Unidad de Restitución de Tierras que, so pretexto del habeas data, no da información, además utilizan sistemas de recolección de información que nadie usa. El Estado colombiano está sobre bultos y bultos de información que no suelta y que le da miedo que la gente conozca. Para un investigador social la información es vital, por esta razón muchas de las decisiones se toman a pálpito, porque no hay información”, explicó la docente de la Universidad del Rosario.